“Tienen la fuerza, podrán avasallarnos, pero no se detienen los procesos sociales ni con el crimen ni con la fuerza. La historia es nuestra y la hacen los pueblos.” Salvador Allende, 11 de septiembre de 1973.

Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

Madre Tierra sólo hay una

Jadille Mussa

Académica Escuela de Arquitectura y Paisaje, U. Central

Siempre nos han dicho que debemos respetar y cuidar a nuestra madre, por ser la que nos dio la vida, pero entonces ¿Por qué no somos así de conscientes con nuestra Tierra?, lugar que nos alimenta, cobija, nos permite sobrevivir y que además compartimos con otros seres vivos, siendo nuestra especie la que más necesita de los productos derivados de ella.

Nuestro actuar, desde la revolución ambiental ha ido alterando los suelos, el agua y la atmósfera más aceleradamente. Como especie, no somos muy exitosos sin modificar nuestro ambiente, nuestra piel se daña con el sol y no resiste temperaturas extremas, pero no importa, hemos logrado utilizar la naturaleza para crear viviendas, aprendimos a domesticar las semillas para alimentarnos, pero también las modificamos genéticamente para alimentar a más de 7 mil millones de personas.

Con el confinamiento nos dimos cuenta de la importancia que tiene la naturaleza para nuestra calidad de vida. Por eso tenemos que volcarnos a convertir a las ciudades que habitamos en resilientes, seguras, inclusivas, ecológicas, feministas y comestibles.

Necesitamos mejorar el tipo de vegetación que proyectamos, incluir árboles y arbustos que nos provean alimento, establecer a nivel territorial la soberanía alimentaria, techos y fachadas verdes para disminuir la generación de temperaturas que exudan las ciudades, mejorar el manejo del agua disminuyendo las pérdidas de este recurso vital, eligiendo también vegetación nativa adaptada a la desertificación, que incluya el uso de especies medicinales para volver a nuestros ancestros y el cuidado natural de la salud.

Nuestra madre Tierra celebra su día internacional todos los 22 de abril, pero si pensamos críticamente, tenemos poco que aplaudir; deudas en esta materia sobran, pero también debo destacar que durante la pandemia se aprobó la Ley y Norma de Humedales Urbanos, se cambió la Ley General de Urbanismo para aumentar la cobertura de los techos verdes, así como su norma, se creó la Norma de Manejo del Arbolado Urbano, lo que se agradece.

Necesitamos más, requerimos mayor conciencia ambiental, más injerencia de la ciudadanía en temas relacionados con la naturaleza, exigir a nuestros representantes que en la nueva constitución quede como principio el derecho de la naturaleza, una educación enfocada en lo ambiental y de calidad, que quede explícitamente el respeto por los seres vivos no humanos, en especial con la flora y fauna nativa. La única forma sensata de celebrar el día de la Tierra es con propuestas concretas y el compromiso de todas y todos sus habitantes, anhelando un compromiso a nivel planeta.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Responder a Nora B. Cancelar la respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

2 Comentarios en Madre Tierra sólo hay una

  1. Felicitaciones, defendamos y cuidemos nuestra tierra!
    Basta de la explotación de las riquezas de la tierra por parte de los poderosos.

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl