«Aquellos o aquellas que creen que la política se desarrolla través del espectáculo o del escándalo o que la ven como una empresa familiar hereditaria, están traicionando a la ciudadanía que espera de sus líderes capacidad y generosidad para dar solución efectiva sus problemas.»

Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

LOS PRESUPUESTOS 2023

Miguel Ángel San Martín

Periodista. Especial para La Ventana Ciudadana, desde Madrid, España.

          No le hemos dado la importancia suficiente, pero los Presupuestos para el año 2023 tienen un sello distinto, que marcan una intencionalidad social evidente.

          El documento elaborado por el Gobierno ya se encuentra en el Parlamento para su análisis, discusión y aprobación, -si Sus Señorías así o consideran-. Es de esperar que en este proceso prime el sentido común, la sensibilidad social y el bienestar de las grandes mayorías nacionales, por sobre la politiquería y los intereses particulares.

          Es importante señalar que este Presupuesto, el primero en la era Boric, tiene como principio fundamental ampliar las políticas sociales y recuperar la presencia del Estado, dando prioridad al gasto público en función de las necesidades de la gente. Como ejemplo de aquella voluntad, se va a promover con fuerza la inversión pública, con lo cual se incentiva que también lo haga la inversión privada, lo que asegurará la generación de empleo.

          Uno de los temas más sensibles en la actualidad lo constituye la seguridad ciudadana. No es de recibo que la delincuencia vaya creciendo en violencia, utilizando armas cada vez más destructivas. La audacia de los delincuentes debe ser combatida con la audacia policial, en conjunto con la población, cuya participación en esta lucha debe ser masiva y constante.  Por ello, se destinarán más recursos públicos  para potenciar el material humano y técnico de las policías

          Junto con el combate a la delincuencia, en estos presupuestos se contempla una ampliación en los recursos para que todos tengamos pensiones adecuadas, salud de calidad, educación de nivel, vivienda digna, con la perspectiva de que todos tengamos una vida mejor y más segura.

Este Presupuesto de la Nación tiene un crecimiento del 4,2%. Pero hay capítulos que tienen evidentes aumentos que demuestran la voluntad gubernamental de avanzar en lo social, mejorar la calidad de vida media del chileno y avanzar en aspectos que vayan reduciendo las inequidades que tanto ofenden.

          Es evidente que un documento como éste, necesita ser financiado correctamente. Es oportuno señalar que los recursos históricos de nuestro país, deben ser reordenados, redistribuidos en los diversos capítulos  del gasto público. Pero que habrá que buscar otros para adecuarlo al crecimiento que se propone. Entonces, se debe hacer una Reforma Tributaria que satisfaga las demandas populares y que se reflejan en un documento tan ambicioso.  Reforma Tributaria que busque la justicia en cuanto a las obligaciones de cada ciudadano, porque esto es una responsabilidad colectiva, común, de todos. Y, para ser consecuente con el anhelo social de su utilización, la reforma debe buscar equilibrio entre los que ganan más y los más pobres.

          En esta insinuación de temas, considero importante señalar que estamos enfrentando circunstancias duras y difíciles en nuestro devenir cotidiano. Estamos sufriendo las consecuencias de los esfuerzos realizados para enfrentar una pandemia terrible que aún perdura en el mundo entero. Estamos sufriendo también los embates de una guerra cruel que se vive en la zona europea y que provoca escasez de insumos energéticos y de productos alimenticios de necesidad diaria.  Además, internamente, estamos viviendo una tensión inusitada provocada por un sistema económico que se resquebraja debido a tantos abusos, injusticias e inequidades que perduran en el país. Como si fuera poco, nos está afectando también el evidente cambio climático que se vive en el mundo. Por todo esto, debemos buscar soluciones adecuadas y que sean comprendidas y asumidas por y para todos.

          Los Presupuestos de la Nación para el 2023 son una puerta que se debe abrir para avanzar, para iniciar una marcha imparable de crecimiento en libertad, en paz y en igualdad.  Y la llave para abrir dicha puerta la tiene hoy el Parlamento, donde Sus Señorías deben actuar en consecuencia.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl