«La ciudadanía tiene el deber y el derecho de cuidar la democracia, salir al paso de cualquier posibilidad de extremos que pongan en peligro las libertades públicas. Digamos nó a la amenaza de fascismo en Chile , votar y votar bien, es nuestra responsabilidad.«

Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

El 5 de octubre del General Pinochet.

El 5 de octubre de 1988 amaneció como un día más cercano al verano que a la primavera. Muy pronto, por la mañana, Santiago y las principales ciudades del país mostraban un curioso aspecto para quien pudiera, instalado desde lo alto, alcanzar una visión de conjunto : casas semi-vacías, avenidas y calles despejadas y la mayoría de la población conformando largas filas de ciudadanos, de un lado las damas de otro los varones. Esta puesta en escena habría de durar hasta pasado el mediodía.

Al atardecer, los primeros resultados no-oficiales corroboraban lo que los chilenos intuían, la tendencia favorable al voto NO. Antes de la medianoche, los cómputos y declaraciones de personeros del SI, reconocían la victoria del NO : era el 5 de Octubre del General Pinochet.

Pero el 5 de Octubre de “mi general”, a la sazón Presidente, Capitán General y Comandante en Jefe, no se inició esa mañana estival, ni siquiera el  30 de agosto de 1988 cuando la Junta de Gobierno lo ungió en calidad de único candidato. Las raíces de ese día se encuentran en la propia Constitución del 80, en la forma y en el fondo.

El plebiscito en que se “aprobó” esa constitución fue un hecho político de trascendencia al punto que hizo posible la prolongación por una década del régimen de dictadura. Este solo efecto contrasta cualquier hipotesis de que Pinochet cometió un error al “institucionalizarse” y establecer un cronograma de “democratización”, por lo demás flexible y acomodaticio. Del mismo modo, desmiente la versión nostálgica que fue este proceso de “institucionalización” el que permitió el retorno a la democracia : ¡A fin de cuentas, nadie se equivoca a 10 años plazo!

El proceso que derivo en la aprobación de la Constitución, por medio de un plebiscito fraudulento, era un paso necesario para los minoritarios intereses. La necesidad se había ido configurando por diversos factores : entre otros, porque los poderosos requerían  “blanquear” el régimen en función de sus negocios en la globalización.

De otro, la oposición democrática, a pesar de la sostenida y sistemática represión, venia rearmando sus efectivos de modo casi imperceptible, las organizaciones de partido y gremiales avanzaban en su reestructuración y daban sus primeros pasos en manifestar públicamente las demandas políticas y gremiales. El 1 de mayo de 1978 cerca de 10.000 pacíficos manifestantes sorprendieron y sobrepasaron a las fuerzas represivas del régimen.

En los años siguientes se formulan diversas estrategias que hasta cierto punto contribuyen a limitar el desarrollo de las fuerzas opositoras a la dictadura, desde pretender alcanzar acuerdos “cupulares”, con la venía de los EE.UU, a políticas de enfrentamiento directo, proclamando ambas posturas que 1986 es el “año decisivo”.

Sosteniendo, por el contrario, que ir al plebiscito era casarse con la institucionalidad del régimen, que del plebiscito poco o nada se podía obtener, que lo único “garantizado” era el fraude, que era pecar de ingenuo (cuando no de conciliadores) no advertir que el plebiscito sólo era una farsa electoral para legitimar a Pinochet hasta el 97, etc.

Así es que se planteó : “La caída de la dictadura es lo principal. El Pleno de enero señaló que el camino más corto para conseguirlo es y sigue siendo la rebelión popular de masas que desemboque en una u otra forma de sublevación nacional, esto es, el camino del enfrentamiento y no el de la conciliación”. (Principios, # 47, Segundo Semestre-1986).

Por su parte Juan Pablo Cárdenas señalaba :”No entendemos por qué hay quienes abrigan ilusiones en cuanto a que pueda realizarse un plebiscito libre y limpio…A esta altura queda en evidencia que el Plebiscito no se realizará bajo condiciones o garantías apropiadas”. (Editorial, Revista Análisis, # 232, 20-28-Junio-1988).

Obviamente que la dictadura no iba a dar garantía alguna de juego limpio y democrático. Del despliegue opositor, de las fuerzas que acumulara, es que era posible inhibir el fraude, las garantías se tenían que  conquistar, solo la mayoría del país, movilizada y organizada era garantía para elecciones no fraudulentas.

Si no hubiéramos concurrido al plebiscito del 5 de octubre, y con capacidad de convocar a la gran mayoría, habríamos facilitado la “institucionalización” y prolongación de la dictadura por 8 años, ahora vestida con un ropaje seudo-democrático y lo más probable es que las fuerzas democrático-populares se habrían fraccionado y atomizado.

Los crueles y porfiados hechos demostraron que las posturas izquierdistas, sus prevenciones y pronósticos erraron en toda la línea. El plan de proyección de Pinochet hasta el 1997 fue partido por el eje. No deja de ser curioso que los sostenedores de la tesis de que el plebiscito “solo era un tramite para perpetuar a Pinochet”, no vean que ese “tramite” fue desbaratado.

La victoria del NO el 5-Octubre, y la consecuente derrota de la dictadura, fue un hecho trascendente en cuanto se constituye en el punto de partida para el restablecimiento de un sistema democrático en Chile.

En circunstancias que hay poca claridad programática y abundan los prejuicios sobre el pasado, cabe establecer que hoy como ayer el avance de las fuerzas democrático-populares descansa en una justa estrategia, expresada en las formulaciones programáticas, en adecuadas líneas tácticas, y para ello es indispensable un certero diagnóstico de la correlación de fuerzas, en el entendido que esta se modifica dinámicamente.

Algunos podrán acusar de falta de audacia, pero pretender ir más allá de la correlación de fuerzas, equivale a transitar por sobre el límite de velocidad.                                                                           

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl