El Conocimiento implica dolor, Este tipo de Dolor...Fortalece el Espíritu !!!
(Comente, y razone nuestros artículos con sus autores...luego, comparta-los.)
Actualmente nos leen en:
Alemania, Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

PRIMARIA UNA OPINIÓN

Era de esperar. Luego del triunfo de Piñera en primarias, la derecha ha comenzado a desplegar todo su poder mediático y político,  subida de bolsas incluida, para instalar la imagen de que su triunfo en Noviembre es ya un hecho.  Es claro, la derecha cuenta además con la incapacidad política de las direcciones de los partidos de la coalición gobernante  y la alianza de hecho que ha logrado con el conservadurismo de la Nueva Mayoría. Tampoco se puede desconocer que, en los hechos, contribuyen también a generar la imagen de una correlación de fuerzas irreversiblemente favorable a la derecha, ciertos grupos juveniles emergentes que hacen política a través de las redes sociales que piensan y proclaman que la historia comienza con ellos.

El escenario que se ha montado entonces el día después de esta primaria era perfectamente previsible.  Esta lamentable puesta en escena se comenzó a construir cuando la DC tomó la decisión de ir a la primera vuelta eludiendo la primaria.  Claro, lamento sostenerlo porque soy un viejo socialista, la responsabilidad principal por este error recae en los miembros del CC de mi Partido cuando le cerraron el camino a Ricardo Lagos hacia la primaria. Esta felonía montada por operadores políticos irresponsables pasará a la historia del partido de Allende como una de las bellacadas más condenables de su larga vida política. ¡Qué distinto hubiera sido el cuadro si la Nueva Mayoría  hubiese estado presente en esta primaria!

Dicho esto, creo que la derecha se equivoca cuando celebra por anticipado un triunfo en Noviembre. El resultado de esta primaria es bueno…pero no tanto. Es verdad, Piñera  puede refocilarse con los numerosos errores no forzados cometidos por las directivas de los partidos democrático-progresistas o el gobierno, puede celebrar el que sectores conservadores de la Nueva Mayoría actúen como sus amanuenses o que políticos novatos de aires vanguardistas pretendan ser los únicos portadores de la verdad y den por fenecida a la Nueva Mayoría, etc.  Todo eso lo puede celebrar, pero lo que no puede celebrar con mucho entusiasmo es un resultado electoral que en la realidad vaticina incertidumbres.

Veamos. La  derecha efectuó un esfuerzo superlativo para lograr que su base dura votara. Lo logró con la bandera de la restauración conservadora. Piñera se comprometió a dar marcha atrás con todas las reformas, más o menos estructurales, propuestas por la Presidenta, algunas de las cuales permanecen aún en discusión en el Congreso. Retroexcavadora conservadora pura y simple. Con esta línea el ex presidente pensó arrasar arrastrando a una masa de descontentos y críticos del gobierno. ¿Lo logró? No estoy tan seguro, por cuanto las frías cifras no lo muestran. El 1.427.637 obtenido por la derecha representa solo el 12,88% de los 13.552.823 habilitados para votar y solo el 10.38% del total de 14.000.000 de electores que tiene el padrón de 2016. Si en noviembre votaran 9.000.000  personas  , Piñera debiera contar al menos con 4.000.000 de votos para acercarse al 50% que necesita para ser Presidente, es decir unos 2.600.000 votos más que la base teórica con la que parte. ¿De dónde los saca? No lo sabemos.  El  ganó con solo 827. 347 votos es decir un paupérrimo 5,8% del padrón electoral 2016,    muy lejos de la votación de la derecha en las  presidenciales cuando Matthei logró 1.648.481 votos en primera vuelta y 2.111.830 en balotaje. Cifras también muy alejadas de los  1.417.637 votos obtenidos por la suma de los tres candidatos en lisa. Para relativizar aún más la “victoria” cabe señalar que Ossandón, quien  obtuvo 372.011 votos, pone condiciones para entregar su apoyo  pidiendo nada menos  que el cambio de la Ley de Pesca, la gratuidad total de la enseñanza universitaria y establecer una muralla entre dinero y política. ¿Está Piñera en condiciones de ceder en esto? Pienso que en ningún caso. Es más, nadie sabe exactamente cuanta gente independiente,  que ha votado y votará Nueva Mayoría,  entregó su voto a Ossandón o Kast justamente para parar a Piñera.

En estas condiciones, si bien estas primarias significaron un aliciente importante para la derecha, el escenario electoral, tal como lo ha sostenido Roberto Méndez de ADIMARK, permanece totalmente abierto. La disputa será cerrada. La Nueva Mayoría puede ganar pero debe abrirse hacia otros sectores a su izquierda y no cerrarse como  pretenden algunos conservadores que aún permanecen en sus filas.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl