El Conocimiento implica dolor, Este tipo de Dolor...Fortalece el Espíritu !!!
(Comente, y razone nuestros artículos con sus autores...luego, comparta-los.)
Actualmente nos leen en:
Alemania, Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

DE JUSTICIA Y OLVIDO

Andrés Cruz Carrasco

Abogado. Magister en Filosofía moral. Magister en Ciencias Políticas.

El 11 de Septiembre de 1973 fueron detenidos en la ciudad de Curicó los militantes del Partido Socialista Wagner Herid Salinas Muñoz y Francisco Urcisinio Lara Salinas. El 30 de Septiembre de 1973, luego de ser interrogados y torturados, fueron entregados a una comitiva militar, para ser trasladados hasta el regimiento de Artillería Motorizada Tacna, en Santiago, lugar en el que permanecieron hasta el 5 de Octubre del mismo año. Ese día fueron trasladados a la comuna de San Bernardo, lugar en el que el oficial a cargo de la patrulla dispuso el fusilamiento de ambas víctimas por decreto de la autoridad militar, procediendo uno de ellos a insultarlo, dando la instrucción de que fueran vendados para no verlos a los ojos, para después el mismo a dispararle con su fusil SIG al que lo encaraba. Al segundo también le dispararon, pero no murió, por lo que el capitán le dio la orden a un teniente para que le diera, encontrándose el ofendido en el suelo, tiritando, el tiro de gracia. Una vez cumplida la “misión” arengó al resto de la patrulla, manifestándoles que esta acción se justificaba por cuanto ambos individuos previamente interrogados y torturados habían sido ejecutados por ser enemigos de la patria. Los cuerpos fueron uno de los tantos que fueron a parar al Servicio Médico Legal, asignándoseles los protocolos N°3160 y N°3161, terminando de este modo el periplo de Wagner y Francisco.

No hubo proceso de ninguna naturaleza y los dos ciudadanos chilenos fueron asesinados por un grupo de militares que parapetados detrás de un uniforme y el odio infundido por los que en esos días se hicieron del poder, muchos civiles que incluso se vanagloriaban de la nueva autoridad, enfundando sus atavíos castrenses, comenzaron a delatar a cuanto sujeto se le cruzara y pudiese constituir una amenaza personal a sus intereses, hoy muchos de ellos orondos arrogándose el ser centinelas de la democracia.

Este tipo de espuria violencia podría en cualquier momento volver a sacudirnos. Somos seres humanos y solemos olvidar fácilmente las tragedias, más aun cuando nos aparecen como ajenas, en un sistema competitivo, sin una sólida formación cívica ni de respeto a los derechos humanos. Se pide justicia, destinada a que el día de mañana todos estos verdugos reprimidos, que podrían llegar a escudarse en cualquier fanática causa, sepan que, ojalá más temprano que tarde, podrán llegar a ser juzgados, respetándose todos sus derechos, y condenados. Todos estos individuos sabían y querían que se consumaran las muertes de todos aquellos que fueron considerados en esos tiempos, como los “diferentes”, los “enemigos”.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl