«Enseñar, es enseñar a dudar» Eduardo Galeano

 

 

Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

Visiones de Arte

Equipo laventanaciudadana.cl

Periodismo ciudadano.

Autor: John George Brown

Título: “Simpatía”

Año: 1885, óleo sobre tela 64,1 cm x 50,8 cm

Ubicación: Colección privada

Fuente: https://www.facebook.com/1000quadri/

Nota desde la fuente:

El impulso de presentarles este cuadro surgió de un pasaje de la película “La mejor juventud”. Hay una escena en la que un joven, interpretado por Luigi Lo Cascio, se somete a un examen médico y obtiene una buena puntuación de 30.

El profesor, interpretado por el músico de free jazz Mario Schiano, destacó que merecía un 28 pero añadió un par de puntos en la evaluación teniendo en cuenta el «cociente de semejanza» del alumno.

La simpatía, en etimología griega, tiene que ver con la capacidad de cuidar y aliviar el dolor de los demás. Desde este punto de vista, dice el profesor, la simpatía es muy importante para un médico y por eso la recompensa. Además de una buena preparación, el candidato también reconoce las cualidades humanas.

Pero vayamos al cuadro realizado por John George Brown, un pintor inglés que vivió en Estados Unidos. El artista se especializó en escenas de “género”, pintando principalmente limpiabotas, caracoles y niños pobres que encontraba en la calle. Sus obras tuvieron mucho éxito entre el público, pero menos entre la crítica. Brown se mantuvo fiel a estos temas porque, dijo, él mismo era un niño de la calle y siguió adelante.

Los personajes de esta imagen son dos niños. Uno está agotado por el trabajo y tiene los ojos brillantes. Es lustrador de zapatos y vemos las herramientas del oficio a sus pies. A su lado, un amigo lo apoya: con la mirada, poniendo una mano en su hombro, con una sonrisa, con el alma. He aquí la “simpatía” que se activa al intentar consolar al otro.

La pincelada del pintor es emocionalmente vibrante e impresionista. La paleta se restringe a tonos marrones y neutros que encajan bien con el contexto de lucha e indigencia de los niños de la calle. Me pregunto si el pintor conoció a nuestro Ceruti, dijo el Pitocchetto.

Aquí la pintura no es culta, no es vanguardista, no es virtuosa, pero es capaz de contar de manera sencilla y directa las relaciones y cualidades humanas.

Que tenga un buen día, señor(a)

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl