«Enseñar, es enseñar a dudar» Eduardo Galeano

 

 

Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

Las nubes de la Tierra explicadas [*]

Ugo Bardi

Desde Florencia, Italia

Otro post de la saga de los Reptilianos

Una conferencia sobre las propiedades de la atmósfera terrestre a cargo de Meuianga (honorable) Mera Te Aì ‘Enge’ite, directora científica de la Flota Estelar Reptiliana.  

— Saludos, cadetes, que la Federación gobierne con justicia y sabiduría.

— ¡Que gobierne la federación, Meuianga!

— Cadetes, hoy profundizaremos un poco en algunas propiedades de las atmósferas planetarias. Entonces, antes que nada, déjenme mostrarles esta fotografía tomada en la superficie del planeta Tierra por un amigo mío, un científico simio muy inteligente.

— Increíble imagen, Meuianga.

— Esas cosas ásperas en el horizonte… ¿son… nos dijiste el nombre… “montañas”?

— Con esas rayas blancas. ¿Eso es lo que nos dijiste que es agua congelada? ¿Que los simios llaman “nieve”?

— Y esas… esas cosas blancas en el cielo. Son enormes. ¿Cómo pueden flotar así en el aire?

— Tenemos curiosidad, Meuianga. Esta es una escena fantástica.

— Cadetes, entiendo que estéis asombrados. He estado en la Tierra muchas veces y todavía me sorprenden las cosas que puedo ver allí. Cosas que los simios desnudos dan por sentado, pero que, para nosotros, bueno, son inusuales. No hay nubes ni montañas en el hábitat espacial donde todos nacimos. Hoy me ocuparé de contarles algo sobre las nubes. Entonces, antes que nada, ¿qué es una nube? Está formada por muchas gotas de agua. El agua es transparente a la luz visible (por cierto, los simios ven más o menos las mismas bandas de luz que nosotros), pero cuando se dispone en pequeñas gotas, dispersa la luz y la luz no la atraviesa. Entonces, se nos aparece en forma de esas cosas esponjosas. Nubes.

—Meuianga, una pregunta. ¿Entiendo correctamente que estas gotitas son tan pequeñas que no caen al suelo?

— Sí, cadete Ìpaw Te Vaunuul Ängwoänpueng’itan. Es porque les afecta más el movimiento del aire que la gravedad.

— Pero, Meuianga, estas “nubes” parecen bastante compactas. ¿Por qué las partículas no se esparcen por todas partes?

– Buena pregunta. Es de esperar, pero hay razones por las que las nubes nos aparecen de esa manera.

— ¿Será porque existen fuerzas que atraen las partículas entre sí?

— Otra pregunta interesante, cadete Apeleyn Te Orokri Wungay’ite. Pero esa no es la razón. Hay que ver una nube como un mapa tridimensional de los vórtices de convección en la atmósfera. Sí, veo que estás un poco perplejo. Pero déjame explicarte. Primero, permítanme mostrarles esta imagen de la atmósfera tomada desde nuestra nave espacial.

—Hermosa, Meuianga. Pero ¿qué son esas tiras que vemos? ¿Por qué la atmósfera tiene esas capas?

— De hecho, parece un poco extraño, cadete Enreysnäp Te Vllewäk ‘Äzìn’ite. Tenga la seguridad de que la composición y densidad de la atmósfera varían suavemente. Si subieras desde la superficie al espacio, no notarías ningún cambio abrupto. Pero hay una discontinuidad en la forma en que varían las temperaturas. Corresponde a la transición de la transferencia de calor radiativa a la convectiva. Y veo que estás un poco perplejo, otra vez. Pero creo que estudiaste la transferencia de calor por convección, ¿verdad?

—Sí, Meuianga. Es física de fluidos. La transferencia convectiva ocurre cuando el gradiente de calor es alto; de lo contrario, es radiativo.

— Muy bien, cadete. De hecho, lo que estamos viendo es una transición que tiene lugar a medida que la atmósfera se enfría desde la superficie al espacio. Debido a que la atmósfera es transparente a la luz solar, la luz atraviesa y calienta la superficie del planeta. Luego, la superficie irradia radiación infrarroja hacia el espacio. Pero esta radiación infrarroja es absorbida en su mayor parte por los gases de efecto invernadero de la atmósfera.

– «Gases de invernadero»? Meuianga, nunca escuchamos este término.

— Oh… un invernadero es algo que los terrícolas usan para cultivar plantas en su interior. ¡Por supuesto que no hay invernaderos en nuestras naves espaciales! Permítanme decir simplemente que estos son gases formados por moléculas polares que pueden interactuar con el campo eléctrico oscilante de los fotones IR. Entonces, se absorbe la energía del fotón.

— Ah… um, Meuianga, sí, esto lo recordamos de nuestras clases de física. Pero, ¿cómo genera eso turbulencias en la atmósfera?

— Bueno, la atmósfera absorbe la radiación infrarroja de la superficie. Entonces se calienta. Luego, al estar más caliente, se expande y se vuelve más ligera. Y al ser más ligero, tiende a desplazarse hacia arriba. ¿Está claro, cadetes?

— Bueno, Meuianga, intentamos seguirte.

— Muy bien, un paso más. La presión atmosférica disminuye con la altura. Es un efecto tanto de la menor gravedad como del hecho de que las moléculas de arriba están «paradas» sobre las moléculas de abajo, provocando compresión.

—Oh, esto lo sabemos. Hemos estudiado un poco las atmósferas planetarias.

— Ocurre también en las estrellas, pero es otra historia. De todos modos, cadetes, otra cosa que estoy seguro que entienden es cómo el aire se expande a medida que sube y luego se enfría. Se llama «enfriamiento adiabático».

— También recordamos haber estudiado eso, Meuianga. De todos modos, es una historia complicada.

— Sí, las atmósferas planetarias son complicadas. Pero la cuestión es que son máquinas que transfieren calor de la superficie al espacio. Los terrícolas utilizan el término «tasa de caída» para indicar qué tan rápido desciende la temperatura con la altura. Es empinado porque la convección es un proceso eficiente de transferencia de calor. Pero, en algún momento, la diferencia de temperatura se vuelve demasiado pequeña para soportar la convección, y ahí tenemos la transición entre dos capas diferentes. Usamos términos del lenguaje de los simios para estas dos capas: la convectiva es la troposfera, la radiativa se llama estratosfera. ¿Ven? Tiene una lógica.

– Increíble, Meuianga. Pero ¿qué pasa con las nubes?

Sí. Las nubes son un efecto de la convección. Cuando la temperatura baja lo suficiente, el vapor de agua se condensa en agua líquida. Y ¡bang! Las nubes aparecen porque las gotas dispersan la luz de una manera que las moléculas individuales no pueden hacerlo. Estas nubes se ven como imágenes de los volúmenes donde se necesitan las condiciones de temperatura y presión para formar gotas de agua. Por lo demás, el ambiente permanece despejado. Por eso las nubes tienen lo que parece ser un límite definido.

¿Ven? Estas nubes tienen una base plana. Es la capa donde la temperatura baja lo suficiente como para hacer que el agua forme gotas líquidas. Es un límite definido. Ahora, mira esta imagen.

¿Ven? Las nubes tienen un límite superior. Existen sólo en la troposfera. No pueden existir en la estratosfera. Bueno, es posible que a veces lo hagan. Pero rara vez.

Increíble, Meuianga. Asombroso.

— Sí, cadetes. La Tierra es asombrosa. Y lo más sorprendente de todo es lo que los terrícolas llaman lluvia.

— Hemos oído hablar de eso. Te refieres a agua que cae del cielo, ¿verdad?

— Sí, cuando las temperaturas son lo suficientemente buenas, las gotas de una nube se fusionan, formando gotas más grandes que son lo suficientemente pesadas como para caer al suelo. Y ese es el resultado. Se llama lluvia. Aquí hay una foto mía tomada en una de las ciudades de los simios. Lo rosa se llama «paraguas» y los terrícolas lo usan para protegerse de la lluvia. Funcionan muy bien.

— Interesante imagen, Meuianga. ¿Pero qué es eso que hay al fondo? ¿Es una nave espacial?

– ¿Oh eso? No, es una torre. Está fijado al suelo.

— ¿Pero para qué sirve?

— Buena pregunta, Cadete Sotraytxu Te Ieaw Feetstxop’itan. Debo confesar que yo nunca lo entendí. Esa torre no tiene estrictamente ningún propósito. Es uno de los misterios del comportamiento de los simios desnudos.

— ¿Meuianga…?

— Sí, ¿cadete Yuimi Te Rìtxekä ‘Äpi’ite?

— ¿Puedo hacerte otra pregunta?

– Por supuesto que puede.

— Quería preguntar… bueno… mira… ¿Quién te tomó esa foto?

— Ah, cadete, no estoy seguro de que tenga importancia.

— Porque, verás, Meuianga, pareces un poco, digamos, feliz en esa foto.

— Bueno, ¿debería haber sido infeliz? ¿Por qué?

– Sí sí, por supuesto. Pero sólo por curiosidad. ¿Esa foto fue tomada… quiero decir, por uno de ellos… un simio?

— ¿Un terrícola? Eso podría ser. Pero no es importante.

— Sí, mira Meuianga, tal vez sea una pregunta tonta, pero leí en alguna parte que la ciudad donde tienen esa torre rara es como… ¿cómo decirlo? Usan este término en el idioma de los terrícolas: «romántico». No estoy seguro de entenderlo, pero creo que tiene que ver con la reproducción. Y si un terrícola te tomó esa foto, me pregunto…

— Cadetes, lo siento, pero creo que se acabó el tiempo de esta lección y debemos cerrarla aquí. Gracias por su atención y que la Federación gobierne con justicia y sabiduría.

— ¡Que gobierne la federación!

h/t Chuck Pezeshky

UB

01/05/2024

Fuente: 01.05.2024, desde el substack. com de Ugo Bardi “The Proud Holobionts” (“Los Orgullosos Holobiontes”), autorizado por el autor.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl