«Enseñar, es enseñar a dudar» Eduardo Galeano

 

 

Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

Es hora de una ofensiva de paz [*]

Ugo Bardi

Desde Florencia, Italia
Necesitamos un milagro, pero ¿quién sabe?
Por Donato Kiniger Passigli, reproducido de “La Voce di New York” con su amable autorización. Imagen: la Diosa de la Paz Guanyin somete al demonio de la guerra Gonggong.

El enigma actual de los asuntos mundiales, caracterizado por conflictos armados incesantes en Oriente Medio y Europa Central, muchos conflictos armados de baja intensidad, pero altamente destructivos en lugares olvidados y una profunda crisis general del multilateralismo, exige una innovación radical en las políticas y una solución alternativa al acercamiento a la guerra. Una ofensiva de paz progresiva, gradual y oportuna podría ser la respuesta actual.

El objetivo principal de una ofensiva de paz es infundir confianza disminuyendo la desconfianza y cambiando la espiral del miedo hacia una espiral de esperanza. Como propuso Charles E. Osgood durante el apogeo de la carrera armamentista nuclear, el objetivo es fomentar la reciprocidad del oponente, reduciendo potencialmente la inclinación del adversario hacia una mayor acumulación militar.

Los ejemplos históricos de “reciprocidad gradual en la reducción de la tensión” (GRIT), como las concesiones nucleares unilaterales del líder soviético Mikhail Gorbachev a fines de la década de 1980, que resonaron en el presidente estadounidense Ronald Reagan, subrayan la eficacia de tales estrategias diplomáticas. Otro ejemplo histórico son los Acuerdos de Camp David entre Egipto e Israel, que muestran cómo los valientes y persistentes esfuerzos diplomáticos del presidente Anwar Sadat podrían generar importantes avances en materia de paz.

Un mundo en agitación – Perspectivas de iniciativas de paz

El Medio Oriente, una región asolada durante mucho tiempo por la discordia y el sufrimiento, tiene el potencial de beneficiarse enormemente de una iniciativa de paz renovada. Los prolongados conflictos en Siria, Yemen y la reciente guerra entre el ejército israelí y Hamás han provocado un número creciente de víctimas civiles y una destrucción generalizada, lo que ha provocado crisis humanitarias sin precedentes. Un esfuerzo de paz estructurado que implique concesiones unilaterales y medidas de fomento de la confianza podría sentar las bases para soluciones sostenibles. Al enfatizar la cooperación económica, el intercambio social, la ayuda humanitaria y el entendimiento cultural, esta iniciativa de paz podría abordar las causas profundas del conflicto y fomentar una nueva era de estabilidad y prosperidad en el Medio Oriente.

Por otro lado, el conflicto actual en Ucrania representa una de las confrontaciones globales más peligrosas, que involucra capacidades nucleares y posibles enfrentamientos directos entre la OTAN y Rusia. Lo que inicialmente comenzó como una rápida invasión ahora se ha transformado en una prolongada guerra de desgaste. Hay indicios de que tanto Rusia como Ucrania pueden estar abiertos a propuestas centradas no sólo en un alto el fuego temporal sino también en lograr una paz duradera. La naturaleza del conflicto ha evolucionado y el lenguaje de sus líderes se ha adaptado en consecuencia. A pesar de esto, los objetivos centrales parecen alinearse con los inicialmente delineados en marzo-abril de 2022, cuando estalló el conflicto.

Actualmente, Rusia controla una porción importante del territorio ucraniano (aproximadamente el 20%) y ha desplegado una presencia militar considerable (originalmente 180.000 soldados, ahora supera los 500.000 soldados sobre el terreno). A pesar de los reveses iniciales, la economía de Rusia se ha recuperado gracias a los esfuerzos en tiempos de guerra que revitalizaron su industria militar y afines. Sin embargo, la sensación de aislamiento que sienten los rusos, derivada de las conexiones rotas con Europa y Estados Unidos, no puede compensarse fácilmente con alianzas con China y un tibio apoyo de los países BRICS.

epaselect epa11419582 Un niño palestino inspecciona los daños tras un ataque aéreo israelí en el campo de refugiados de al-Bureij, en el sur de la Franja de Gaza, el 18 de junio de 2024. EPA/MOHAMMED SABRE

Imaginemos que, a partir del 1 de octubre, el ejército de ocupación israelí dé acceso sin obstáculos a la ayuda humanitaria en Gaza; que para el 1 de octubre se restablecerán el agua y la electricidad en todos los territorios ocupados de Gaza. Imaginemos que Israel anuncia que el 1 de noviembre, al concluir su campaña militar, ofrecerá servicios médicos y apoyo técnico gratuitos en diversos campos a los palestinos en el esfuerzo de recuperación y reconstrucción.

Paralelamente, Egipto e Israel podrían encabezar una iniciativa para la creación de una zona libre de comercio en Oriente Medio. Se podría impulsar la gestión del agua y la tecnología de desalinización junto con el suministro de gas a nivel subregional. La transferencia de tecnología y la difusión de innovaciones para promover objetivos de desarrollo sostenible, como la energía renovable y la productividad agrícola, beneficiarían a todos los países vecinos.

En el otro frente candente, supongamos que Rusia declara que antes del 1 de septiembre sus tropas evacuarían la central nuclear de Zaporizhzhia, debido a las preocupaciones internacionales sobre posibles accidentes nucleares. Supongamos que Ucrania declarará unilateralmente que, a partir del 1 de octubre, sus objetivos militares excluirán los ataques en suelo ruso. Consideremos que los intercambios de cooperación científica y educativa entre todos los beligerantes se reanuden, como medida de reciprocidad, antes del 1 de diciembre.

Además, para reducir las amenazas mundiales inmediatas y fomentar la cooperación internacional, podríamos imaginar la implementación de iniciativas clave graduales a nivel global. Estas incluirían detener la proliferación nuclear y la producción de armas para volver a los niveles anteriores a 2020, y establecer nuevos foros para el diálogo sobre desarme.

Ofrecer a Rusia garantías de una Ucrania militarmente neutral e invitar a Ucrania a unirse a la Unión Europea generaría confianza y estabilidad en la región. Desmilitarizar la región de Donbas mediante una retirada gradual de las fuerzas armadas supervisada por observadores internacionales puede promover la paz.

Relajar las sanciones económicas a Rusia podría facilitar un diálogo constructivo basado en acciones verificadas. Proponer garantías de seguridad permanentes entre Rusia y Occidente a través de un nuevo tratado internacional que enfatice la colaboración en desafíos de seguridad compartidos puede aliviar aún más las tensiones.

Rusia, por otro lado, podría tomar medidas rápidas para poner fin a la interferencia política digital y la actual campaña de desinformación que genera noticias totalmente falsas en los medios occidentales. Paralelamente, la ONU podría promover el establecimiento de un acuerdo cibernético internacional para prevenir la piratería informática y las campañas de desinformación patrocinadas por los Estados, como un paso crucial para la estabilidad global.

Seamos claros. La lista de deseos anterior, entre muchas otras, es sólo una hipótesis y algunos pueden considerarla utópica. Pero también podría representar una serie de acontecimientos capaces de desencadenar una ofensiva de paz a gran escala.

La participación colectiva de naciones e individuos a escala global puede impulsar cambios sustanciales al participar activamente y sostener iniciativas de paz. Varias partes interesadas podrían colaborar para dar forma juntos a un futuro pacífico.

Invertir en el bienestar social y garantizar que se escuchen las necesidades de las comunidades son componentes esenciales para trazar un futuro positivo en medio de amenazas prevalecientes como el cambio climático y la proliferación incontrolada de armas.

Es imperativo renovar el multilateralismo para abordar los desafíos contemporáneos. A pesar de las deficiencias y los reveses, la cooperación global sigue siendo esencial en tiempos de crisis. Reconstruir la confianza, reinventar el diálogo y reconfigurar el fracturado panorama global son componentes clave para fomentar relaciones internacionales positivas y salvaguardar la seguridad humana.

La próxima Cumbre del Futuro de las Naciones Unidas que se celebrará en otoño (22 y 23 de septiembre de 2024) en Nueva York considerará soluciones multilaterales para un mañana mejor. También será una oportunidad para reafirmar los compromisos con el derecho internacional, los principios de derechos humanos y la paz internacional. La Cumbre de Nueva York también presentará una oportunidad única para reafirmar los compromisos hacia un futuro sostenible y seguro para todos.

Esto requerirá alinear las expectativas con las capacidades operativas y garantizar el cumplimiento de los principios del derecho internacional. Defender esos principios es esencial para el funcionamiento eficaz del sistema multilateral y la promoción de la paz y la estabilidad en todo el mundo.

Ha llegado el momento de una ofensiva de paz global.

Donato Kiniger Passigli

UB

28/06/2024

Fuente: 28.06.2024, desde el substack. com de Ugo Bardi “The Proud Holobionts” (“Los Orgullosos Holobiontes”), autorizado por el autor.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl