«La ciudadanía tiene el deber y el derecho de cuidar la democracia, salir al paso de cualquier posibilidad de extremos que pongan en peligro las libertades públicas. Digamos nó a la amenaza de fascismo en Chile , votar y votar bien, es nuestra responsabilidad.«

Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

ECO-FASCISMO Y SUPERPOBLACIÓN (Parte I)

Del blog de Ugo Bardi “El Legado de Casandra”(Cassandra’s Legacy), 18.01.2021

Desde Italia

«Eco-fascista» es el insulto habitual dirigido a cualquiera que se atreva a mencionar la superpoblación. Esto es gracioso para mí porque, hasta donde yo sé, los fascistas generalmente se preocupan por la de-natalidad, la pureza racial y fantasías mórbidas similares, pero no por la superpoblación, que se trata solo del número de personas y no del color de la piel, etc.

Aquí, no volveré a los aspectos puramente demográficos del tema al que ya se han dedicado varios posts sobre el «Efecto Casandra» y sobre «Apocalipsismo». En cambio, me gustaría hablar de este singular tabú cultural, característico (aunque no exclusivo) de la civilización industrial.

Para empezar.

Para entender de qué estamos hablando, consideremos que hoy somos casi 8 mil millones con una tasa de crecimiento de unos 80 millones por año, es decir 220.000 personas/día, más de 9.000 por hora,… 75 por segundo. Esto significa una masa humana estimada de alrededor de 400 millones de toneladas. La densidad de población humana promedio del mundo es de 55 personas por kilómetro cuadrado (excluida la Antártica), lo que significa un cuadrado de no mucho más de cien pasos por lado por cabeza. En Italia somos alrededor de 200 por kilómetro cuadrado, lo que significa media hectárea por persona, pero si consideramos solo la superficie agrícola, el cuadrado se convierte en solo 40 pasos por lado (unos 2.000 metros cuadrados).

Sin embargo, la cantidad de personas es solo uno de los factores involucrados porque tenemos ganado, campos, estructuras industriales, edificios y mucho más para vivir. En total, la ‘antroposfera’ (es decir, nosotros con todos los adornos) pesa alrededor de 40 billones de toneladas, que es algo así como 4.000 toneladas de hormigón, metal, plástico, plantas, ganado, etc. para cada uno de nosotros. Como promedio y muy toscamente.

Pero el número (o la cantidad) no es el único elemento. Desde 1800 la población se ha multiplicado por 8, pero el consumo total se ha multiplicado por 140, y si ha comenzado a caer en algunos países, como el nuestro, sigue creciendo a nivel mundial.

El tercer factor determinante, relacionado con los otros dos, es la tecnología, cuyos efectos son complejos, pero que, en conjunto, aprovecha los recursos restantes pero no puede generar nuevos. Por tanto, en última instancia, la tecnología aumenta en lugar de reducir tanto el consumo como la degradación del planeta. Un hecho ya observado empíricamente por muchos autores (comenzando con Jevons, ya en 1865) y científicamente demostrado por Glansdorff y Prigogine en 1971.

El resultado es que los ‘biomas’, es decir, los grandes sistemas ecológicos en los que se dividió la Biosfera y que mantenían en el planeta condiciones climáticas y ambientales compatibles con la vida (incluida la nuestra), ya no existen y hoy hablamos de ‘antromos’.

De los 21 antromos identificados, solo 3 se consideran «tierras silvestres», es decir, desiertos, tundra y restos de bosques tropicales primarios, para un total de poco más del 20% de la superficie terrestre (excluida la Antártica).  Pero incluso estos territorios están sujetos a fenómenos de degradación severos y muy graves, como incendios forestales, deshielo del permafrost, sequías, etc. Todo el resto, alrededor del 80% del secano, está ocupado por ecosistemas totalmente artificiales, como pueblos y campos, o muy modificados, como casi todos los bosques y pastizales supervivientes. En el mar es aún peor.

Esto significa que los ecosistemas propiamente ‘naturales’ prácticamente han desaparecido y que los restos dispersos de vida silvestre sobreviven en los intersticios de nuestro ‘hormiguero global’. De hecho, es un milagro que todavía exista tanta vida en la Tierra.

La «transición demográfica»

El padre de la ‘Transición Demográfica’ fue Adolphe Landry, un político francés de izquierda radical, que fue en repetidas ocasiones miembro del parlamento y ministro. Decididamente a favor de las políticas natalistas y un acérrimo detractor del trabajo de Malthus, Landry en realidad abrazó sus suposiciones, pero llegó a la conclusión de que no era necesario reducir la tasa de natalidad porque una población grande y dinámica era el principal activo de una nación. En cambio, la prosperidad económica debe incrementarse y extenderse de manera que provoque una estabilización gradual de la población, pero a niveles mucho más altos que al principio. En otras palabras, en comparación con Malthus, invirtió la causa por el efecto.

Originada a principios de la década de 1900 y luego reelaborada por numerosos autores, en pocas palabras, esta teoría sostiene que existe una condición ‘tradicional’ en la que la miseria, la enfermedad y la guerra conducen a una alta tasa de mortalidad, compensada por una alta tasa de natalidad, de modo que la población permanece sustancialmente estable. El progreso y la industrialización aumentan la prosperidad y reducen la mortalidad, de manera que la población aumenta mientras, en una etapa posterior, la tasa de natalidad disminuye hasta que se restablece un equilibrio sustancial, pero a niveles de población mucho más altos. Factores como la disponibilidad de recursos, la resiliencia de los ecosistemas, la contaminación, etc. no tienen una relevancia sustancial.

Sobre la base del conocimiento científico e histórico disponible hasta la década de 1970, la teoría parecía explicar bien lo sucedido en Europa y Estados Unidos durante los dos últimos siglos, por lo que se convirtió en un punto de referencia para todos los modelos demográficos.

Hasta ahora, nada extraño. La cuestión es, sin embargo, que durante los últimos 50 años el mejor conocimiento, especialmente histórico y antropológico, ha demostrado ampliamente que nunca ha existido un estado tan «tradicional» similar al asumido por la teoría. Por el contrario, las poblaciones han adoptado estrategias reproductivas muy diferentes en diferentes lugares y en diferentes momentos. En muchísimos casos, incluso en la Europa cristiana, se practicaron formas más o menos efectivas de control demográfico, ya sea limitando la tasa de natalidad (con varias combinaciones de formas infértiles de tener relaciones sexuales, condones, lactancia materna prolongada, abstinencia, aborto, infanticidio y abandono), o aumentando la mortalidad de los ancianos (abandono y matanza).

Aquellos que no lo hicieron se ganaron un lugar en los libros de historia porque desencadenaron invasiones o se extinguieron aplastados por su propio número. En todo caso, fue la combinación muy especial de factores históricos y ambientales lo que permitió que el capitalismo se afianzara lo que creó las condiciones culturales, sociales y económicas que llevaron a dos siglos de crecimiento demográfico y de nacimientos sin precedentes en Europa y Estados Unidos.

Mirando al resto del mundo, está ampliamente documentado que, casi siempre, fue la colonización europea la que primero condujo a un declive demográfico, a veces considerable, y luego al frenético aumento que en algunos casos aún perdura hoy.

En definitiva, la ‘transición demográfica’ comenzó como una propuesta política, creció como una hipótesis científica y finalmente se convirtió en una ‘leyenda piadosa’ en el sentido etimológico del término.

(En la próxima edición: Parte II)

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl