«Enseñar, es enseñar a dudar» Eduardo Galeano

 

 

Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

SOBRE LA SITUACION POLITICA (PARTE 2)

II.- Retomar la tarea de democratización del país

8.- El objetivo general de las fuerzas democráticas, debe ser continuar avanzando en la tarea de democratización de nuestra sociedad con vista a mejorar las condiciones de vida de los chilenos, formulando cuanto antes un programa solido y coherente que, al tiempo, de expresar los problemas más apremiantes de las mayorías, se haga cargo cabalmente de la estrategia de desarrollo del país, esto es, el crecimiento sostenido, cualitativo y sustentable.

Es preciso constatar que, pese a lo logrado, nuestra economía es aún demasiado vulnerable y avanzar tras esos objetivos no es cuestión que se logre en plazo breve y sin un esfuerzo persistente del conjunto de la sociedad.

De allí que es imprescindible establecer una perspectiva de desarrollo, de  crecimiento y de progreso material, que nos permitan alcanzar posiciones más sólidas en el plano económico, social e institucional, sobre la  base de una estrategia nítida en torno a la cual se ordenen las diversas iniciativas que es necesario llevar adelante.

9.- Esas orientaciones estratégicas fundamentales deben apuntar a profundizar el intercambio internacional y a fortalecer y ampliar el mercado interno.

A partir de estas orientaciones corresponderá definir las tareas prioritarias que  se deberán emprender, entre otras, en infraestructura, energía, educación, capacitación de la mano de obra, comunicaciones, turismo, investigación e innovación tecnológica, en el plano institucional, etc.

Distraer energías de esas tareas fundamentales nos sitúa al filo de farrearnos la posibilidad de avanzar sostenidamente en la democratización de nuestra sociedad. En esta perspectiva es necesario privilegiar el ahorro y la inversión por sobre el gasto y utilizar los recursos naturales del país al servicio de todos los chilenos, restableciendo, por ejemplo, el carácter público de las aguas.

En especial, estatizar la gran minería del cobre en manos del capital extranjero y establecer una empresa estatal de explotación del litio, con carácter monopólico. Los requerimientos financieros del desarrollo hacen aún más necesaria adoptar estas decisiones.

10.- Chile tiene acceso al 95% de los mercados mundiales, pero una cosa es acceder a ellos y otra es posicionarse cabalmente. La estrategia en curso amerita un claro concierto entre el estado, las empresas y los trabajadores, si se quiere  alcanzar altos niveles de competitividad, consolidar las opciones alcanzadas, abrir nuevos mercados y alternativas para nuestros productos. 

Una política más equitativa en la distribución de los ingresos se funda en la necesidad de avanzar hacia un desarrollo más armonioso de nuestra sociedad, condición indispensable para que el país y sus empresas sean más competitivas en el orden internacional.

De allí que el propósito de mayores grados de “flexibilidad laboral”, cuyo único objeto es abaratar el costo de la mano de obra, constituye una amenaza a las potencialidades competitivas del país. Por el contrario, ante la necesidad de competir mejor, es clave el aumento sostenido de los salarios. Se trabaja mejor si se está debidamente remunerado.

Cabe subrayar que la competitividad de las empresas debe descansar en la estabilidad social del país, en sus certezas institucionales y jurídicas, en las mayores destrezas de nuestra mano de obra, en la innovación tecnológica y en la propia eficiencia de las empresas

Por el contrario, de persistir altos grados de desconfianzas y de tensiones las empresas chilenas se harán menos eficientes, lesionarán su productividad y la calidad de los productos, afectando negativamente las potencialidades competitivas del país. 

11.- Al mismo tiempo, es decisivo ampliar y fortalecer el mercado interno, incrementando los ingresos de los sectores medios y populares. En esta perspectiva es clave sostener tasas altas de empleo en virtud de sus efectos positivos sobre la demanda lo que permite, a su vez, generar una dinámica que potencie el conjunto de las actividades económicas.

En función de ese objetivo es fundamental llevar adelante una política agresiva de promoción de las micro y pequeñas empresas, otorgando créditos estatales blandos y en condiciones flexibles de servicio de ellos, porque sus posibilidades de desarrollo están sujetas a la disponibilidad de soporte financiero fluido y de oportunos refinanciamientos operacionales. En realidad, ninguna empresa puede desenvolverse con éxito si está ahogada financieramente.

Un segundo criterio es implementar programas focalizados y especializados de asistencia técnica y de capacitación. Esto implica que el soporte técnico contribuya a que las mypes eleven sus capacidades para enfrentar los desafíos de gestión, entendidos estos como los métodos para resolver las tareas de cada negocio, o sea, las formas en que se presenta el continuo producción-distribución-comercialización y como se encaran las exigencias de esa trilogía.

También es preciso estimular las iniciativas asociadas de las mypes, ya que del grado de asociatividad depende para el pequeño productor, en buena medida, la posibilidad de realizar economía de escala, generar volúmenes de productos atrayentes y una oferta diversificada.

Se trata, en suma, de promover una actitud de mayor emprendimiento, un tipo de gestión más innovativa, que es indispensable en función de incrementar las capacidades competitivas del pequeño productor y de su desafío de elevar la productividad, disminuir costos, alcanzar precios eficientes, mejorar la calidad y presentación de los productos.

Acá, sin duda, se debe considerar la magnitud del esfuerzo y la perseverancia que él requiere porque se trata de una tarea que no puede ser encarada  con las exclusivas fuerzas del pequeño productor y que, por consiguiente, requiere de un adecuado soporte estatal.

12.- Resulta evidente que si se establece con nitidez un horizonte de desarrollo para el próximo período será posible dimensionar de modo más concreto los desafíos que se deben enfrentar, las tareas prioritarias, sus respectivos plazos y adquieren un sentido más coherente e imbricado las diversas iniciativas sectoriales que correspondería abordar.

Así, la estrategia de “apertura”, debiera situarnos en términos más precisos y exigentes respecto de los asuntos educacionales. Si hemos de proponernos alcanzar tales niveles de intercambio en cuáles plazos, de ello resultará también la proyección de qué nivel de escolaridad requerirá el país, qué calidad del profesorado, contenidos y métodos pedagógicos, etc.

Es claro que “la educación” es un factor clave en el ascenso y movilidad social, pero antes que nada es esencial en términos de productividad, manejo de tecnologías y calidad de los productos. Entonces, la prioridad debe consistir en que la cuestión educacional, incluida en ella la capacitación laboral, se enfoque en la dirección de la estrategia de desarrollo.

La tarea de mejorar la calidad de la mano de obra es asunto relevante. Más aún si se tiene en cuenta que de aquí a que la elevación del nivel cualitativo educacional se traduzca en mayores incrementos de calidades de ella transcurrirá un plazo aproximado de una década, de tal modo que en el interregno se hace necesario establecer planes especiales de perfeccionamiento de la mano de obra.

Es así que la exigencia de un segundo idioma es inevitable tanto para el plantel profesional y técnico de las empresas orientadas al intercambio, para los trabajadores de ellas que manejan tecnología más avanzada o cuyas labores residan en los servicios que se prestan a los diversos flujos de visitantes extranjeros, en especial al turismo.

13.- Si esta estrategia de desarrollo descansa en el intercambio y la ampliación del mercado interno, es indudable que de ello cabrá concluir cuántas y cuáles serán las tareas que se deberán acometer en  el plano de la infraestructura, ya sea que se trate de carreteras, caminos secundarios, aeropuertos, puertos, etc.

Similares proyecciones correspondería hacer, entre otras, respecto de comunicaciones, energía, investigación e innovación tecnológica, seguridad pública. Elevar los niveles de la seguridad ciudadana dice directa relación con mejorar la calidad de vida de las personas y también desde el punto de vista de las actividades económicas si se pretende, por ejemplo, desarrollar extensivamente la industria turística.

A este respecto se hace bien en concentrar esfuerzos en comunas y barrios de mayor densidad delictiva, pero es necesario también orientarse prioritariamente hacia los delitos que alimentan dinámicas más “perversas”. Por ello, se debe focalizar el combate contra el tráfico de drogas a todos los niveles y en las bandas delictivas que evidencian un cierto grado de “profesionalismo”.

14.- En otro plano, las cifras en investigación no sólo son bajas sino, además, no existe una articulación eficaz entre el estado, las empresas y las universidades. Todavía más, los antecedentes indican que la investigación financiada por el estado no guarda una estricta relación con el entramado productivo del país.

Acá, correspondería que el gobierno constituya un comité público-privado, con participación de empresarios y universidades que, a plazo breve, establezca criterios respecto de qué tipo de investigación requiere el desarrollo del país. Alcanzar aquí un consenso puede resultar significativo para impulsar esta área y facilitar sus requerimientos de financiación.

15.- La modernización de la organización del estado también debe enfocarse desde la estrategia de desarrollo. Es cuestión decisiva para el progreso democrático concretizar las reformas constitucionales.

Un sistema político que adolece de limitaciones en sus formas de representación, constituye un obstáculo para el desenvolvimiento normal de nuestra sociedad. Por el contrario, importa al desarrollo del país prestigiar sus instituciones y hacerlas más sólidas.

Es conveniente revisar el sistema de municipios y de regionalización a fin de incrementar su eficiencia en la gestión y  vincularlos más directamente en los procesos de intercambio, a partir de la formulación de planes estratégicos en función de potenciar sus ventajas productivas, de la explotación intensiva de aquellos rubros transversales, como es el caso del turismo.

Estos son los cimientos  en que se sostiene un real proceso descentralizador. Propiciar resolver el problema del “centralismo” bajo criterios preferentemente políticos, como la elección directa de las autoridades regionales, puede derivar en procesos de “federalismo”, con los riesgos de déficit públicos como ocurre en otros países.

16.- Es necesario que el estado, en especial el gobierno, más allá de sus funciones legislativas y de gestión, ejerza una suerte de liderazgo en impulsar la estrategia de desarrollo y no se limite sólo al ejercicio  eficiente de sus facultades político-administrativas.

Se precisa de un tipo de estado más reducido pero de mayor calidad; menos ingerente en ciertos ámbitos pero con mayores facultades y eficiencia en su tarea fiscalizadora; menos asistencial y más promotor de emprendimientos; más ágil y menos burocrático-administrativo; y en algunas áreas, definitivamente propietario y gestionador.

16.- En general, por un período no breve, los egresos fiscales deben orientarse en prioridad a la inversión a fin de potenciar y dinamizar las actividades productivas. Sin embargo es preciso encarar las situaciones más apremiantes de quienes subsisten en condiciones altamente desmedradas y/o damnificados por desastres naturales, pero sin hacer del subsidio estatal una política permanente.

Así, la asistencia estatal debe focalizarse hacia los sectores más vulnerables de la sociedad, esto es : tercera edad e infancia. Por ejemplo, se debieran establecer casas de acogida, costeadas por el estado y garantizando su calidad, para las personas mayores de familias de menores recursos.

También es imprescindible encarar la tarea formativa de la infancia, para ello se debe emprender, a partir de la  enseñanza básica, un plan especial cuyo fin es asegurar la calidad y gratuidad para la enseñanza de los niños.

Ello implica la selección del mejor plantel docente de que pueda disponer el país, estableciendo remuneraciones acordes con esa calidad y la construcción o adecuación de colegios debidamente confortables.

De igual modo, es preciso acometer la tarea de construir parques populares hasta alcanzar la densidad de áreas verdes recomendada por la OMS.

Otro tipo de subsidios, como el habitacional, tienen un efecto mas positivo en la marcha de la economía, en cuanto demanda a diversos rubros, con consecuencias favorables sobre el empleo y las remuneraciones. Por tanto, es conveniente ampliar la cobertura e incrementar los montos de los subsidios habitacionales.

17.- En suma, cabe subrayar que la estrategia de desarrollo debe sostenerse por un período prolongado, en esta perspectiva es preciso apuntar a generar un “clima virtuoso”, exento de toda demagogia, tras el sentido de un país que se propone como horizonte hacer las cosas del mejor modo posible para responder adecuadamente a los desafíos que nos están planteados, es necesario convocar a trabajar “más y mejor” y a que ese trabajo sea debidamente remunerado.

Fernando Avila

Julio-2023

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

1 Comentario en SOBRE LA SITUACION POLITICA (PARTE 2)

  1. Valioso artículo de Fernando Avila. Necesitamos elevar el nivel de la discusión política. Abandonar la «pelea chica» y propner contenidos, soluciones, rutas a seguir. Eso propone este documento en diversas materias, como estrategia de desarrollo, de inversión, de educación,etc. El papel del Estado en estas estrategias revela la diferencia entre el progresismo y la derecha. Poner el acento en estos temas es una camino para formar grandes mayorias.

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl