«Aquellos o aquellas que creen que la política se desarrolla través del espectáculo o del escándalo o que la ven como una empresa familiar hereditaria, están traicionando a la ciudadanía que espera de sus líderes capacidad y generosidad para dar solución efectiva sus problemas.»

Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

Soluciones basadas en la naturaleza

María Gabriela Saldías Peñafiel

Ingeniero Agrónomo- Paisajista. Investigadora y docente, Escuela Arquitectura del Paisaje, Universidad Central de Chile.

Se escucha con cierta frecuencia y en mayor medida los últimos años el concepto, “soluciones basadas en la naturaleza”. Al indagar un poco más se puede asociar con diversidad de problemas existentes que requieren solución y que éstas se encuentran en la naturaleza. Parece simple, pero como en muchas ciudades esta naturaleza se encuentra oculta, alterada o subvalorada hay que rescatarla y traerla nuevamente para que cumpla con sus funciones.

Cada ciudad está inserta y forma parte de un Paisaje determinado por factores de suelo, clima, disponibilidad hídrica y los usos que realizan los humanos, sin embargo, muchas veces cuesta reconocerlo por la falta de valoración de sus recursos o hitos geográficos, sean éstos ríos, humedales, lagos, océano, cerros islas, precordillera andina, valle…..con una inmensa variabilidad de posibilidades y riqueza natural en un país con diversidad de climas, geomorfología y suelos. En la misma categoría de desconocimiento y deterioro cabe la flora y vegetación nativa, en desmedro frente a las especies vegetales foráneas.

En forma muy reciente hemos constatado a través de crudas imágenes lo alejada que están muchas de las ciudades del país en comprender, aceptar y respetar la dinámica natural de su territorio. Ejemplos son variados: ríos que inundan casas producto que las casas están construidas en zonas inundables, en los lechos de ríos; departamentos deteriorados por ingreso de barro al estar construidos al lado de un cerro, claramente zona no apta para construir; edificios en riesgo por estar construidos en suelo en movimiento como es el caso de las dunas; calles de diversas ciudades inundadas producto de la deforestación y alteración de las riberas de los ríos ya sea por extracción de áridos u otros usos no permitidos (transgrediendo la normativa); conjuntos habitacionales que sufren permanente humedad por estar construidos sobre humedales, en suelos con napas freáticas superficiales que cada cierto tiempo afloran inevitablemente. Más aún, los incendios que han afectado a numerosas viviendas en cerros de Valparaíso y poblados enteros (caso Santa Olga) por estar colindantes a plantaciones forestales. No se puede dejar de mencionar la no inclusión de las fallas geológicas (caso falla de Ramón) en la planificación urbana, se sigue construyendo sobre ella.

El pronóstico es claro, si no hay cambios significativos, estas situaciones se seguirán produciendo producto que el cambio climático traerá nuevos eventos de precipitaciones similares a los vividos en el último tiempo en una extensa zona geográfica del país, así como incendios forestales en temporada cálida. Los sacos de arena no son la solución. Retirar el barro y reconstruir tampoco. Se deben recuperar esos terrenos para el río y humedales, impedir que se sigan alterando sus riberas y aplicar las llamadas “soluciones basadas en la naturaleza” que deberían de formar parte de la normativa. Normativa inviolable que indique donde y como construir ciudades, dejando fuera el mercado.

De acuerdo a la organización worldwildlife.org, “las soluciones basadas en la naturaleza se refieren a un conjunto de acciones o políticas que aprovechan el poder de la naturaleza para abordar algunos de nuestros desafíos sociales más urgentes, como la amenaza de la disponibilidad del agua, el creciente riesgo de desastres naturales o el cambio climático”.

Tomando como ejemplos algunos casos anteriores en que las situaciones están estrechamente ligadas al sistema hídrico, las soluciones basadas en la naturaleza comprenderían proteger, restaurar y gestionar los ecosistemas de manera de aumentar su resiliencia y capacidad de abordar los efectos del cambio climático, lo que se traduce en respetar los lechos y zonas inundables de los ríos, forestar o recuperar la vegetación de las riberas de ríos y otros cuerpos de agua o humedales. Incrementar la infraestructura verde urbana, aprovechando los techos de edificios, retazos de suelo inutilizados, bordes de carreteras, cerros islas y toda la variedad de espacios disponibles, incluidos los patios de casas y edificios. Como el concepto es muy amplio, incluye desde polìticas públicas, estrategias y variedad de acciones que apunten a tener ecosistemas sanos en base a una infraestructura verde fuerte y consolidada.

Basta ser un simple observador de los intensos acontecimientos climáticos que se están repitiendo en diversas latitudes para comprender que es una situación planetaria a la que no escapamos y debemos enfrenar con resolución y medidas contundentes basadas en la naturaleza.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl