Ciudades Sustentables... Una necesidad Urgente en el camino del desarrollo Integral del Ser Humano.
Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

Ecologismo mal entendido

Patricio Schwaner Saldías

Profesor de filosofía

Hace unos días de visita en un supermercado para una compra de rutina tuve la inquietud de hacer uso de una caja de autoservicio, que ofrecía la posibilidad de llevar un máximo de 20 artículos con la ventaja de la rapidez tan publicitada en estos tiempos. Sin embargo, una vez terminada mi compra y a la espera de la emisión de mi boleta noté que no habían bolsas disponibles para ser utilizadas, cuestión que entendí, en tanto existe una nueva ordenanza municipal que regula el uso de bolsas plásticas en los centros comerciales. Sin embargo, me puse a pensar sobre que trasfondo podría ocultar esta decisión en apariencia ecológica, pues se sigue afectando al medioambiente de diversas formas. Mientras me encontraba en mis cavilaciones se me acercó una de las cajeras y me hizo saber, de una manera muy altanera, que era mi irresponsabilidad y falta de criterio la que no me hizo prever que debía llevar bolsa para mis compras. Frente a esto me defendí enunciando la vieja frase: “A Dios lo que es de Dios y al César lo que es del César”. Pues una cosa es que se esté fomentando el ecologismo y otra muy diferente es que quienes ofrecen un servicio se desentiendan y no consideren otras opciones para sus clientes; ya sean bolsas biodegradables o algún otro mecanismo que dé solución a esta problemática. Por el contrario, la única solución posible estaba en la cercanía de las cajas, lugar donde se podían apreciar unos carros cuyo valor superaba los $7.990 cuestión que me parece una brutalidad. Entonces, ¿bajo qué premisas se protege el medio ambiente? ¿Se defiende al medioambiente como fin último o como medio para alcanzar otro fin? Responder a estas interrogantes podría ayudarnos a discernir sobre el peso de nuestras acciones, pero además a comprender cuales son las causas ocultas que motivan estas decisiones.

El gran problema de este “pseudo-ecologismo” es que contrasta negativamente con otras situaciones que se dan diariamente en nuestra ciudad, un ejemplo claro es el notable crecimiento del parque automotriz que ha ido saturando las vías del gran Concepción, cuestión que si sigue aumentando terminará por incrementar los índices de contaminación. Sin embargo, nadie dictaminaría la prohibición de utilizar vehículos motorizados, cuestión que podría ser una medida paliativa. Espero que el ejemplo anterior no les resulte una certera reducción al absurdo, pero me parece oportuno plantearles estas dudas que me aquejan. En primer lugar, me parece preocupante que las medidas fomentadas por los municipios atenten contra la vida cotidiana que desarrollamos los ciudadanos y en segundo lugar me parece muy negativo el que los centros comerciales terminen por desatenderse de la responsabilidad para con sus clientes. Otro de los argumentos utilizados por la trabajadora del supermercado fue: “Son solo dos bolsas por cliente, el administrador del recinto lo determinó así, es obvio que sea así”. Me habría encantado decirle que lo obvio no tiene por qué resultar evidente y que lo evidente no tiene por qué resultar justo.

Finalmente, ya que las discusiones filosóficas son lo mío, es que promuevo que todo ciudadano tenga el derecho a discutir sanamente sobre las cuestiones que considere necesarias y justas de abordar, por esto creo que es urgente el recuperar las instancias de diálogo y discusión ciudadanas que nos permitan alcanzar a todos una vida más armónica en sociedad.

Publicado como columna de opinión el día jueves 20 de septiembre en Diario el Sur de Concepción.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

1 Comentario en Ecologismo mal entendido

  1. Lo que le sucedió a Patricio Schwaner es bastante común. Las conversaciones de este tipo en las tiendas en general suelen ser poco fluidas y muchas veces las respuestas son más bien tacañas en amabilidad. Por otra parte se destaca lo desordenado y confuso que está el tema de las bolsas plásticas en los supermercados. A modo de analizar un modelo de gestión de disminución de uso de envases plásticos a aplicar en Chile, podríamos estudiar que está haciendo en ello el estado de California, en EE UU.

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl