«Si la justicia existe, tiene   que ser para todos; nadie puede quedar excluido. De lo contrario, ya no sería justicia»

Paul Auster

Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

La Ballena y el Marciano [*]

Ugo Bardi

Desde Florencia, Italia
Después de eso, esos tontos monos desnudos desaparecerán para siempre.

Por Albert Bates, de su libro “Retropopulacionismo” (reproducido con su amable autorización).

Capítulo 32 – Re generosidad

La naturaleza es inagotablemente creativa. Es el laboratorio definitivo. O tal vez la metáfora correcta sea la cocina definitiva. La naturaleza está constantemente probando nuevas recetas y tirando cosas contra la pared para ver qué se pega.

–  Joel Achenbach

Dentro de un millón de años, cuando los descendientes de los microbios que hicieron autostop en una misión tripulada china a Marte regresen a la Tierra e intenten reconstruir lo sucedido, tal vez el descendiente lejano de una ballena les diga que fue Facebook.

Dijo la ballena a la fuga del laboratorio chino:

Eran una raza magnífica y es posible que nunca hubieras existido sin ellos. Las adaptaciones sociales que llevaron a las ciencias avanzadas y a los viajes espaciales evolucionaron a partir de un contexto de pequeños grupos de cazadores-recolectores que habitaban la Tierra: animales de manada epigenéticamente adaptados que corrían erguidos y resolvían problemas como grupo mediante vocalizaciones y gestos. Quizás sus marcos de referencia (y sus neo cortezas) se ampliaron mediante el contacto regular con plantas y hongos especialmente comunicativos.

«Aunque nunca en la medida en que lo ha hecho la masa cerebro-cuerpo y el poder de procesamiento de nuestra propia especie», añadió apresuradamente la ballena.

A falta de una dotación biológica o de las ventajas de propagación de ondas sonoras de los entornos acuáticos, desarrollaron elaborados medios protésicos para comunicarse a mayores distancias con redes más dispersas utilizando codificación electromagnética digital binaria. Evolucionaron desde dispositivos mecánicos llamados teléfonos hasta computadoras personales y auriculares AR, pasando por implantes cerebrales y “superhumanos” genéticamente modificados.

Lamentablemente, todo eso los alejó aún más del contacto directo con el mundo real antes de que su mejorada capacidad computacional les diera la previsión para proyectar las consecuencias de sus tecnologías y la fuerza industrial utilizada para producirlas. Hipnotizados por los mundos virtuales que estaban creando, se alejaron cada vez más del contacto significativo con sus semejantes, tanto entre su propia especie como con todas sus relaciones, incluidos mis propios antepasados.

La ballena hizo una pausa y miró hacia las nubes. “Podríamos haberles contado tantas cosas”, dijo con nostalgia.

La adaptación a su nuevo mundo virtual los distanció de las realidades bio geofísicas que burlonamente llamaban «Mundo predeterminado». Estaban mal equipados para dar respuestas conductuales colectivas rápidas y efectivas al cambio climático repentino y catastrófico, la seguridad alimentaria y del agua, las zoonosis en cascada y la proliferación nuclear.

Hacia el final, más allá del punto en el que se lanzaron las misiones tripuladas a Marte, pero afortunadamente antes de que mi familia se extinguiera, la atomización de la familia humana de grandes unidades multigeneracionales a pares nucleares y luego unidades solitarias con compañeros avatares sexuales, gravitando casi imperceptiblemente entre sostén de familia único hasta familias con múltiples ingresos y exceso de trabajo que luchaban por mantenerse al día con las demandas de préstamos vampíricos y las presiones sociales hacia el consumo ostentoso, generaron un anhelo primario de pertenencia que alimentó un tribalismo tóxico.

Podría haberse evitado si se hubieran detenido a reflexionar sobre lo que estaban haciendo, pero las pantallas que llevaban en la cabeza desencadenaron movimientos oculares rápidos que recuerdan al temprano reflejo del cazador-recolector. Los agarró firmemente a un pecho genético. Tanto la estructura de sus redes sociales digitalizadas como los patrones de información que fluyen a través de ellas fueron dirigidos por decisiones de ingeniería que maximizaron la rentabilidad para un puñado de fundadores que se hicieron espectacularmente ricos a expensas de todo lo demás.

Estos impulsores eran en gran medida opacos para los impulsados, efectivamente no estaban regulados y estaban aislados de la retroalimentación ecológica. Las consecuencias funcionales sólo quedaron claras en retrospectiva, cuando ya era demasiado tarde y la especie humana se extinguió, dejando tras de sí un enorme desastre que, incluso después de incontables milenios, todavía sufrimos los que quedamos.

Por supuesto, ampliar la escala de un sistema de comportamiento colectivo (lo conocían sólo como “redes sociales”) en ocho órdenes de magnitud en menos de una década seguramente tendría un mal final. Esa escala de cambio no está permitida en el mundo biológico natural por una buena razón. Es ecológicamente inestable. En el contexto social humano, creó conflictos innecesarios y erosionó la cooperación familiar. Alteró la capacidad de poblaciones enteras para tomar decisiones precisas, alcanzar un consenso claro incluso sobre hechos simples o cooperar para gobernarse a sí mismos. A los individuos en posiciones altas –generalmente por razones arbitrarias a la competencia requerida por su posición– se les dio una influencia enorme. La popularidad de los líderes no provino de atributos de carácter socialmente beneficiosos, sino como resultado de la capacidad de manipular las comunicaciones y las respuestas emocionales, aprovechando algoritmos de “influencia” (imposible histórica o evolutivamente) para desinformar para sus propios propósitos equivocados.

Las características macroscópicas de los avances en comunicación deberían haber fomentado una interconexión más fuerte y duradera, colaboraciones transnacionales y transdisciplinarias, la difusión de ideas científicas, la participación ciudadana en la ciencia y la política, y la superación del aislamiento. En cambio, trajeron cámaras de resonancia, polarización, dificultad para coordinar respuestas a pandemias o emergencias naturales, erosionaron la confianza en el gobierno, actores nefastos que causaron inestabilidad política-económica local para servir a sus propios fines, “gerrymandering de la información” y elecciones manipuladas. La histeria impulsada por información poco confiable se normalizó tanto que la gobernanza social más amplia se volvió ineficaz en el mejor de los casos y contraproducente en el peor.

Hubo quienes leyeron correctamente estas tendencias e intentaron intervenciones, pero fueron superados en número y abrumados por personas contrarias, orientadas a las ganancias a corto plazo, que siguieron construyendo algoritmos diseñados para recomendar información y productos en línea con resultados anti-supervivencia. Esto creó una retroalimentación desbocada de tal manera que un subconjunto de usuarios enfurecidos por la desinformación emocionalizada y moralizada desencadenó el apocalipsis que puso fin a la carrera incluso antes de que el cambio climático tuviera la oportunidad de hacerlo.

«Qué lástima», dijo el arqueólogo marciano.

“Tal vez”, dijo la ballena. “Y tal vez no”.

Finalidad desafiante

Esta parábola del marciano y la ballena cumple mi propósito de exponer una parte de la matriz de amenazas que enfrenta la humanidad, pero como cuento contado a los niños resulta insatisfactorio en su finalidad.

En lugar de eso, tomémonos un momento para imaginar un futuro diferente, en el que suficientes de nosotros observemos y comprendamos lo escrito en la pared, lo suficientemente pronto como para actuar colectivamente para cambiar el resultado.

¿A que podría parecerse?

Ya he esbozado algo de ello en estas páginas: dietas futuristas; reservar un tercio de los océanos y la superficie terrestre para la reconstrucción; forestación que reconstruya la biodiversidad. Pero hay un elemento psicológico que es igualmente importante, si no más. Tenemos que recuperar la humildad colectiva. Puede que no necesitemos volver a vivir en la aldea Sauk de Black Hawk, pero necesitamos recuperar la reverencia de esa aldea por la naturaleza y su voluntad de vivir dentro de límites estrictos.

¿A qué tamaño podría la población humana alcanzar un equilibrio ecológico con los sistemas terrestres? El rango científico actual, ampliamente aceptado, para ese número es de mil millones y medio a tres mil quinientos millones de personas.

A un año y medio tienes suficiente gente para permitir grandes ciudades con orquestas sinfónicas, estadios deportivos, artes creativas y alta tecnología, pero también suficiente naturaleza para que cualquiera que quisiera pudiera elegir un tipo de vida muy diferente, como aislado en una cabaña remota o viviendo en un pueblo pequeño. Por supuesto, la tecnología siempre está evolucionando y en nuestro nuevo mundo virtual, muchos de los beneficios culturales de las grandes ciudades están disponibles para la población rural.

Para ver esto como lo haría un economista o un ecologista, querríamos preguntarnos si podemos diseñar una modificación del sistema que, en lugar de optimizar el beneficio individual a expensas de los bienes comunes (incluido, por ejemplo, el placer de tener un tercer o cuarto hijo o un perro y un gato: podríamos optimizarlo para regenerar el mundo natural y revertir el cambio climático. Si imagina un algoritmo de Facebook que impulse a los clientes potenciales a comprar un crucero por el Mediterráneo, ¿no sería igualmente posible gratificar a los usuarios guiándolos para ayudar a restaurar los humedales y corales del Mediterráneo? ¿O tal vez, pagando para dormir en un carguero de vela, restablecer las rutas comerciales de vela de romanos y fenicios? Por supuesto, depender de las redes sociales para hacer lo correcto no será suficiente. También necesitaremos un sistema de gobernanza que fomente el buen comportamiento de aquellos que atraen cada vez más nuestra atención en la era digital.

La evolución de este tipo de sistemas ya está en marcha, aunque no sin algunas contracorrientes. La regulación va por detrás de la tecnología y la sociedad. Un peligro es que la transición hacia una mayor valoración de los bienes comunes avance demasiado lentamente. Otra es que sucede demasiado rápido. Por ejemplo, si la industria de los combustibles fósiles tuviera que internalizar repentinamente el daño ambiental de su modelo de negocio, simplemente dejaría de funcionar. Si bien algunos podrían alegrarse con esa idea, significaría que toda la civilización industrial moderna simplemente se paralizaría en cuestión de días. La civilización colapsaría por falta de energía.

Por otro lado, si poco a poco se tomaran en cuenta las externalidades desatendidas de los combustibles fósiles, el daño ambiental, el daño social, el daño médico y más, el precio de un teléfono inteligente actual aumentaría gradualmente hasta los 10.000 dólares. Viajar al trabajo puede costar más de lo que la mayoría de las personas ganan con su trabajo. Sin embargo, el resultado no sería el colapso. Las innovaciones en el diseño del ciclo de vida de los teléfonos inteligentes podrían mantener el precio bajo. El transporte público se alejaría de la energía sucia y estaría disponible para más viajeros, como aquellos a los que ahora sólo llegan autopistas de seis carriles.

Nuestra civilización actual tiene muchos incentivos perversos. Nos recompensan por hacer cosas que pueden o no ser malas para nosotros personalmente, pero que tienen efectos decididamente adversos en los demás y en el mundo natural. El desafío es vincular los incentivos (sociales, económicos, gubernamentales) al bienestar de los bienes comunes. Necesitamos una cultura en la que las personas y las empresas mejoren sus posiciones sólo cuando lo que hacen sea integralmente mejor para el planeta. Necesitamos algoritmos que antepongan la salud social y ecológica al beneficio privado.

Algunos podrían decir que nuestra caída comenzó con el arado con yugo y la cesta tejida. Otros dirían que comenzó con nuestro uso de palabras para expresar el mundo que nos rodea. Sólo entonces dividimos las cosas en partes separadas y, en aras de una descripción sencilla, las privamos de su inter-ser. Con un crecimiento exponencial de la población y un crecimiento exponencial de la tecnología, es posible que tengamos una complejidad cada vez mayor, pero no necesariamente recuperamos la totalidad. En ese sentido, intentar encontrar soluciones en palabras, escritas en un libro como este, es inútil. Necesitamos dejar el libro y abrirnos a volver a experimentar el mundo en su plenitud.

Nos dieron un mundo hermoso. Realmente tiene todo lo que necesitaremos. Sólo tenemos que respetar sus límites.

Eso es todo.

UB 11/03/2024

——————————————————————————————-
El nitrógeno de nuestro ADN, el calcio de nuestros dientes, el hierro de nuestra sangre y el carbono de nuestras tartas de manzana se produjeron en el interior de estrellas en colapso.
Estamos hechos de polvo de estrellas.  
– Carl Sagan          
——————————————————————————————-  

Referencias

Achenbach, J., The hard lessons we learned — and didn’t — from two years in pandemic school, The Washington Post Magazine, (February 24, 2022).

Damania, Z., Saving Civilization: Healthcare, Tech, Democracy (w/Daniel Schmachtenberger), The ZDoggMD podcast (Feb 11, 2022).

Diana, F., The Growth and Collapse of Industrial Civilization, frankdiana.medium.com  (2021).

Ehrlich, P., Was the Population Bomb Defused? The Great Simplification Podcast with Nate Hagens, episode 9 (2022).

Fuente: 11.03.2024, desde el blogspot de Ugo Bardi “The Proud Holobionts” (“Los Orgullosos Holobiontes”), autorizado por el autor.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl