Quienes postulan al crecimiento económico sin restricción, sin respetar el Medio Ambiente... Desprecian la vida!!!.
Actualmente nos leen en: Alemania, Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

¿PARQUES MARINOS EN LA REGIÓN DEL BIOBÍO?

El texto que se presenta a continuación corresponde a un comentario periodístico en el diario El Sur de Concepción  en el año 2003. Se basa en una propuesta hecha en una de la etapas del estudio para el Plan Regulador Comunal de Tomé, a cargo de  mi oficina en ese periodo. Transcribo textualmente la crónica de El Sur, sin agregar ni sacar nada para, en un próximo articulo en esta Ventana, contar  como terminó esta idea, incluso como la comentó favorable y públicamente un único servicio público.

Procedo entonces a la transcripción:

Arquitecto Antonio Zelada

PROPONEN CREAR UN PARQUE MARINO EN LOS ACANTILADOS DE COLIUMO

  • En propuesta de Plan Regulador Comunal de Tomé aparece la primera “área acuática protegida” que tendrá la Región del Biobío.
  • Sector es refugio de aves y lobos de mar, en playas casi inaccesibles para el hombre: Tricahuilo, Gutaplán y Ñiguine

El arquitecto Antonio Zelada, encargado por el Ministerio de Vivienda de diseñar el Plan Regulador Comunal de Tomé, realizó una novedosa propuesta: crear el primer “parque marino” de la Región del Biobío, en la costa occidental de la península de Coliumo.

La idea es proteger una franja de acantilados de tres kilómetros de largo, incluyendo una porción de playas y mar adyacente, que por su difícil acceso y topografía sirve de refugio a una gran cantidad de aves, que hacen allí sus nidos, y también para lobos marinos.

El sector tiene tres playas muy pequeñas a las que sólo se puede acceder por el mar, que conservan los nombres mapuches que les dieron los habitantes originarios de la zona: Tricahuilo, Gutaplán y Ñiguine.

Los parques marinos, explica Zelada, están establecidos en la Ley General de Pesca y Acuicultura, cuya creación tiene por objeto la “preservación de unidades ecológicas de interés para la ciencia y cautelar áreas que aseguren la mantención y diversidad de especies hidrobiológicas, como también aquellas asociadas a su hábitat de zonas biogeográficas o de ecosistemas particularmente importantes, manteniendo su riqueza específica y diversidad genética”.

En los parques marinos estará prohibido expresamente desarrollar actividades pesqueras, excepto aquellas autorizadas para fines de observación, investigación y estudio. Actualmente en Chile (año 2003) sólo hay un parque marino aprobado, llamado “Francisco Coloane”, en el Estrecho de Magallanes.

Antonio Zelada lamenta, sin embargo, que su idea no sido acogida con entusiasmo por las autoridades de la Municipalidad de Tomé, ni tampoco por la Comisión Regional del Borde Costero, pero espera que en las próximas instancias de presentación y discusión de la propuesta del Plan Regulador la comunidad se percate de la importancia para el medio ambiente de tener esta pequeña área protegida y del tremendo impacto que tendrá para un futuro ecoturismo aprobar el parque marino de Coliumo.

CIENTÍFICOS  APOYAN  IDEA

El destacado académico Víctor Ariel Gallardo apoyó la idea del arquitecto Antonio Zelada de crear un parque marino en Coliumo.

El doctor y sub-director del Centro de Investigación Oceanográfica de la Facultad de Ciencias Naturales y Oceanográficas de la Universidad de Concepción, opinó que “en verdad se trata de un sector con innegables condiciones para una destinación de esa calidad”.

Argumentó que la cercanía de la Estación de Biología Marina que la Universidad de Concepción posee en Dichato, “iría en el perfecto sentido dentro del proceso de desarrollo del concepto de conservación de la naturaleza en nuestro país, al constituir un conjunto educacional, didáctico, formativo, de primer orden, que bien, en el futuro, podría ser complementado con un acuario público”.

En la actualidad la única área silvestre protegida que incorpora medio ambiente acuático en la Región del Biobío la constituye la lobería de Cobquecura, que fue declarada como “Santuario de la Naturaleza”.

De prosperar el parque marino de Coliumo debería caducarse la concesión de un “área de manejo” que existe en la zona. La tuición del parque quedaría en manos del Servicio Nacional de Pesca y las actividades que se desarrollen allí sólo podrán efectuarlas instituciones carentes de fines de lucro, idóneas en tópicos de investigación y conservación de recursos hidrobiológicos y ecosistemas acuáticos.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl