Quienes postulan al crecimiento económico sin restricción, sin respetar el Medio Ambiente... Desprecian la vida!!!.
Actualmente nos leen en: Alemania, Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

Los derechos que tenemos.

René Fuentealba Prado, abogado.

En reiteradas oportunidades, hemos afirmado el derecho que tiene el  ciudadano de una sociedad democrática a acceder a una información lo más objetiva posible acerca de lo que acontece en la comunidad de la cual forma parte. De ahí,  el deber ético de los medios de comunicación social y de los profesionales de la información de separar claramente lo que son los hechos de lo que son las opiniones y juicios de valor.

Por el momento, el debate político se centra en la definición del candidato presidencial de la coalición de derecha “Chile Vamos” para lo cual compiten  Sebastián Piñera, Manuel José Ossandón y Felipe Kast, y del candidato del alternativo “Frente Amplio” con Beatriz Sánchez y Alberto Mayol como contrincantes.

Cada uno de ellos, conforme a la ley,  puede  recoger aportes,  realizar propaganda y  utilizar la franja televisiva gratuita. En materia de recursos, de acuerdo a lo informado por el Servicio Electoral llama la atención que Kast, Mayol y Sánchez hayan recolectado sumas   bastante reducidas integradas por pequeñas contribuciones de carácter voluntario. Por su lado, Ossandón alcanzó alrededor de 82 millones, de los cuales 80 los aportó de su propio bolsillo. Sebastián Piñera recaudó 84 millones conformados por siete contribuciones  de empresarios de 12 millones cada una no registrando aportes propios.

La televisión abierta ha experimentado un giro bastante significativo, toda vez que, además de haber recreado algunos programas políticos, ha abierto nuevos espacios que han permitido conocer parcialmente a los candidatos, escuchar algunas de sus propuestas y promesas y sacarlos al pizarrón para que aclaren, en su caso, diversos cuestionamientos sin que hayan dejado tranquilos ni a los teleespectadores ni a los analistas ya que las explicaciones han sido confusas, llenas de ambigüedades y las interrogantes han quedado donde mismo.

Es evidente que son  los grandes medios tradicionales de prensa escrita los que  no han estado  ni  remotamente a la altura  de los requerimientos mínimos que un proceso político trascendente reclama.

Resulta indispensable para hacer posible un análisis clarificador que conduzca a una reflexión política madura y responsable, que las plataformas periodísticas cumplan ciertas condiciones básicas tanto desde el punto de vista de la ética como de la responsabilidad profesional. Y, por supuesto, mientras más importante sea  un periódico,   mayores serán las exigencias a que debe ser sometido.

Y es precisamente en este punto en el cual la principal cadena de prensa del país, “El Mercurio”,  que concentra en una sola mano el control de periódicos de la metrópoli y de prácticamente de  la totalidad de las regiones, queda absolutamente “al debe” frente a la ciudadanía.

Hemos insistido majaderamente en que los medios tienen pleno derecho a asumir determinadas opciones políticas, pero tienen la obligación de hacérselo saber a sus lectores. Hemos señalado que los medios tienen derecho a cuadrarse (aunque no nos guste)  con una determinada red de intereses económicos, financieros, valóricos o publicitarios, pero tienen el deber de transparentar la existencia de tales vínculos a sus lectores. Hemos reconocido que los medios tienen pleno derecho a tener opiniones y juicios de valor sobre cualquier suceso del acontecer nacional e internacional,  pero es inaceptable que manipulen los hechos mismos para inducir un determinado modo de pensar.

En la última semana, dos manifestaciones sucesivas evidenciaron esta forma de proceder que criticamos. Una de ellas, una exagerada entrevista de dos páginas, con llamado de portada,  a la hija de Sebastián Piñera (Mercurio 11.06.2017) que más parece un manifiesto de relaciones públicas destinado a promover la idea de que integran una familia de clase media de lo más normal,  que hace poco sus integrantes  se enteraron  de que su padre tenía tanta plata,  y  que vive de su sueldo. Las respuestas recuerdan cuando hace algunos años atrás, la cónyuge del ahora precandidato declaraba que en época de crisis la familia también se había visto afectada y tuvo que dejar de consumir Coca Cola en tanto que su Ministro del Interior decidió apagar la calefacción para sufrir como los pobres.   La otra, la información en primera página  del diario La Segunda titulando “Piñera es recibido como héroe en su comando tras su participación en Tolerancia Cero” tras un tan  feble cometido que algunos analistas de derecha comentaron que  “los periodistas preguntan lo que quieren y los candidatos responden lo que quieren”.

Es lamentable que los intereses y compromisos políticos nos estén llevando a  la pérdida absoluta de confianza en las encuestas y en las informaciones de prensa, lo que genera una actitud de pusilanimidad en una población que se recoge sobre sí misma  y se ampara en la frase “ya no hay a quien creerle”.

A 150 días de los comicios presidenciales y parlamentarios, resulta necesario provocar un debate de fondo que contribuya a clarificar los sustentos ideológicos de cada candidatura y los compromisos concretos que asume para con cada uno de los sectores del país. El mandato ciudadano dejó de ser un cheque en blanco. Y eso, los postulantes deben tenerlo muy claro porque más temprano que tarde se les va a cobrar la cuenta.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl