Las personas y la ciudadanía deben estar conscientes de los pasos que se dan, para orientar el desarrollo o para estancarse y retroceder... El próximo plebiscito, es una oportunidad de desarrollo para la ciudadanía y para dignificar al ser humano y transformarlo en soberano.
Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

El agente “Tonto”

Se atribuye al penalista argentino Néstor Pedro Sagüés el haber popularizado la denominación de “agente Topo” para referirse a los agentes encubiertos utilizados por la policía, las fuerzas armadas y los servicios legales o ilegales de las agencias estatales de inteligencia.

La expresión se puso de actualidad luego de exhibirse con éxito en diversos países el documental de la cineasta chilena Maite Alberdi. La cinta, protagonizada por Rómulo Aitken y Sergio Chamy, relata la historia de una mujer que mantiene a su madre en un hogar de ancianos y que, temiendo la ocurrencia de frecuentes maltratos al interior de la institución, contrata a un viudo de 83 años para que se infiltre en el hogar y recabe antecedentes. El periódico estadounidense “The Hollywood Reporter” calificó el filme “El agente Topo” como “divertido, emocionante y detalladamente elaborado”.

La contratación de espías y agentes encubiertos no constituye ninguna novedad. En la Biblia y en la antigua Grecia ya aparecen estos personajes y también, reiteradamente, en las monarquías absolutas europeas. En la época de la Guerra Fría era frecuente que los Estados Unidos y la Unión Soviética canjearan los agentes apresados que estaban al servicio de la potencia adversaria. Y, aquí, entonces, no ha pasado nada.

En Chile, la figura está considerada tanto en la ley de drogas como en la que regula la Agencia Nacional de Inteligencia.

Este tipo puede ser un buscador de información o lo que en doctrina se denomina “agente provocador” cuya denominación lo explica todo. El licenciado en Derecho de la Universidad de Chile Felipe Sologuren Insua, elaboró una memoria de prueba que tituló: “El agente encubierto. ¿Peligro o beneficio en estados democráticos?” (1992) analizando esta función en relación con el derecho comparado. En su tesis recuerda que Luis Bates, ex Presidente del Consejo de Defensa del Estado, señaló en el Congreso que estábamos “en presencia de una huida al derecho penal que legitima la ilegalidad en la investigación penal”.

Un salto en el tiempo.

En junio de 2020, fue detenido en Alto Hospicio por faltas leves, el joven de 21 años, Giovanni Arévalo. Al ser dejado en libertad, no recuperó la billetera en que guardaba su cédula de identidad. Un par de meses después, tras ser atendido por un tatuador, apareció en la población Lo Hermida, comuna de Peñalolén, un comprometido luchador social de nombre Giovanni Arévalo Álvarez. Activo, cooperador, solidario, se involucró en las tareas de la comunidad. Cada tantos días aportaba generosamente 30 o 35.000 pesos para las ollas comunes, arguyendo que le había “ido bien en la pega”. Se enorgullecía de haber estado en Antofagasta “en la primera línea”. En las manifestaciones, era el más desafiante e incitaba a los pobladores a enfrentar a “los pacos” e incluso a atacar la comisaría. Curiosamente, un día fue sorprendido tomando fotos a las patentes de los autos que llegaban al lugar.

Una madre joven que esperaba atención en el CESFAM de la población, miraba un docurreality de Canal 13. Con sorpresa, constató que uno de los partícipes era presentado como “cabo de carabineros” y que se trataba, nada menos que del poblador Giovanni Arévalo Álvarez. Puesta la situación en conocimiento de los dirigentes vecinales, una investigación de Ciper develó que se trataba no solo de un “agente encubierto” sino que de un “agente provocador”. El Ministro del Interior Víctor Pérez  respaldó el actuar de la policía uniformada precisando que tal procedimiento estaba autorizado por la legislación. Sus explicaciones no alcanzaron para cubrir el hecho de que este accionar implica un grave riesgo para un estado democrático si es utilizado para espiar a fuerzas opositoras o, como en el caso que comentamos, para promover acciones de violencia que justifican la posterior respuesta represiva.

En casos como el de este tipo de agentes, hay un doble engaño: uno, el ocultamiento de la identidad y otro, el ocultamiento de las intenciones. Además, las esquirlas del caso salpican al Servicio de Registro Civil por haber otorgado un documento de identidad con un número que ya había sido asignado a otra persona con las consecuencias prácticas del caso, y también al Servicio Electoral ya que el “agente Tonto” está legalmente autorizado para votar dos veces pero en lugares diferentes. Esperamos que su sufragio no sea decisivo.

Estas son las entretenidas vicisitudes del actuar de nuestros grupos de “inteligencia”.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl