La Solidaridad no es "flor de un día", tampoco un "remedio" de pandemia... La SOLIDARIDAD verdadera nace de lo más profundo de la inteligencia y bondad humana y, es una conducta permanente.
Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

APRENDAMOS A VIVIR LA NUEVA NORMALIDAD

Especial para La Ventana Ciudadana
Desde Madrid

Mucho se habla de la “nueva normalidad”, pero poco se profundiza en ello. Se trata de la forma en que debemos “convivir” con el corona virus, mientras no se descubra una vacuna probadamente efectiva y que no provoque efectos colaterales en la salud de las personas.

Numerosos laboratorios del mundo entero se encuentran trabajando en la búsqueda de este fármaco. Unos van más avanzados que otros, pero lo cierto es que no se ha llegado al producto certero, científicamente probado y definitivamente aprobado por los organismos internacionales.

Mientras esperamos, debemos tener claro que el virus está latente y que los contagios amenazan a la población mundial. Ya son millones los contagiados y las cifras de fallecidos avanzan imparables hacia el millón de víctimas.

Hasta ahora, el método más seguro para evitar la propagación del letal Covid-19, es el confinamiento de la gente en sus casas. El encierro total y masivo. Esto significa que los países que adoptan esa decisión, se paralizan económicamente y las pérdidas son muy importantes. O sea, la crisis económica es superlativa y generalizada. Por lo tanto, los esfuerzos que deben hacerse a nivel de autoridades, deben ser muy drásticos, con medidas profundas y sacrificios enormes.

Pero hay ciertos grados de esperanza. Por ejemplo, ya sabemos cómo y cuándo se propaga el contagio. Sabemos los niveles de afectación y cuáles son los sectores más vulnerables de la población. Médicamente, hoy conocemos las medidas que deben adoptarse, los recursos mecánicos que existen para ayudar a la recuperación de los contagiados, incluso las medicinas que ayudan a paliar los efectos de la enfermedad.

Pero hay una forma de conducta masiva que permite prever los contagios y evitar, de esa forma, los confinamientos que paralizan la economía general de un país. Los expertos nos han recomendado muchas medidas prácticas, pero muchas veces somos incapaces de asumirlas. Debemos, en consecuencia, adoptar estas medidas como una práctica constante, como una forma de nueva vida, como una adaptación a esta “nueva normalidad” a la que debemos llegar.

Necesitamos disciplina y solidaridad social. Disciplina, para asumir todas y cada una de las recomendaciones hechas. Y Solidaridad, para respetarlas pensando no sólo en nosotros y nuestros seres queridos, sino también en nuestros vecinos, en nuestros compatriotas. Si conseguimos parar el contagio, bajar la curva de los indicadores hasta niveles más que razonables, podríamos salir de nuestras casas, volver a realizar nuestras tareas cotidianas y volver a poner en movimiento nuestros países.

Hay países del oriente que lo están consiguiendo con mayor éxito. Ellos mantienen con disciplina social un verdadero catálogo de medidas. Japón, por ejemplo, asume un documento denominado “Nuevo Modelo de Vida”, y advierte a la gente que debe prepararse para mantener esto durante un largo período de tiempo. Se trata de un documento que mezcla la ciencia, con la lógica, la racionalidad y la experiencia, para que todos alcancen niveles razonables de estabilidad cotidiana. Mantener la distancia entre las personas, usar la mascarilla, lavarse las manos con mucha frecuencia, salir al aire libre, evitar las conversaciones cara a cara, cuando se regresa a casa quitarse la ropa y lavarla, realizar compras electrónicamente, ir al supermercado solo y en las horas de menor asistencia de personas, no hablar en el transporte público, incluso ir a trabajar en bicicleta o a pie, utilizar las videoconferencias para las reuniones, no viajar al extranjero a países con reconocido nivel de contagios, recordar con quienes se han reunido si resultan contagiados, cubrir la tapa del inodoro cuando lo descargue…en fin, una serie de medidas que las hemos escuchado muchas veces, pero que debemos hacerlas un hábito.

Las autoridades de Japón predicen que esta forma de vida se debe mantener, al menos, un año y medio. Será la forma racional y disciplinada para convivir en paz con un virus que nos causa tanto daño, hasta que consigamos eliminarlo totalmente. 

Fuente de figura:
https://www.marca.com/tiramillas/actualidad/2020/06/10/5ee088c2ca4741a20a8b45c5.html

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl