«Aquellos o aquellas que creen que la política se desarrolla través del espectáculo o del escándalo o que la ven como una empresa familiar hereditaria, están traicionando a la ciudadanía que espera de sus líderes capacidad y generosidad para dar solución efectiva sus problemas.»

Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

El cerebro, el intestino y cómo envejecemos [*]

Ugo Bardi

Desde Florencia, Italia

Un mensaje enviado al foro «The Proud Holobionts». Si está interesado en unirse, escriba a prudentlobster(thingette)gmail.com. Imagen del Centro Leverhulme para el Holobionte [1].

(¡Sí, existe tal cosa!)

Estimados colegas,

si bien cada día los humanos demuestran más y más su estupidez en la forma en que se tratan unos a otros, todavía existe algo como la ciencia «real» que avanza. Encontré un artículo reciente de Dilara Hasavci y Thomas Blank, de la Universidad de Freiburg, Alemania, que creo que puede ser de su interés en:

https://www.frontiersin.org/articles/10.3389/fncel.2022.944526/full

No pretendo haber podido leer y digerir todo el documento, pero sin duda es fascinante. Se trata de cómo la salud del cerebro humano se correlaciona con la microbiota intestinal. Suena extraño: ¿por qué estos dos órganos deberían estar tan estrictamente relacionados entre sí? Y, sin embargo, el cerebro está lejos de ser una versión blanda de la unidad central de procesamiento de una computadora. Un sistema enormemente complejo de células especializadas, principalmente la «microglía», pero también una gran cantidad de macrófagos, lo mantiene, administra, mantiene, repara y actualiza continuamente; los autores dicen:

«La microglía parenquimatosa y los macrófagos perivasculares, meníngeos y del plexo coroideo, que representan macrófagos asociados al SNC (CAM) no parenquimatosos, se encuentran entre las células inmunes innatas del cerebro (Kierdorf et al., 2019) [2]. Juntos, influyen significativamente en la inflamación cerebral y pueden ser el objetivo de los metabolitos derivados del intestino, especialmente con el aumento de la edad (Mossad y Blank, 2021) [3]. Las actividades relacionadas con el compartimento lisosomal altamente desarrollado de los macrófagos se encuentran entre sus principales tareas. La microglía y los macrófagos expresan una serie de familias de receptores que los ayudan a degradar tejidos viejos, necróticos y sustancias nocivas de la circulación y su entorno (Prinz et al., 2017) [4]. Por lo general, el SNC solo se ve levemente afectado por la activación transitoria de los macrófagos cerebrales. El envejecimiento, por otro lado, está asociado con la inflamación sistémica crónica y la activación persistente de los macrófagos cerebrales, lo que puede causar importantes disfunciones fisiológicas, conductuales y cognitivas».

Sorprendentemente, o quizás no, este aparato se ve profundamente afectado por el microbioma intestinal. La conexión es a través del sistema de circulación sanguínea:

«Los estudios en ratones libres de gérmenes (GF, por sus siglas en inglés) revelaron la importancia del microbioma en el desarrollo y la maduración de la microglía, así como en la función del cerebro adulto. La microglía de ratones adultos GF y libres de patógenos específicos (SPF, por sus siglas en inglés) muestran diferentes morfologías, incluidos los puntos de ramificación, longitud de dendrita, número de segmento y volumen celular. Además, el perfil transcriptómico de la microglía en ratones GF muestra una regulación a la baja de varios genes implicados en la activación celular y la inducción de la respuesta inmunitaria (Erny et al., 2015) [5]. La expresión en estas microglías está relacionada con la ausencia de microbiota en el tracto intestinal y altera su capacidad para responder a los inmunoestimulantes».

y

«Innumerables bacterias, virus, levaduras, bacteriófagos y hongos habitan en nuestros cuerpos. Mientras que los microorganismos se pueden encontrar en casi todas las superficies de nuestro cuerpo expuestas al medio ambiente, el tracto gastrointestinal (TGI) muestra la mayor cantidad y densidad de microbiota. Estas comunidades tienen importantes impactos en numerosos mecanismos fisiológicos, como la función del sistema inmunitario y el metabolismo (Zhuang et al., 2018; Dabke et al., 2019) [6][7]. El intestino modula varias funciones en el cerebro mediante metabolitos, hormonas y sustancias neuroactivas derivadas de bacterias llegando al SNC a través del nervio vago, el sistema circulatorio y nervioso entérico y el sistema inmunitario».

Y finalmente, tenga en cuenta que:

«Varios estudios han encontrado que los metabolitos microbianos pueden afectar las respuestas intestino-cerebro, lo que afecta la morfología y la función de los macrófagos cerebrales. Estos cambios incluyen su polarización y capacidad fagocítica, que, a su vez, controla el comportamiento y los procesos emocionales».

En resumen, la forma en que envejecemos depende en gran medida de nuestra microbiota intestinal. También parece probable (aunque no lo digan en este trabajo) que el hecho de que algunos de nosotros perdamos nuestras capacidades cerebrales con la edad también dependa de eso. Estaba discutiendo hoy con un colega angustiado cuya madre (88 años) está pasando por el camino de la demencia y, sin embargo, la madre de mi esposa cumplió 101 años sin perder la cabeza. ¿Todo se debe a la microbiota intestinal? Sería maravilloso si pudiéramos curar la demencia con bacterias intestinales, pero, como dicen en el artículo,

«Un obstáculo en la investigación biomédica actual basada en la microbiota es el impacto modesto y a largo plazo en el rendimiento psicológico y cognitivo. Las terapias basadas en probióticos y microbiota pueden tardar meses o años en afectar las enfermedades neuropsiquiátricas».

Entonces, hay muchas cosas que aún no sabemos sobre esta historia. Es otra faceta de la complejidad de los holobiontes.

Fuente: [*] 30.09.2022, desde el blog de Ugo Bardi «The Proud Holobionts», (“Los Orgullosos Holobiontes”), autorizado por el autor.

Referencias

[1] https://www.ebi.ac.uk/about/news/announcements/leverhulme-centre-holobiont/

[2] https://www.frontiersin.org/articles/10.3389/fncel.2022.944526/full#B48

[3] https://www.frontiersin.org/articles/10.3389/fncel.2022.944526/full#B76

[4] https://www.frontiersin.org/articles/10.3389/fncel.2022.944526/full#B90

[5] https://www.frontiersin.org/articles/10.3389/fncel.2022.944526/full#B27

[6] https://www.frontiersin.org/articles/10.3389/fncel.2022.944526/full#B142

[7]https://www.frontiersin.org/articles/10.3389/fncel.2022.944526/full#B16

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl