«La violencia debe ser desterrada de la vida nacional… esto no se resuelve con respuestas técnicas, burocráticas ni policiales por sí solas, todas las expresiones de violencia que vivimos, tienen un origen político, social, cultural , sociológico y, sus respuestas pasan por propuestas que apunten a  cambios culturales, cambios conductuales y planes integrales de salud mental para la ciudadanía. Los profesionales del área, las universidades, las instituciones todas y el estado deben hacerse cargo del tema, con autocrítica y real compromiso con el tema.»

Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

EDITORIAL. Congreso del Futuro, Convención del Futuro, Gobierno del Futuro.

Equipo laventanaciudadana.cl

Periodismo ciudadano.

Ha concluido el ya tradicional Congreso del Futuro, encuentro  en el cual se han reunido intelectuales y científicos de diversos países del mundo para reflexionar críticamente acerca del porvenir de la especie humana y, en general, del planeta Tierra.

En un país acostumbrado a la ramplonería barata de medios de comunicación engolosinados con la farándula el delito, la violencia, la superficialidad. El solo hecho de detenerse simplemente “para pensar” es algo inusitado y sorprendente. El solo uso de la palabra “futuro” nos lleva a pensar en una realidad y un mundo en que nosotros ya no estaremos presentes y a concluir que hacerse cargo de los problemas que hoy se pre anuncian es tarea de otros.

Pero las cosas no son así.

Resulta imprescindible que entendamos que el inicio del futuro está en el presente y que cuando los científicos de nuestro tiempo trabajan para estudiar las condiciones bajo las cuales los humanos colonizarán Marte estamos tácitamente denunciando que hemos fracasado como humanos en la preservación de nuestro planeta para las nuevas generaciones.

Como se ha señalado, la especie humana viene a ser una plaga que crece sin control de tal forma que su sustentación está amenazada por el incontrolable interés empresarial que, carente de todo sentido moral, es capaz de atentar contra nuestro hábitat sin ninguna consideración ni perspectiva.

Este horizonte difícil de imaginar, curiosamente se cruza con la contingencia, de tal forma que hoy podemos aseverar que en la coyuntura misma estamos instalando los cimientos del mundo que vendrá.

La mirada de corto plazo es ciega ante amenazas y peligros que se ciernen sobre nuestras cabezas de tal forma que muchos impúdicamente desconocen la acechanza del cambio climático, se niegan a ver el avance de la deforestación, pretenden ignorar la creciente desaparición de innumerables especies animales y vegetales, cierran los ojos ante la muerte de millones de personas asediadas por el hambre y las enfermedades en medio de la sociedad de la abundancia y el despilfarro.

Nuestro país se encuentra inmerso en medio de la discusión y el desafío de una Convención Constituyente que pretende normar nuestra vida en común y de la asunción de un nuevo Gobierno.

Como lo precisó el presidente electo, enfrentarnos a los tiempos que se avecinan implica asumir que la mejor vida individual y familiar solo es posible si nos hacemos cargo de los demás, pues nadie está a salvo mientras no lo estemos todos. 

Generar una cultura centrada no en el antivalor de la competencia insaciable sino en principios básicos de una buena coexistencia tales como la cooperación, la colaboración, la solidaridad, constituye una condición inevitable de nuestro devenir.

Como dijo en una oportunidad un importante político chileno, “te mienten cuando te dicen que éste es el único mundo posible”. Por ahora, bástenos con pensar que lo que hoy hagamos condicionará la vida de nuestros hijos y de los hijos de nuestros hijos y que tal responsabilidad debemos asumirla.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl