Congreso del Futuro : Una instancia para democratizar el conocimiento???.
Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

El derecho como medio de control social

Jonathan Marcial Mendoza

Licenciado en Derecho con Especialidad en Formación Docente

El ser humano es sociable desde nacimiento, y actúa de forma personalísima ante sus semejantes al momento de relacionarse; siempre y cuando se apegue a las disposiciones permitidas para su socialización y absteniéndose de realizar conductas consideradas ilícitas. Contreras de Wilhelm (2003), en Trabajo social de grupos, expone que el ser humano es social por naturaleza y depende en gran medida de sus semejantes para el máximo logro del desarrollo integral en sus potencialidades. ¿Cuál es la justificación a tal enunciado? De lo anterior, el contexto social conduce a tener una actuación positiva de mejoramiento social mediante el bien común y deben ser respetados por los demás en beneficio colectivo. En el mismo sentido, Díaz Cruz opina parecido lo siguiente:

La sociedad es un conjunto de interrelaciones en el que participan los hombres para conseguir fines socialmente significativos, cuyo contenido varía según las circunstancias concretas. Sin embargo, para conseguirlas siempre es necesario que regulen algunas conductas consideradas valiosas como medios para estos fines. Esta regulación puede extenderse a la totalidad de las acciones humanas, o bien, abarcar sólo un mínimo que haga posible la existencia del grupo social (El derecho como medio de control social, 1990, página 60).

Podemos notar, de lo transcrito, que el ser humano no puede vivir aisladamente del resto de su misma especie, porque debe interactuar dependiendo de las circunstancias que correspondan al caso concreto; tomando en cuenta que “nuestra capacidad de procurar el bien ajeno, aún en contra de nuestro propio bien tiene sus límites” (Jaqueline Jongitud Zamora, Introducción al Derecho, 2015, página 15). ¿Cómo se puede entender? En que a los seres humanos no nos domina el deseo de exterminarnos, ya que al mismo tiempo que nos interesa la propia sobrevivencia y el bienestar de nuestros semejantes. Mario Álvarez Ledesma, citando a Siches, es tajante al opinar que el hombre está condenado a vivir en sociedad porque “requiere de una interpretación inicial del mundo en que se halla y es incapaz de satisfacer por sí mismo todas su necesidades” (Introducción al Derecho, 1996, página 6).

Los fenómenos, situaciones y hechos que producen en la vida radican primordialmente de lo social, donde se desarrolla “como tal, ya que cada miembro tiene su propia identidad, inquietudes y aspiraciones” (Contreras de Wilhelm, 2003, página 17). Todo ello puede enfocarse desde la perspectiva de lo sociológico y filosófico hasta lo jurídico. ¿En qué momento el derecho se vuelve control social? Eduardo García Máynez, en su libro clásico Introducción al Estudio del Derecho, nos remite a la noción de norma que se usa en dos sentidos donde el derecho es eminentemente social, como expresa en estas ideas que se transcriben:

La palabra norma suele usarse en dos sentidos: uno amplio y otro estrico (sic): lato sensu aplicase a toda regla de comportamiento, obligatoria o no; stricto sensu corresponde a ‘la que impone deberes o confiere derecho’. Las reglas prácticas cuyo cumplimiento es potestativo se llaman reglas técnicas. A las que tienen carácter obligatorio o son atributivas de facultades les damos el nombre de normas. Éstas imponen deberes o conceden derechos, mientras los juicios enunciativos se refiere siempre, como su denominación lo indica, a lo que es (2002, página 4).

Podemos apreciar de lo citado, que la norma jurídica busca regular, de forma pacífica, la convivencia de los seres humanos integrantes de una sociedad y de carácter obligatorio. Además, según L. Reyes, es el poder público que las expide donde si no son acatadas cabalmente “puede verse forzado a cumplirlas, por medio de la coacción, haciendo uso de la fuerza que tiene el Estado” (Introducción al Estudio del derecho, 2012, página 15).

Del párrafo anterior, el derecho tiene una función social consistida en la pretensión del derecho que busca “orientar la conducta de las personas a través de sus normas, las cuales conllevan modelos de acción, modelos de conducta” (Jaqueline Jongitud Zamora, 2015, página 16). Para dar dicho cumplimiento hacen uso de una serie de técnicas como las protectoras, las promocionales y las represivas. Se llaman técnicas protectoras donde el derecho tiende a proteger conductas permitidas (actos lícitos); las técnicas promocionales, como su nombre lo indica, son aquellas que persuaden respecto a actos socialmente necesarias (por ejemplo, pago de impuestos) y las técnicas represivas donde la norma jurídica reprime o detiene todos aquellos comportamientos prohibidos (actos ilícitos).

En mi opinión, podemos dar cuenta que el ser humano no puede vivir aisladamente del resto de sus iguales, ya que está condicionado por la naturaleza, a interactuar para el apoyo mutuo en situaciones concretas; aunque se cuente con libre albedrío en tomar decisiones para un proyecto de vida; es el derecho como un medio de control social donde se determina lo legal y lo ilegal a la hora de convivir en la socialización.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl