Urgente, la humanidad merece y necesita vivir mejor!
Indispensable y, tambien urgente, cambiar el modelo de desarrollo ultra capitalista por una más integralmente humano y solidario!!!
Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

El virus sigue siendo una mala persona

El pasado viernes 8, la información oficial indicó 9.171 nuevos contagios al tiempo que, con 129 víctimas en el día anterior, se elevaba a 24.108 el número de fallecidos, cifra que no considera 4.500 casos en que la determinación de la causa de muerte no ha sido clarificada.

El dato es pavoroso. Pese a la amplia campaña de vacunación, los números se incrementan día a día niveles records. Hace un mes atrás, el ministro Enrique Paris declaró: “Para postergar las elecciones, tendríamos que estar en una verdadera situación de catástrofe”. Y, precisamente, en eso estamos.

Cuando importantes medios de comunicación de los EE.UU., como “The Washington Post” y “The New York Times” coinciden en señalar cuáles son los errores cometidos por el Gobierno que han llevado a esta paradojal realidad (“Más vacunas pero más contagios”), la primera explicación oficial es que esos, tradicionales competidores, ahora se han puesto “de acuerdo para atacar al Gobierno chileno”.  La respuesta de la Asociación de Corresponsales de Prensa Extranjera es categórica al proclamar “la integridad moral y la seriedad profesional” de los autores de ambos artículos, cerrando el tema uno de los diarios aludidos: “El New York Times trabaja para reportar la verdad e interrogar al poder”, lo que constituye, por lo demás, una dura lección para un importante sector del periodismo chileno.  Pero como la realidad es más fuerte que las palabras, pronto se sumaron a la “confabulación” la BBC y la Deutsche Welle.

Luego, completa el cuadro el periódico británico “The Daily Telegraph”, ligado al partido conservador gobernante:  “En medio de una de las campañas de vacunación más rápidas del mundo, los médicos acusan al gobierno chileno de impulsar un gran aumento de los casos de COVID – 19 al reabrir prematuramente la economía”. “El aumento es tan fuerte que el presidente Sebastián Piñera se ha visto obligado a ordenar una nueva cuarentena que cubrirá 14 millones de los 19 millones de ciudadanos de la nación sudamericana, y a retrasar las elecciones programadas para principios de abril. A los residentes de las áreas cerradas ahora se les permite salir de casa para comprar comida solo dos veces por semana”. “Los expertos en salud pública ven ahora la experiencia de Chile como un ejemplo de lo que no se debe hacer para otros países que están aumentando las vacunas y esperan reabrir rápidamente sus economías, incluido el Reino Unido”. “El Gobierno de Piñera relajó las instrucciones, desafiando las advertencias de los médicos”.

El doctor Glenn Fernández, médico intensivista del Hospital Clínico de la U. Católica, es claro: “El Gobierno ha hecho una comunicación de riesgo catastrófica. Hubo una falsa sensación de seguridad. Sin duda primaron los intereses económicos cuando se dieron (los 4.700.000) permisos de vacaciones”. “Llegó la hora de decirle a la gente que estamos en una guerra de verdad. Este no es un enemigo ficticio. Hoy se suma un nuevo factor: los equipos están fatigados; lo que prima es el agobio. Es una tragedia que no amaina”. Esta segunda crisis se pudo haber evitado: los permisos de vacaciones, los viajes al extranjero especialmente a Brasil. Aquí se hizo una apuesta que fracasó”. “Hoy se está muriendo un chileno cada 14 o 15 minutos. Esa es la estadística. Mientras estamos hablando, ya murió una persona”. “Durante enero y febrero viajaron aviones llenos a Brasil. Esto era evitable. Se tomaron malas decisiones y el costo lo estamos pagando todos”. (“El gobierno) tampoco pudo rastrear la afluencia de visitantes extranjeros después de que Chile abrió sus fronteras, lo que permitió que el virus, incluidas las cepas más infecciosas de Brasil y del Reino Unido, se extendieran por todo el país”.

El diagnóstico es coincidente: la catástrofe sanitaria encuentra su causa basal en la testarudez de un Gobierno que priorizó la atención de los grupos económicos por sobre la salud de la población. Y, a la hora de tener que determinar responsabilidades, opta por las explicaciones tontas como acudir a confabulaciones externas o, peor aún, como Pablo Ortúzar, investigador del Instituto de Estudios de la Sociedad, think tank ligado a la derecha gobernante, quien, con todo desparpajo, ha dicho que todos los críticos están “perversamente atados a que muera la mayor cantidad de gente posible”.

 Claramente, hay gente escondida que ha definido las opciones y un mandatario que no ha tenido el coraje o la capacidad de comprensión indispensables para tomar determinaciones indispensables. La prensa adicta al oficialismo ya insinúa el camino. El domingo 4 “El Mercurio”, a toda página, titula: “Los múltiples flancos que ponen a prueba al ministro Paris”. En las conferencias de prensa, no falta el periodista que lo interroga sobre su posible renuncia. En la oposición, no escasean los que, participando del juego, preanuncian una eventual acusación constitucional en su contra. En suma, toda una tramoya que se arma paulatinamente para buscar un chivo expiatorio y exonerar de culpa a los que corresponde.

Si a ello se agrega el persistente énfasis en la falta de conciencia ciudadana para cumplir con las medidas restrictivas dispuestas por la autoridad, se constata una mecánica consciente de dilución de responsabilidades. 

En estos trece meses, la gente común (como esos 2,3 millones de personas que transitaron, golpeados por la pandemia, de la “clase media” a la “vulnerabilidad”, de acuerdo al Banco Mundial) no logra entender un proceso con muchas reglas, muchos resquicios, muchas excepciones, en que se le prohíbe a la mujer artesana comercializar sus productos pero se autoriza con complacencia el funcionamiento de centros comerciales, malls, cines, gimnasios, iglesias, empresas constructoras, etc.).

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

1 Comentario en El virus sigue siendo una mala persona

  1. Lo que queda claro en este análisis, es que la tozudez que habita en el primer y segundo piso de Palacio es tanto o más peligrosa que el virus de marras.

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl