Imperativo ético: la ciudadanía y los demócratas consecuentes, deben impedir la presencia de fuerzas Neo Fascistas en Chile.
Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

ANA GONZÁLEZ, MUJER HEROICA

Maroto

Desde Canadá.

Ana González, mujer heroica; esposa, madre y abuela incansable; tenaz defensora de los derechos humanos; luchadora ejemplar.

Cuarenta y dos años atrás, en abril de 1976, Ana vio partir a sus hijos Manuel Guillermo y Luis Emilio, a su nuera embarazada Nalvia y a su esposo Manuel. Arrebatados por las garras de la DINA, Ana nunca los volvería ver.

Dedicó su vida a la búsqueda de los suyos; dedicó su vida a la búsqueda de la verdad; dedicó su vida a la defensa de quienes fueron perseguidos por la dictadura; dedicó su vida a sacar la voz por la libertad y la justicia.

Ana González es una mujer heroica; pero no en el sentido de los súper héroes de hoy, con poderes sobrenaturales.

Ana González es una mujer heroica, que concentra en su persona las virtudes más apreciadas y hoy tan escasas en nuestra sociedad. Sus poderes son de este mundo: su fortaleza y coraje, su humildad y modestia, su perseverancia inagotable, su rebeldía a toda prueba, su espíritu guerrero y luchador, y su profundo amor por su pueblo.

Los jóvenes eran su esperanza. Hace no mucho tiempo señaló, refiriéndose a la realidad del Chile de hoy, “El país está como lo pensó Pinochet. Cuando dicen “le ganamos a Pinochet”, pienso que no es verdad. No le ganamos. Seguimos divididos y los luchadores de antes se recogieron a sus casas. Para eso fue la dictadura: para silenciar al pueblo que había ganado su libertad. Pero confío en los jóvenes de hoy. Salen a las calles a protestar y eso significa que vamos bien”.

La defensa de los derechos humanos es muchas veces sinónimo de una vida llena de amenazas, ultrajes, humillaciones e incluso muerte. Sin embargo, Ana nunca dejó que estas vivencias tan dolorosas y difíciles mermaran su valentía, ni comprometieran su extraordinario compromiso por la defensa de la dignidad y los derechos de todos los chilenos y chilenas.

Una larga vida de sacrificios personales se fue acumulando en cada una de las profundas arrugas que surcaban su rostro. Una larga vida de solidaridad y entrega, mantuvieron la luz y transparencia de sus ojos. Su semblante nos revela una mujer de mirada fuerte y tierna a la vez; una mujer cuya historia estuvo marcada por la pérdida de los suyos y de tantos otros, pero cuyo amor por la vida le permitió continuar caminando siempre con la mirada en alto, con porfiada esperanza y optimismo.

Ana pudo haber sido una mujer triste; nadie la habría juzgado por ello; sin embargo, Ana escogió, aun con todo lo vivido, la felicidad. Esa felicidad que la dictadura intentó arrebatarle, pero que ella siempre encontró en los niños, en su gente y en las cosas más simples de la vida.

Como canta Ana Tijoux, en la canción Sacar la voz, que dedicó a Ana González en un concierto íntimo, “Respirar para sacar la voz; Despegar tan lejos como un águila veloz; Respirar un futuro esplendor cobra más sentido si lo creamos los dos; Liberarse de todo el pudor; Tomar de las riendas, no rendirse al opresor; Caminar erguido sin temor;  Respirar y sacar la voz”.

Ana González ha partido, sin embargo no nos ha dejado.

Ana González nos seguirá acompañando con su ejemplo, con una vida que estremece y conmueve, como un desafío profundo a dejarnos tocar por el dolor propio y de otros, a no bajar la mirada, y que nos invita a seguir luchando, con más fuerza y compromiso, por un chile más justo, humano, fraterno y solidario.

Compañera Ana González, gran mujer y ser humano, quedas presente en nuestros corazones, hoy y siempre.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

1 Comentario en ANA GONZÁLEZ, MUJER HEROICA

  1. Se nos fue una grande, de las “imprescindibles”
    Seguramente unos cuantos que negociaron con el Yerno del dictador asesino andaban, sin vergüenza alguna, en el funeral…

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl