Ciudades Sustentables... Una necesidad Urgente en el camino del desarrollo Integral del Ser Humano.
Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

Confusión de Conceptos

Desde hace bastante tiempo, hemos estado tratando de hincarle el diente a algunos problemas “macro” de la economía chilena. Una labor de este tipo, para quienes no estamos en la academia ni tenemos fácil acceso a los centros de investigación, se hace tremendamente difícil. Recolectar datos, chequearlos, cotejarlos, etc., para derivar en conclusiones que tengan un piso lógico más o menos sólido, exige tiempo y tranquilidad. Y sucede, lamentablemente, que el día a día nos impide concentrarnos y terminamos, como siempre, abrumados  por la contingencia.

Un problema más que  preocupante: La poderosa empresa Walmart,  en el país,  entre otras menudencias,  controla los supermercados Líder,  Ekono, Superbodega y Central Mayorista, es la mayor supermercadista del mundo. Este consorcio estadounidense, que   prefiere rentabilizar su negocio a preocuparse por el medio ambiente (no comercializa bebidas en envases retornables porque su canje  les ocupa mucho espacio), va a construir un centro de distribución de nivel nacional  en el sector “El Peñón”,   comuna de San Bernardo”. Para este fin, compró un terreno de 50 hectáreas. Pese a que la Dirección de Obras  Municipales denegó los permisos de construcción dado que el suelo tiene un uso silvoagropecuario, la Seremi de la Vivienda Metropolitana bajo el gobierno de Bachelet otorgó la autorización  y el miércoles 26 de septiembre el Comité de Ministros, por unanimidad, le dio el pase. La Municipalidad funda su rechazo no solo en el destino del suelo, sino en que se trata de una actividad molesta que generará congestión, contaminación, colapso vial, ruidos molestos, etc. y ya anunció que recurrirá tanto a la Contraloría como al Tribunal Ambiental de Santiago con miras anular lo obrado. Los Ministros, como medida de mitigación, acordaron, entre otras menores, que el flujo de camiones será de un máximo de tres unidades por hora de lunes a viernes en horario valle. La alcaldesa Nora Cuevas, militante UDI, por el momento cerró la discusión: diciendo que recurrirán a todos los medios para frenar el proyecto que dañará para siempre la vida de los vecinos ya que en esta ocasión está claro “que corrió plata”.

El otro hecho importante sucedió en los EE.UU. La Security and Exchange Commission (SEC)  del país del norte, sancionó con 125.000 dólares de multa a Patricio Contesse, ex gerente general de SQM, la empresa de Ponce Lerou. Por haber dirigido y autorizado el pago de casi 15 millones de dólares a figuras políticas en Chile, violando la Ley de Prácticas Corruptas de ese país.  La empresa misma había sido ya  multada en 30 millones de dólares por la misma razón, en 2017. Contesse en Chile se encuentra formalizado por delitos tributarios y soborno. Como se recordará, Contesse fue despedido de SQM tras la explosión del escándalo, ya que declaró que todo lo había hecho por su propia iniciativa. El directorio de SQM “lo premió” pagándole una indemnización superior a los 2 mil millones de pesos, él se echó la culpa y los peces gordos (Ponce Lerou y Hernán Büchi) salieron libres de polvo y paja. Simultáneamente, la prensa estadounidense confirmó que la misma SEC recibió una denuncia anónima contra el ciudadano Sebastián Piñera Echenique, rotulando la causa TCR 1508 3457 90497, por la compra de 6 millones de acciones de LAN.  En Chile, se le sancionó por no cumplir el “deber de abstención” pero en EE.UU. la causa se incoaría por “unos de información privilegiada” ya que el delito no prescribiría sino hasta el año 2026.

La semana económica se cerró con la sorprendente información de que,  nada menos que el actual Ministro de Hacienda, Felipe Larraín, en el 2006, tramitó y obtuvo financiamiento CORFO por 20 millones de dólares, desde un fondo destinado a fomentar el desarrollo de pymes innovadoras. PYME, vale la pena recordarlo, es una sigla que comprende a las “pequeñas y medianas empresas”. La  idea del astuto Larraín  consistía en comprar 12 colegios particulares subvencionados que pasaban por angustias financieras,  lo que, como es fácil deducir, no implicaba innovación alguna. Para tal efecto, agrupó en un holding a una docena de pequeños empresarios tales como: Alejandro Weinstein, ex propietario  de la Corporación Farmacéutica Recalcine y dueño de una de las más grandes fortunas del país; Gonzalo Said del Banco BBVA; Raúl Labán, empresario y otrora dueño de Colo Colo; José Antonio Garcés, del Consorcio Financiero; Alexis Camhi, creador de EducaUC. El propósito que los movía, según declaró paladinamente Weinstein, era “dar educación de calidad a los niños chilenos”. La Pontificia Universidad Católica, de la cual era académico e investigador  Felipe Larraín, apoyaba el proyecto directamente y a través de la marca EducaUC. Pero hubo “un pero”. El rector de la PUC, Ignacio Sánchez, quien ha dado arduas batallas contra la educación sexual, el divorcio, el aborto y otros temas valóricos, se lamentó tras hacerse pública la operación: “El escenario cambió con la nueva Ley de Inclusión Escolar donde los colegios subvencionados deben ser fundaciones sin fines de lucro”. Al parecer, el objetivo no era servir a los niños de Chile con un espíritu generoso y altruista, sino simplemente lucrar, abusando de recursos del Estado. Larraín, por ahora, se lava las manos: “Yo me salí en 2010… fue todo absolutamente legal”.

¡Qué bueno sería que de una vez por todas, la elite dirigente chilena, aprendiera a distinguir entre “lo legal” y “lo legítimo”, entre lo que se puede hacer violentando el espíritu de las normas y lo que es claramente inmoral!

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl