El desarrollo de la nación debe estar presidido por el respeto al Medio Ambiente.
Actualmente nos leen en: Alemania, Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Rusia, Australia, Argentina, Brasil, Colombia, Perú, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

EN QUÉ CONSISTEN LOS AUDIOLIBROS (1°PARTE)

EN QUÉ CONSISTEN LOS AUDIOLIBROS (1°PARTE)

Paola Tapia López
Profesora Educ. General Básica Mención lenguaje
Máster en Investigación de la didáctica de la lengua y la literatura
Doctora en Investigación de la didáctica de la lengua y la literatura

Los audiolibros se sirven del auge de las nuevas tecnologías para emerger como otra opción cultural que llama la atención en la apuesta por la lectura. Pero un audiolibro no requiere de un soporte visual que nos permita leer las palabras que componen el libro. Es más, ni siquiera es necesario saber leer. ¿Y sabes por qué? Porque los audiolibros te cuentan la historia para que sólo tengas que escuchar, relajarte y dejarte llevar.

El audiolibro, como su propio nombre indica, es un libro que se escucha. No es necesario leer, de hecho, ni siquiera es necesario saber hacerlo. Sólo se necesita un reproductor de audio y las ganas de adentrarse en mundos desconocidos sólo al alcance de los interesados por la lectura.

Siempre ha existido este formato, si bien es cierto que con el auge de las nuevas tecnologías, su uso se ha generalizado de forma vertiginosa. Se podría decir que es la mejor opción para aquellos que no han aprendido a leer; también es una buena idea para los que por pereza, prefieren optar por escuchar en lugar de leer; y, por supuesto, es una opción de inestimable valor para aquellas personas que sufren alguna discapacidad visual.

Pero ¿en qué consisten realmente los audiolibros? Se trata de un formato de lectura en CD, cassette, DVD y en softwares especializados que permite al usuario escuchar el contenido de un libro en lugar de leerlo. Puede ser cualquier tipo de libro, ya sean éstos didácticos, novelas, cuentos, ensayos, poesías, etc. El interesado solo debe disponer de un reproductor de audio adecuado para poder escuchar el contenido de su audiolibro.

Que la lectura tiene unos innumerables beneficios, nadie lo discute. Pero cada formato, cada libro, incluso cada género, presenta una serie de ventajas frente al resto que hace de ello la mejor opción para adentrarse en el ámbito literario.

Pero sería útil recordar algunas de las ventajas que presenta este formato frente a los libros tradicionales. Si bien no es oro todo lo que reluce, hay una serie de beneficios inequívocos que deberías conocer antes de probar este formato.

La principal ventaja es que permite a los que no pueden o no saben leer, la posibilidad de disfrutar de los libros. Hay muchas personas que no han aprendido a leer. Otras tienen problemas de aprendizaje tales como dislexia, que dificulta enormemente el proceso de leer. Y otras, por desgracia, sufren algún problema parcial o total en la visión que imposibilita la lectura, a menos que ésta se realice a través de otros métodos, como el Braille. Por eso, tener la opción de escuchar el contenido íntegro de un libro presenta un valor considerable en la difusión de la lectura entre estos sectores de la sociedad.

Otra ventaja es que el hecho de no tener que leer el libro, permite que se pueda compaginar con otras actividades cotidianas que, de otra manera, no podrían llevarse a cabo. En este sentido, el audiolibro presenta las mismas ventajas que la radio, ya que se puede escuchar el sonido y hacer otras actividades simultáneamente.

Es un formato atractivo para los jóvenes, más acostumbrados al uso de las nuevas tecnologías que a los formatos tradicionales. La “pereza” que suele representar el principal motivo por el que los jóvenes no leen, desaparece aquí ante este formato.

Los audiolibros se adaptan a las nuevas tecnologías que imperan en gran parte de nuestra vida cotidiana, ahorran espacio en su conservación y, por supuesto, a la hora de transportarlos.

Permiten conservar en mejor estado el material, ya que en formato papel, es más fácil que el libro de deteriore o se pierda.

Este es, en resumidas cuentas, el lado positivo de utilizar audiolibros en lugar de los formatos tradicionales del libro escrito. No obstante, cada uno elige, en función de sus gustos, intereses y situaciones, por qué alternativa se decanta.

Hay varias formas de clasificar los audiolibros:

– En primer lugar está el soporte en el que se presenta, que puede variar entre CD, DVD y Podcast.

– El segundo método de clasificación es por el tipo de sonido: la voz que se escucha puede provenir de un solo lector, humano, de una máquina, o puede ser dramatizado, esto es, que se produzca una interacción entre varios lectores asumiendo los diálogos del libro.

– El tercer y último método de clasificación tiene que ver con la forma en la que se presenta la obra. En este sentido cabe señalar que hay dos tipos de audiolibros: Abridged o abreviados y Unabridged o íntegros. Es fácil deducir que los abreviados presentan una versión resumida del libro original, mientras que los íntegros presentan las versiones completas de los libros originales en formato sonoro.

En cualquier caso, sea cual sea el formato o el tipo de audiolibro, lo importante es fomentar la lectura y la difusión de las grandes obras de la Historia. De ahí que El Quijote sea la obra literaria con más versiones en audiolibro que existe. Puede que no te guste leer, pero he aquí una alternativa nada desdeñable.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl