«Nuestro país requiere sumar voluntades tras el logro de cambios significativos en la sociedad. Todos los estamentos públicos y sociales, deben cambiar: egoísmo por solidaridad,  crecimiento por desarrollo, Compromiso por la displicencia y la apatía,…  Sumando a ello una visión integral de ciudadanía , la sabiduría por la ignorancia,  unidad por sobre dispersión«

Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

Somos Naturaleza

María Gabriela Saldías Peñafiel

Ingeniero Agrónomo- Paisajista. Investigadora y docente, Escuela Arquitectura del Paisaje, Universidad Central de Chile.

En tiempos de elecciones en que próximamente deberemos elegir a la máxima autoridad del país, a quien entregaremos nuestra confianza y a la vez esperanza de mejorar lo que por uno u otro motivo no ha sido abordado o las medidas que se han aplicado han sido insuficientes. Surgen una infinidad de temas que nos hacen reflexionar sobre nuestra postura y definición.

Uno de los temas de vital relevancia es el cuidado de la naturaleza, a veces tratado bajo el nombre de conservación de recursos naturales, cuidado del medio ambiente, desarrollo sustentable o similares. Por algún motivo el concepto naturaleza se ve alejado de lo real y tangible para muchos, alusivo a los otros seres vivos y su medio.

Pero ¿qué entendemos y qué importancia tiene el mundo natural o naturaleza?. Desde una perspectiva antropocéntrica solamente tiene relevancia en la medida que es útil para el ser humano, ya sea para su consumo u otros usos que tienen que ver con la estética, recreación que aportan al bienestar físico, psíquico y espiritual; es decir la naturaleza al servicio del ser humano. Sin embargo, se ha comprobado que con esta mirada lo único que se ha logrado es un uso irracional de los recursos, perdida de paisajes, flora y fauna, muchas especies en categorías de amenaza y un continuo deterioro del medio en que vivimos, sumando un alto porcentaje de suelos degradados, aire y agua contaminadas junto a ciudades caracterizadas por la desigualdad.

No hay lugar a dudas: el modelo occidental extractivista ¡ha fracasado! lo que nos obliga a buscar nuevos rumbos sino queremos colapsar en el camino, tanto a nivel de ecosistema como de especie. En esta búsqueda encontramos muy buenas lecciones en la cosmovisión de los pueblos originarios que cuidan su territorio y no tienen esas ansias consumistas, por el contrario sus actividades tradicionales como el pastoreo y la agricultura son ejecutadas a pequeña escala dando los tiempos de recuperación de los suelos y respetando los ciclos naturales.

En momentos de grandes decisiones, el candidato Gabriel Boric se nos presenta como una figura promisoria. En su programa de gobierno deja comprometida la protección y recuperación de los suelos (avanzar hacia la agricultura de la conservación), disminuyendo el uso de pesticidas. Con esta medida inmediatamente estaremos contribuyendo a la salud de los ecosistemas en su conjunto, siendo beneficiadas todas las especies que lo habitan, incluyendo el ser humano. De igual manera su mirada de construir un país resiliente al cambio climático y con seguridad hídrica dejando claro que el enfoque de gestión debe ser ecosistémico y a nivel de cuencas, a través de una visión holística del territorio tan necesaria y faltante o muy débil hasta la fecha.

Somos muchos, hombres y mujeres de todas las edades que vemos con optimismo que estos cambios trascendentales se producirán con nuestro próximo presidente, en concordancia con el trabajo que realiza la Asamblea Constituyente. Con ello se cumplirán las bellas palabras del discurso de Elisa Loncón, que dicen:

“Un principio importante que debe contener la Nueva Constitución es reconocer los Derechos de la Madre Tierra, de la Mapu Ñuke, porque debemos habitar en correspondencia con la naturaleza desde el principio del ixofij mogen, que reconoce todas las formas de vida y así a superar el modelo extractivista que saquea el agua y destruye los ecosistemas” [i]

Sus palabras ponen la naturaleza en el centro de su mensaje, un suceso absolutamente nuevo en el ámbito político.  Lo que debería ser obvio, no lo es y se vuelve imperioso decirlo, ya que así como las aves, los insectos y otros animales, los musgos, los hongos, microorganismos y todo tipo de plantas, nosotros los seres humanos somos también Naturaleza, compartimos el planeta y nos necesitamos. Al dañar a nuestra Madre Tierra nos dañamos a nosotros mismos.


[i] https://www.eldesconcierto.cl/nacional/2021/10/26/video-el-aplaudido-discurso-en-mapudungun-de-elisa-loncon-el-estado-nos-ha-excluido.html

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl