La defensa del Medio Ambiente... Es compromiso con la vida!
Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

Ética profesional

Sofía Valenzuela Aguila

Doctora en Bio-química. Investigadora Centro de Biotecnología. Universidad de Concepción.

Varios hechos de las últimas semanas han cuestionado el actuar de personas con responsabilidades clave en sus trabajos. Desde la crisis sanitaria de Osorno, que por días mantuvo sin agua a sus habitantes, el bus de Línea Azul que circulaba irregularmente y que volcó dejando fallecidos y heridos, el estremecedor caso del dueño de una empresa que torturaba a sus empleados en la “fábrica del terror”, y recientemente el caso de la Piccola Italia también con abuso de trabajadores. El repudio ha sido transversal en la opinión pública, también en redes sociales, apoyando a las víctimas y exigiendo justicia y castigo a los responsables. ¿Tienen algo en común estos casos? En todos ellos, veo un factor común y es la ética profesional.

Ética y moral caminan juntas, pero no son lo mismo, mientras la moral es “la ciencia que enseña la reglas que deben seguirse para hacer el bien y evitar el mal” o “el conjunto de normas y hechos que conducen al hombre hacia la práctica de las buenas costumbres, la honestidad y el cumplimiento del deber”, la ética es “aquella parte de la filosofía que trata de la moral y de las obligaciones del hombre”, como lo indica el abogado Hugo Knust.

La ética, si bien es compleja, intenta ser objetiva y universal, sin embargo, diferentes culturas tienen distintos parámetros acerca de cómo debiésemos comportarnos. La ética es o debiese ser parte importante en nuestro lugar de trabajo, aunque no lo estemos pensando a diario. Esta nos debiese llevar a la excelencia profesional de manera honesta y responsable. Cada uno de nosotros tendrá valores individuales en base a nuestras vivencias, experiencias y voluntad propia.

Luego, un segundo aspecto a considerar es que en cada una de las profesiones tenemos que seguir normas y valores del quehacer, es así como un docente debe no ser éticamente correcto, pero debe velar por transmitir ética a sus estudiantes, por su parte quienes están en el área de la salud deben velar por la confidencialidad de los datos e información de sus pacientes. Finalmente, si pertenecemos a una institución, pública o privada, esta tendrá sus propios valores en su ámbito, los que deberemos seguir.  En muchos casos acá también se suman aspectos de responsabilidad social y lo que podríamos llamar ética ambiental.

Muchas veces, en nuestro trabajo nos podríamos ver enfrentados a dilemas éticos cómo, por ejemplo: velar porque las herramientas de trabajo cumplan con las normas, ser testigos de vejámenes hacia otros trabajadores, mantener las condiciones adecuadas para el funcionamiento de un suministro básico del que dependen miles de personas, o no dar cabida al abuso laboral como cómplices. Para evitar o solucionar estos dilemas algunas organizaciones poseen códigos de ética o de conducta, los que sus profesionales deben cumplir y en caso de no, son sancionados. Es esta parte la que creo, aún estamos débiles como país. Si bien, buena parte de las empresas, colegios profesionales y personas tienen sus códigos éticos, en alguna parte del camino pierden relevancia y tienden a normalizar malas prácticas que terminan por perjudicar a la organización y también a su entorno, por su laxitud en la aplicación de conductas mínimas. Es tarea de cada uno, actuar de manera responsable, honesta y buscando el bien, o hacer ver malas prácticas o comportamientos poco éticos en una organización. Si bien al final del día, cada uno es libre para decidir hacer las cosas de buena o mala manera, respondiendo a su propia conciencia.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Responder a Claudio Cancelar respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

2 Comentarios en Ética profesional

  1. ¿Es posible que la ética se vea reflejada en el marco de un sistema económico y social que trasgrede diariamente este valor fundamental de la sociedad?
    Un sistema que lleva implícito evadir valores por sobre el objetivo de un individualismo en las personas, una abrupta caída de las instituciones y que sólo le interesa la acumulación de las riquezas en manos de una minoría poderosa.

  2. Sí, claro, es lo que hace falta en todas las esferas, en cada una de las instituciones de este país.
    Una mas de las perdidas a las que nos ha sometido el Neoliberalismo perverso.
    Gracias por su aporte señora Sofía.

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl