La dignificación de la ciudadanía,construyendo su constitución es un buen camino a la libertad y justicia que necesitamos.
Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

CIUDADES… ¿Y AHORA QUÉ?

J. Antonio Zelada Espinosa

Arquitecto Premio Regional de Arquitectura y Diseño Consejo de la Cultura y las Artes 2012

A partir de la idea de que después del estallido social, tan largo que aún lo vivimos, todo deberá ser nuevo, o al menos renovado. Por la grande y la pequeña prensa hoy vemos que, si en algo estamos todos de acuerdo, es que ésta circunstancia es la gran oportunidad de hacer los grandes cambios y con las mejores ideas: no habrá otra. Por lo tanto, me interesa poner en el tapete algunas ideas, y lo expongo yendo de lo macro a lo micro…

No sé de cartas fundamentales o constituciones, aunque siento orgullo porque la del país más potente y desarrollado del mundo, Estados Unidos de Norte América, tiene en su Constitución la autoría de un arquitecto: Thomas Jefferson); pero si para algo sirven éstas será para delinear las grandes ideas de cómo debe funcionar una sociedad en un país, y en esta circunstancia nuestra, para trazar las nuevas ideas que deberán cambiar lo que no nos gusta.

De partida, el neoliberalismo como modelo económico. Y luego el rol del Estado, que ya no deberá ser subsidiario nunca más sino el líder activo y ejecutor, en las duras y en las maduras. Y la Descentralización con mayúscula, de verdad…por fin: algún día tenía que ser. Y dentro de la mecánica de todo lo anterior, la planificación de verdad, integral, racional y transparente.

Van aquí las que interesan a los arquitectos: la de los territorios (hablo del gran territorio nacional) y la de las ciudades, la planificación urbana. No hablo de los planes reguladores, que se dice que son los instrumentos de planificación territorial: las pinzas. Solo regulan lo desregulado, y siempre desde atrás, nunca por delante del tiempo vital, quiero decir el ciclo de vida de los que estamos aquí ahora y con un futuro por delante. Hablo de las ciudades, el fenómeno más importante del mundo contemporáneo, donde ya se concentró la población del globo (a diferencia del pasado casi inmediato). Y como ya lo son las ciudades en el mundo, en Chile éstas deberán ser los núcleos geográficos productivos y las fuentes de la economía micro y macro. Pero comprendamos que, principalmente, son ya el lugar de vida de la gente. Y queremos que, además de gente, todos seamos en verdad ciudadanos, entendido como habitantes de un Estado moderno, como sujetos de derechos políticos y que intervienen, ejercitándolos, en el gobierno del país  (R.A.E., Diccionario de la Lengua Española). 

Por eso hay que hacer, entre todos, un plan urbano, es decir un proyecto de ciudad, para ahora y para el futuro, obviamente. Cada ciudad deberá tener un plan urbano, y gestionarlo, diseñarlo, manejarlo y ejecutarlo, en el tiempo y en el espacio, en la tierra, en el agua y en el aire.  La administración urbana (hoy en Chile los municipios no son más que administración) deberá transformarse en un gobierno urbano: planificador, administrador, ejecutor.  Pero a estas alturas del partido (de lo que va quedando del globo terráqueo) deberá ser un gobierno público integrado con lo privado, mediante una buena alianza cimentada en el bien común, en el interés público de modo declarado, franco y transparente. De manera eficiente y dinámica (…el mundo se acaba).  Por lo mismo creo que el plan urbano (o el Proyecto de Ciudad) deberá manejarse con una fusión político-técnica audaz, mediante una entidad o corporación público-privada. El gobierno urbano debe ser un ente político bien parado en la escala que va de lo nacional a lo regional-metropolitano hasta el nivel local. Y el Plan Urbano será o metropolitano (intercomunal) o local (comunal), pero es este último nivel el que ha de ser la célula urbana medular, la más vital del sistema urbano que se vaya conformando.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

6 Comentarios en CIUDADES… ¿Y AHORA QUÉ?

  1. Un artículo que declara con esperanza el inicio de tiempos mejores,desde las verdades que se nos revelan en este estallido social. Verdades que por ser tan grandes pasaron ocultas a nuestros ojos por años. Y hoy estamos tomando conciencia de su existencia.solo con la participación de cada uno de nosotros podremos tener una planificación urbana ,una política de desarrollo , construida para que todos los hombres ,mujeres,jóvenes, abuelos vivan con dignidad.

  2. Eduardo, dentro de las modificaciones o renovación de las institucionalidad, hay que cambiar la ley de los municipios. Para eso viene la nueva constitución, y dentro de ella este nivel comunal, que acaba de lucirse con la consulta ciudadana del domingo pasado, un éxito que demuestra lo que puede y debe calzar el municipio en Chile. Si no se estructura una institución moderna, descentralizada y con recursos y capacidad de hacer, habremos perdido el tiempo, incluso en el nivel nacional. En el mundo actual, si no funcionan las ciudades nada funcionará. Años atrás escribí un articulo sobre lo que pueden llegar a ser, y ya lo son, las ciudades-estado. Lo han demostrado Barcelona (y está en pleno proceso de demostración), Hong Kong, Nueva York. Concepción debiera ser la Barcelona de Chile.

    • Ana María, no se si lo dices en serio o no. Pero en cualquier caso y en un futuro donde funcione la ciudad con algo de lo que ahí en este articulo expongo, la Cámara de la Construcción debería ser UNA de las contrapartes para elaborar un Plan. Ahora es más que una contraparte, es la que esta proponiendo, mejor dicho la que está haciendo las ciudades, a su amaño y conveniencia, obviamente, y no con la mira central del Bien Común. El poder del las grandes inmobiliarias es enorme y casi han dictado las políticas de desarrollo urbano. Recuerda que la primera que hicieron los boys de Pinochet-Friedman (1978) decía literalmente que la ciudad no debía ser controlada, menos el suelo, había que dejar todo liberado a mercado. Duró poco, afortunadamente esa política, pero dejó negativas huellas hasta hoy . Y el poder económico de quienes sabemos, es ahora mucho mayor que lo que era en el 73,

  3. Buen planteamiento el de Antonio. Ahora solo falta poner manos a la obra ¿Cómo podríamos comenzar?

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl