«Enseñar, es enseñar a dudar» Eduardo Galeano

 

 

Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

China: una historia de tres guerras comerciales [*]

Ugo Bardi

Desde Florencia, Italia
Un episodio de la película “Dragon Blade” (2015) https://youtu.be/iZvj6gl1Kn4 Presenta una canción que los antiguos romanos nunca cantaron y un encuentro con una comunidad china que nunca tuvo lugar. Sin embargo, la película transmite una fascinación inquietante sobre algo que podría haber sucedido si los dos Grandes Imperios de la antigüedad se hubieran encontrado en algún lugar en medio de las llanuras euroasiáticas. Con el tiempo, los chinos y los occidentales tendrán que conocerse y hacerse amigos. Pero tendremos que evitar los errores del pasado que llevaron a tres grandes guerras comerciales que desequilibraron al mundo entero.

La reacción del Gobierno chino ante el inicio de la pandemia de COVID-19 fue inesperadamente drástica. El virus SARS-Cov2 finalmente resultó ser una amenaza menor, pero las medidas promulgadas en China para contenerlo afectaron no solo a China sino al mundo entero durante al menos dos años. Como comenté en una publicación anterior (previous post), una posible explicación era que el gobierno chino creía que el país estaba bajo un ataque biológico.

El gobierno chino tenía buenas razones para pensar de esa manera. La idea de exterminar al pueblo chino utilizando armas biológicas tiene más de un siglo de antigüedad y puede haber sido descrita por primera vez por Jack London en su cuento “La invasión incomparable” en 1910. Fue el resultado del clima xenófobo. de aquellos tiempos y de la percepción del “Peligro Amarillo” que representaba China. Una historia fea que luego Sax Rohmer le dio la vuelta con su serie “Fu Manchu” (iniciada en 1913) que describía a los chinos como malvados aspirantes a exterminadores de los blancos.

Dada la situación actual, no hemos avanzado demasiado desde aquellos tiempos de desconfianza. Pero ¿cuáles son los orígenes del conflicto? Es una larga historia que se remonta a la época imperial romana, cuando Europa y China apenas sabían de la existencia de la otra, pero, sin embargo, estaban conectadas por una ruta comercial que abarcaba toda Eurasia: la Ruta de la Seda.

— La primera guerra comercial

La Ruta de la Seda apareció en su forma completa durante el siglo II a.C. En aquella época, los romanos estaban creando su imperio a partir del oro y la plata que obtenían de sus minas del norte de España. El gobierno utilizaba los metales preciosos como moneda para pagar los gastos estatales y luego los recuperaba mediante impuestos. Un arreglo casi perfecto que llevó al Imperio Romano a crecer hasta incluir una gran parte del este de Eurasia y el norte de África.

Sin embargo, los romanos rápidamente desarrollaron un gusto por los artículos de lujo fabricados en China e importados a través de la Ruta de la Seda: seda, especias, porcelana, textiles y más. La necesidad de pagar estos bienes en oro y plata creó un enorme problema para la economía romana. Los chinos no mostraron interés en los productos romanos, por lo que el oro romano fue a China y permaneció allí. El imperio estaba desangrando oro que sólo podía ser reemplazado por la minería. Pero las minas no son interminables, son finitas.

Alrededor del siglo I d.C., las minas romanas de metales preciosos comenzaron a mostrar signos de agotamiento. En los siglos II y III, el problema del agotamiento del oro se había vuelto grave, como lo demuestra la continua degradación de la moneda romana. Los romanos ni siquiera podían imaginar recuperar su oro enviando sus legiones a atacar China, como harían cuando estuvieran endeudados con un estado vecino. Entonces, la única opción que le quedaba al Imperio era desaparecer. Lo cual hizo en el siglo V d.C. Se podría decir que China había estrangulado a Roma usando una correa muy larga llamada “Ruta de la Seda”, pero es probable que los chinos no tuvieran idea de lo que estaba sucediendo al otro lado del continente euroasiático.

— La segunda guerra comercial

El mismo esquema reapareció en el siglo XVIII, cuando los europeos volvieron a adquirir el gusto por los productos fabricados en China. Los chinos obedecieron y montaron un sistema industrial temprano que exportaba bienes a todo el mundo. A finales del siglo XVIII, la demanda de artículos de lujo chinos como seda, porcelana y té creó un déficit comercial para Gran Bretaña y otros estados europeos.

Al igual que en la época del Imperio Romano, los chinos no parecían estar especialmente interesados ​​en los productos europeos y querían que se les pagara en metales preciosos. Eso creó un nuevo desequilibrio comercial. Esta vez, sin embargo, los europeos no tenían intención de dejar que su plata desapareciera en China.

Primero, los británicos desarrollaron un producto que podría encontrar un mercado en China: el opio. Los chinos tenían una larga historia de consumo de opio. Como droga recreativa, nunca causó grandes problemas, aunque el gobierno a menudo intentó prohibir o reducir su uso. Sin embargo, los británicos ampliaron el cultivo de opio en las regiones que controlaban en la India; luego lo enviaron a China a precios bajos para fomentar el consumo. En la década de 1830, millones de chinos eran adictos al opio. El flujo de opio barato revirtió el superávit comercial y China ahora se está quedando sin plata.

El gobierno chino intentó reprimir el comercio de opio. Las tensiones aumentaron y, en 1839, los británicos atacaron China, derrotaron al ejército chino y obligaron al gobierno chino a firmar el Tratado de Nanjing en 1842. El tratado otorgó a los británicos el control de Hong Kong y abrió varios puertos chinos al comercio exterior, incluido el opio.

En 1856 estalló una segunda Guerra del Opio cuando el gobierno chino intentó nuevamente tomar medidas enérgicas contra el comercio de opio. Esta vez, otras potencias occidentales, incluidas Francia y Estados Unidos, se unieron a los británicos. Las fuerzas aliadas lanzaron ataques contra ciudades chinas y finalmente capturaron Beijing. El Tratado de Tientsin se firmó en 1858, expandiendo aún más el comercio exterior y otorgando concesiones adicionales a las potencias occidentales. También condujo a una mayor expansión del uso de opio en China.

Los chinos describen las invasiones como el comienzo de “el siglo de la humillación”.  El racismo hacia los chinos se volvió común en el hemisferio occidental y el sentimiento anti chino se fortaleció a principios del siglo XX, mientras la idea de exterminar a las personas que no les agradaban seguía siendo popular en Occidente. El siglo XX vio un nuevo choque entre los ejércitos occidental y chino cuando Estados Unidos y China lucharon entre sí en Corea en 1950-1953, a pesar de que intereses comerciales contrastantes no alimentaron esta guerra.

— La tercera guerra comercial

Como siempre, la historia tiende a repetirse, y el siglo XXI está viendo nuevamente un desequilibrio comercial de Occidente con China, con amenazas de acciones militares por parte de Occidente. Recuperándose de los desastrosos acontecimientos de la Segunda Guerra Mundial, los chinos ahora cuentan con una potencia industrial que puede aplastar, en términos comerciales, cualquier cosa que la industria occidental pueda lograr. Se puede mencionar la industria automovilística, donde los chinos ingresan al mercado con sus vehículos eléctricos avanzados. La estadounidense Tesla sigue siendo líder en este campo, pero a estas alturas la industria automovilística europea parece estar pegada a la máquina de vapor. Es perfectamente posible que veamos a la industria automotriz europea desaparecer o, en el mejor de los casos, permanecer viva en una existencia similar a la de un zombi como subcontratista de empresas chinas.

El problema no es sólo con los coches. Si tiene contacto con el mundo industrial en Europa, verá que es común el estado de ánimo sombrío. Europa está inmersa en una guerra contra Rusia y su economía está siendo exprimida por la falta de bienes naturales comunes que deben importarse a precios elevados. Por no hablar del efecto de las sanciones económicas contra Rusia que resultaron contraproducentes, privando a Europa occidental de un mercado tradicional y una fuente de energía barata. La siguiente figura muestra algunas de las consecuencias. Puedo decirles, desde Italia, que la situación es peor de lo que parece en esta imagen.

Figura 6: Comparación internacional del crecimiento de los salarios reales

Los europeos se han acorralado en una situación en la que no pueden competir con China, tal como lo hizo el Antiguo Imperio Romano hace mucho tiempo. El problema no afecta a Estados Unidos, que controla el sistema financiero mundial al establecer el dólar como moneda mundial. Además, Estados Unidos está relativamente a salvo de los altos costos de la energía debido a su explosión productiva de combustibles fósiles provenientes del esquisto. Sin embargo, el desequilibrio comercial persiste y la producción de petróleo de esquisto no puede durar para siempre. Entonces, el dólar podría verse desplazado de su posición central por la apreciación de otras monedas, como el renminbi chino. Pronto, Estados Unidos podría verse incapaz de enfrentar la competencia de China en el mercado internacional.

Es difícil pensar que Estados Unidos pueda encontrar un equivalente a la solución que encontraron los británicos a principios del siglo XIX, enviando opio a China para corregir el desequilibrio comercial. No es que no existan productos que destruyan la salud que Estados Unidos pueda exportar a China, incluidas, por ejemplo, las hamburguesas llenas de hormonas. Pero es poco probable que los chinos vuelvan a caer en la misma trampa. La historia se repite, pero no siempre.

La solución militar sigue siendo una posibilidad y los políticos estadounidenses a menudo la ignoran. Eso explica los tambores de guerra que escuchamos hoy en día. Pero la China moderna tiene un sistema militar mucho más fuerte que el del antiguo imperio chino y las fuerzas occidentales parecen en muchos sentidos obsoletas debido a sus costosos y vulnerables grupos de portaaviones basados ​​en estrategias de hace 80 años. La historia podría repetirse con los portaaviones desempeñando el papel de la caballería polaca y los drones el de los tanques alemanes.

En el fondo, está la idea creciente de la iniciativa “La Franja y la Ruta”; en muchos sentidos, una nueva versión de la Ruta de la Seda uniría toda Eurasia en una gigantesca zona económica. Podría hacer lo que la antigua Ruta de la Seda nunca pudo hacer: unir a los estados euroasiáticos en una única entidad política: un Imperio euroasiático. Puede verlo como un sueño o una pesadilla, pero la historia nos enseña que lo que debe suceder generalmente sucede.

Pero la historia no condena necesariamente a China y Occidente a luchar entre sí. ¿Quién sabe? Quizás aprendan a vivir en paz.

UB

24/06/2024

Fuente: 24.06.2024, desde el substack .com de Ugo Bardi “The Seneca Effect” (“El Efecto Séneca”), autorizado por el autor.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

1 Comentario en China: una historia de tres guerras comerciales [*]

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl