«Aquellos o aquellas que creen que la política se desarrolla través del espectáculo o del escándalo o que la ven como una empresa familiar hereditaria, están traicionando a la ciudadanía que espera de sus líderes capacidad y generosidad para dar solución efectiva sus problemas.»

Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

Equipo científico chileno propone tecnología que podría ahorrarle miles de toneladas de plástico al medio ambiente

David Azócar

Encargado de Comunicaciones Instituto Milenio de Óptica MIRO

La investigación fue liderada por Humberto Palza, académico del Departamento de Ingeniería Química, Biotecnología y Materiales, FCFM de la U. de Chile. El trabajo, que tomó 24 meses de desarrollo, fue financiado mediante un concurso FONDEF y mostró que, con una nueva tecnología aplicada, denominada pirólisis catalítica, se logra un avance significativo en términos de economía circular.

Una mancha de plásticos flota actualmente en el Océano Pacífico, un verdadero continente artificial que está dañando la biosfera marina, una isla de materiales no biodegradables que no para de crecer y que en la actualidad posee una superficie que triplica el tamaño de Francia. “La forma en que gran parte de la humanidad desecha los plásticos es completamente ineficiente, gestionando un mínimo o directamente cero grados de reciclaje en algunas regiones. Nosotros pensamos que el plástico no solo es, sino que debe ser un aliado presente y futuro del progreso humano y que parte importante de una solución sustentable tiene que ver cómo reintegrarlos en las cadenas de valor industrial”, explica el Doctor Palza, quien es también parte del Laboratorio de Ingeniería de Polímeros de la Universidad de Chile.

Un ‘Costanera Center’ de plástico  

Chile produce y utiliza una gran cantidad de plásticos. Sus características y maleabilidad hacen que nuestra especie les hayan dado múltiples usos, desde tubos de PVC, materiales para envolver, films y un largo etcétera.  “Hay un tipo de plástico del que poco se habla, uno que se encuentra mayoritariamente en los envases de yogurt y en el de los helados… me refiero al poliestireno (PS), un tipo de polímero muy resistente y de amplia versatilidad. Es diferente del polietileno, variedad que tiene un amplio historial de reciclaje. Nosotros quisimos enfocarnos en 6el PS, no solo porque era desafiante desde el punto de vista tecnológico y científico, sino porque cuando lo estudiamos multidisciplinariamente logramos grandes cosas”, añade el Doctor Palza, quien es a su vez parte del 2% de los científicos más citados del mundo en el área polímeros, de acuerdo al ranking 2022 elaborado por la Universidad de Stanford y el grupo editorial Elsevier.

“Nuestro trabajo mostró que sometiendo al poliestireno a altas temperaturas (entre 400 y 600 °C) en un ambiente libre de oxígeno logramos un ‘craqueo’ o rotura de la cadena polimérica (o macromolécula que forma el plástico) y generamos así moléculas más pequeñas, en particular estireno (materia prima de gran uso industrial), las que posteriormente pueden ser reutilizadas en otros materiales. En Chile se producen -al año- aproximadamente unas 26.000 toneladas de residuos de envases y embalajes de PS (es un poco más de lo que pesa toda la estructura del ‘Costanera Center’), de ello una ínfima parte es reintegrada a procesos circulares. Hasta el momento faltaban tecnologías eficientes para tratarlo y reciclarlo, nosotros hemos cambiado ese statu quo tecnológico”, indica el científico.

Si quieres conocer los detalles, sólo debes hacer click

El detalle de estos resultados fue explicado, en un lenguaje simple y pedagógico, a las 9:00 de la mañana del jueves 24 de agosto en el webinar: “Reciclaje químico de residuos de poliestireno para obtención de estireno y su incorporación a una Economía Circular”, dictado por el propio profesor Palza. Para ingresar a la actividad online hubo que registrarse, gratuitamente, en el siguiente enlace 

La suma de las partes

El proyecto detrás de la investigación está conformado por miembros del Laboratorio de Ingeniería de Polímeros de la Universidad de Chile en colaboración con el profesor Francisco Gracia (Director del Departamento de Ingeniería Química, Biotecnología y Materiales U. de Chile); por la empresa Coexpan (la Unidad de Negocio de Grupo Lantero especializada en la fabricación de láminas de plástico rígido y productos termoformados) y  CENEM, que es una corporación técnica, privada, sin fines de lucro, creada por un grupo de empresarios para el sector envases y embalajes, enfocada en resolver, investigar y estudiar problemas relacionados con la funcionalidad del ‘packaging’. El esfuerzo fue financiado por el proyecto FONDEF (código: IT20I0028) de la Agencia Nacional de Innovación y Desarrollo, que depende del Ministerio de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación.

Contexto

Los plásticos que no se reciclan en Chile se depositan en vertederos y un 32% escapa a los océanos. Como consecuencia, la industria no recupera el valor económico de los residuos y los océanos que ya acumulan millones de toneladas de plásticos, generando pérdidas de hasta USD 25.000 millones anuales. Este modelo de gestión predominantemente lineal deberá cambiar en el corto plazo, ya que la Ley REP promulgada en Chile estableció el 2019 que para el año 2030 la industria deberá valorizar anualmente al menos un 45% de los residuos de envases y embalajes de PS. Por lo tanto, es de enorme interés público que el país desarrolle tecnologías de valorización eficientes y sustentables que puedan ser un aporte en cumplir estas metas y generar una economía circular.

DA

22.08.2023

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl