«Si la justicia existe, tiene   que ser para todos; nadie puede quedar excluido. De lo contrario, ya no sería justicia»

Paul Auster

Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

Los próximos cien años: una historia contada en tres escenarios [1]

Ugo Bardi

Desde Florencia, Italia

Mirando hacia atrás a cómo se veía el futuro hace medio siglo, es sorprendente ver cómo han cambiado las cosas. Cuando la conquista del espacio parecía ser el camino obvio a seguir, nadie hubiera imaginado que, hoy, estaríamos discutiendo la probabilidad de supervivencia de la humanidad, y que muchos de nosotros la juzgaríamos como baja. 

Sin embargo, aunque el futuro sigue siendo oscuro, todavía sigue las leyes del universo. Y una de estas leyes es que las civilizaciones existen porque tienen un suministro de energía. Sin energía, sin civilización. Entonces, el elemento clave del futuro es la energía; la idea de que sería barata y abundante dio lugar al sueño de la conquista del espacio en la década de 1950. Hoy, la idea de que no será ninguno de los dos da lugar a perspectivas de fatalidad. 

Entonces, permítanme intentar un simple «análisis de escenario» de lo que puede suceder en el futuro en el próximo siglo en términos de opciones que determinarán la infraestructura energética que podría sustentar una civilización compleja (si alguna sobrevive). Estamos en un momento de transición, y las decisiones que se tomarán en los próximos años (no décadas) determinarán el futuro de la humanidad. 


Escenario #0: Colapso. Llamo a esto un «no escenario» en el sentido de que asume que no se hace nada o, en todo caso, demasiado poco y demasiado tarde. En este caso, las personas quedan atrapadas en sus viejos paradigmas, los recursos que mantenían viva a la sociedad no se reponen y se hace imposible mantener un grado de complejidad equiparable al actual. Dentro de algunas décadas, los humanos regresan a una economía que podríamos describir como «medieval», si tenemos suerte. Pero también podríamos volver a la caza y la recolección o incluso, simplemente, extinguirnos. Personalmente, veo este escenario como el más probable, pero no como un resultado obligado de la situación actual. 

Escenario #1: Apegarse a los combustibles fósiles

Aquí vemos una repetición de los hechos que llevaron a frenar el declive de la producción de petróleo durante las dos primeras décadas del siglo XX. Se hizo vertiendo grandes cantidades de recursos en el «fracking» de depósitos de petróleo compacto. Produjo una resurrección temporal. de la industria petrolera en los EE. UU., llevando la producción a niveles nunca antes vistos, aunque a enormes costos económicos y ambientales. La misma política podría continuar con esfuerzos renovados, por ejemplo, en la explotación de depósitos de petróleo compacto fuera de los Estados Unidos, arenas bituminosas o tal vez en la fabricación de combustibles sintéticos a partir del carbón. Eso podría mantener la producción de combustibles fósiles a niveles similares a los actuales. Permitiría mantener vivos los aparatos militares de los principales Estados, y al menos algunas de las organizaciones y estructuras sociales actuales. Pero el costo sería enorme, e implicaría empobrecer a la mayor parte de la población mundial, así como un daño inimaginable al ecosistema. Esta estrategia podría mantener una apariencia de la civilización actual durante algunas décadas, poco más de finales de siglo. Entonces,

Escenario #2: Volverse nuclear

Apoyar a una sociedad compleja en energía nuclear puede ser posible, pero es complicado por varios factores. Entre ellos se encuentran los recursos limitados de uranio, la necesidad de recursos minerales raros para las plantas y los problemas estratégicos que implica la difusión de tecnologías nucleares y conocimientos sobre el procesamiento del uranio en todo el mundo. Debido a las cantidades limitadas de uranio mineral, es bien sabido que la tecnología existente de reactores de agua ligera no podría satisfacer la demanda energética mundial actual durante más de unas pocas décadas, en el mejor de los casos durante un siglo más o menos. Entonces el resultado sería nuevamente el escenario #0. 

El suministro de combustible podría incrementarse considerablemente al pasar a la desafiante tarea de «crear» nuevos combustibles a partir de torio o uranio no fisionable. Si eso fuera posible, una civilización compleja podría continuar existiendo durante varios siglos, o incluso más. En todos los casos, una gran guerra que tuviera como objetivo las plantas nucleares, enviaría rápidamente a una civilización nuclear al Escenario #0.

Escenario #3: La Era Solar

En este caso, vemos la continuación de la tendencia actual que ve las tecnologías de energía renovable, principalmente solar fotovoltaica y eólica, en rápida expansión. Si esta expansión continúa, puede hacer que tanto los combustibles fósiles como la energía nuclear queden obsoletos. Las tecnologías renovables tienen un buen retorno energético en inversión energética (EROI) y poca necesidad de minerales raros. Las energías renovables no son un problema estratégico, no tienen un interés militar directo y pueden usarse en todas partes. Las plantas se pueden reciclar y se espera que puedan sustentar una sociedad compleja; aunque en una forma que, hoy en día, apenas podemos imaginar. Una infraestructura basada en energía solar también se ve naturalmente obligada a alcanzar un cierto grado de estabilidad debido al flujo limitado de energía solar disponible. Entonces, una civilización basada en la energía solar podría alcanzar un estado estable que podría durar al menos tanto como lo hicieron las sociedades agrícolas en el pasado, miles de años o incluso más.

Escenarios combinados #1, #2, #3: Feudalización.

Los tres escenarios anteriores se basan en la idea de que la civilización humana sigue siendo razonablemente «global». En este caso, la competencia entre diferentes tecnologías se desarrollaría a escala global y determinaría un ganador que se haría cargo de todo el mercado energético. Pero ese no es necesariamente el caso si los sistemas económicos del mundo se separan en secciones independientes, como parece estar sucediendo ahora mismo. En este caso, algunas regiones podrían adoptar diferentes estrategias, fósiles, nucleares o renovables, mientras que otras simplemente se desconectarían del sistema de suministro de energía y pasarían directamente al «Escenario #0». Con una menor demanda, los problemas de agotamiento de la energía nuclear y fósil se aliviarían en gran medida, aunque, por supuesto, solo para una población limitada. Nótese también que estas regiones casi independientes pueden describirse como «feudales”.

Las próximas décadas decidirán qué dirección tomará la humanidad. Nadie tiene las manos en el volante que mueve la cosa gigante que llamamos «civilización», y estamos viendo esfuerzos para impulsarlo en uno de los tres escenarios anteriores (algunas personas incluso parecen estar impulsando activamente el Escenario #0, una civilización nivel de expresión de lo que Sigmund Freud llamó el «instinto de muerte»). 

El problema, aquí, es que el sistema de gobierno occidental ha evolucionado de tal manera que no se puede tomar ninguna decisión a menos que se satanice a algunos grupos o sectores de la sociedad, y entonces se crea una narrativa que implica luchar contra un enemigo común. En otras palabras, ninguna decisión puede tomarse sobre la base de datos y planificación para el bien común, sino sólo como resultado de la confrontación de los lobbies involucrados en apoyar diferentes opciones. (*)

Hemos visto operar el mecanismo de decisión basado en la demonización durante las últimas décadas. Es un procedimiento bien perfeccionado, y podemos esperar que también se aplique a la asignación de recursos para nuevas estrategias energéticas. Ya hemos visto cómo se demoniza una tecnología energética; fue el caso de la energía nuclear en la década de 1970, blanco de una exitosa campaña propagandística que la presentó como enemiga de la humanidad. Hoy, las energías renovables y todo lo «verde» pronto pueden ser víctimas de una nueva campaña de demonización diseñada para promover la energía nuclear. Lo estamos viendo en sus primeras etapas (ver este artículo de George Monbiot), pero claramente está creciendo y teniendo cierto grado de éxito.

Nada está decidido todavía, pero la escritura está en las palas de los aerogeneradores. La propaganda gobierna el mundo, y seguirá gobernándolo mientras la gente se enamore de ella. 

Fuente: [1] 19.06.2023, desde el blog de Ugo Bardi “The Sunflower Paradigm” (“El Paradigma del Girasol”), autorizado por el autor.

(*) Simon Sheridan brinda una discusión interesante sobre los mecanismos de decisión internos de la sociedad moderna, definidos como «esotéricos» en el sentido de estar ocultos, a diferencia de los «exotéricos», por ejemplo, el mecanismo de decisión público, que es solo un reflejo del proceso esotérico.
(**) Para escenarios a mucho más largo plazo, vea mi publicación: «Los próximos diez mil millones de años». 
Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl