«Si la justicia existe, tiene   que ser para todos; nadie puede quedar excluido. De lo contrario, ya no sería justicia»

Paul Auster

Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

El fracaso de las revistas científicas: el fracaso de la ciencia [*]

Ugo Bardi

Desde Florencia, Italia

Desde Florencia, Italia

Las revistas científicas «revisadas por pares» se están convirtiendo rápidamente en un obstáculo importante para la innovación científica. Aquí cuento la historia de uno de estos diarios que yo mismo ayudé a crear. A partir de esto, argumento que la red suelta que solía ser la ciencia (un buen ejemplo de un «holobionte social») ha degenerado en una estructura rígida y jerárquica que no permite cambios ni innovaciones. ¿Y de qué sirve la ciencia si ya no innova?

«Economía biofísica y sostenibilidad» es una revista científica que ayudé a crear en 2016. Sigo pensando que fue una buena idea, pero no funcionó como esperaba. Entonces, renuncié a mi cargo como editor de la revista este diciembre [1]. Pero déjenme contarles la historia desde el principio. 

La revista fue una creación de Charles W. Hall y David Packer. Sobre Charlie Hall, es posible que haya oído hablar de él, fue el desarrollador del concepto fundamental de EROI (Energy Return for Energy Investment) (Retorno de Energía Sobre la Energía Invertida) [**]. Dave Packer fue editor senior en Springer (ahora jubilado). La idea era crear una revista de alta calidad que pudiera ofrecer una salida editorial en el campo llamado “economía biofísica”, o también «econofísica». Es posible que haya oído hablar de este campo: es un enfoque de la economía basado en los mismos modelos utilizados en la biología. La idea era examinar los elementos básicos de lo que es un sistema económico: una entidad que transforma los recursos en productos, y luego en residuos. La principal diferencia con la economía tradicional es que la economía biofísica se centra en las cosas físicas que se pueden medir: energía, masa, materiales y similares. En contraste, la economía se centra en gran medida en el dinero y los precios y, a menudo, pierde contacto con el mundo físico. 

Por ejemplo, a menudo se dice en el campo de la economía de los recursos naturales que «los precios crean recursos«. La idea es que cuando un recurso no renovable escasea, los precios aumentan, lo que permite extraer recursos que antes no eran rentables. Es un truco de magia y se supone que crea algo de la nada. No es necesario decir que no funciona en el mundo real. Y tampoco funciona en el enfoque biofísico. El concepto de EROI es fundamental para entender este punto. Le dice lo que es posible hacer con las tecnologías energéticas y lo que no es posible. Pero simplemente no existe en la economía tradicional: se ignora y, como consecuencia, se desperdician muchos recursos en tecnologías energéticas no viables, por ejemplo, los biocombustibles y el hidrógeno. 

Puede pensar que es hora de reemplazar el enfoque obsoleto de la economía tradicional con el más riguroso de la economía biofísica. Pero simplemente no está sucediendo. Si observa la cantidad de publicaciones en revistas científicas, verá que el crecimiento se ha estancado durante los últimos 10 años y ahora está disminuyendo. Una búsqueda del término «Economía biofísica» en «Scopus» muestra que no solo el crecimiento se detuvo hace unos 10 años, sino que la cantidad de estudios publicados sigue siendo pequeña; una fracción menor de las publicaciones en economía.  

¿Podría un pequeño grupo de personas dedicadas cambiar esta situación? Hicimos nuestro mejor esfuerzo con «Economía biofísica y sustentabilidad», pero si examina la lista de publicaciones, verá que la revista atrajo principalmente publicaciones de calidad media, pero solo marginalmente interesantes. Realmente nunca tuvo un impacto en el campo en el que se suponía que debía innovar. 

Probablemente el principal problema fue el alto costo de publicación. Si desea que su artículo se publique en formato de «acceso abierto» en «Economía biofísica», debe colocar US$ 3.390 sobre la mesa. Es mucho dinero para el ajustado presupuesto de un científico que no forma parte de la élite científica mundial. Una consecuencia fue que me encontré como editor de una revista en la que no podía permitirme publicar mis trabajos de investigación,(una de las razones por las que renuncié). Por supuesto, publicar en el formato de «pago» no le costará nada, pero requerirá alrededor de US$ 40 para que los lectores accedan. Y eso garantiza que nadie leerá el artículo. No es de extrañar que la revista no atraiga artículos de alta calidad. Si los científicos tienen un artículo que les interesa y que quieren que otros lean, lo publicarán en acceso abierto en revistas que cobran una tarifa más baja, o ninguna. 

¿Por qué un editor sigue una política de precios que garantiza estrangular a muerte el flujo de buenos artículos? No es un error, es una característica del proceso de publicación científica. Los editores mantienen altos los precios de sus revistas de rango medio para hacer más atractivas las de rango alto. Es una conocida estrategia de marketing: sobrevalorar productos evidentemente malos hace que los mejores sean más atractivos, aunque más caros. Pero, ¿por qué los científicos no se rebelan contra esta política que los obliga a gastar una gran parte de su presupuesto de investigación en tarifas de publicación? Hay razones para ello. 

Probablemente sepa que se supone que la «ciencia» está formada por un grupo de buscadores de la verdad desinteresados ​​que se pasan la vida investigando la naturaleza y sus caminos. No es una definición tan mala si la aplicamos a lo que era la ciencia.  En la época de los grandes pioneros de la ciencia, por ejemplo, Galileo, Newton, Darwin y muchos otros, la ciencia era algo que podía cambiar la forma en que percibíamos el universo con el trabajo de personas cuya herramienta principal era un lápiz (o una pluma). Hasta los tiempos de Einstein, Bohr, Planck y otros, hace aproximadamente un siglo, esta característica de la ciencia no había cambiado tanto. 

Por supuesto, ningún científico ha trabajado nunca solo. Todos ellos formaban parte de una red de personas que se comunicaban continuamente entre sí y compartían ideas y métodos. Newton entendió perfectamente este punto cuando dijo que sus éxitos se debían al hecho de que estaba parado «sobre los hombros de gigantes» y no de «papas». Algunos científicos tenían mucho más prestigio que otros, pero la ciencia era básicamente una organización igualitaria donde las ideas fluían libremente de un científico a otro. En principio, todos los científicos tenían derecho a proponer nuevas ideas y a ser escuchados por sus pares. En ese momento, no existía la rígida jerarquía de revistas científicas que existe hoy en día. Y las revistas no cobraban tarifas tan escandalosas por el privilegio de publicar en ellas.

Permítanme usar el término «holobionte» para describir la ciencia como una red. Un holobionte es un sistema complejo que surge por autoorganización sobre la base de interacciones locales. El término se usa principalmente en biología, pero argumento que la definición se puede extender a los sistemas sociales humanos; la ciencia es un ejemplo. Hasta tiempos recientes, la ciencia se había ajustado exactamente a la definición de holobionte: era una red abierta de nodos independientes que interactuaban entre sí en un nivel de casi igualdad

Una característica de los holobiontes como redes es que pueden evolucionar y cambiar. Es porque cuando un elemento de la red cambia, puede transmitir el cambio a todos los demás elementos por medio de una reacción en cadena de interacciones locales. Es así como las nuevas ideas se difunden en la ciencia: una buena idea tiene la oportunidad de hacerse oír y afectar a toda la red. Por supuesto, tomó algún tiempo y, normalmente, la desaparición de una generación anterior de científicos, pero, en general, funcionó. Solo piense cómo la mecánica cuántica podría cambiar radicalmente la base misma de cómo entendíamos la naturaleza de la materia, allá por las primeras décadas del siglo XX. Fue rabiosamente contrastado al principio, pero poco a poco, se fue imponiendo. Y ese cambio radical tardó solo unas pocas décadas en ser aceptado globalmente. 

Las cosas ya no son las mismas en la ciencia. Hoy en día, las nuevas ideas tienen enormes problemas para encontrar un espacio en un entorno científico que se ha vuelto rígido y estático. El ejemplo de la economía biofísica es solo uno de varios casos en los que los nuevos paradigmas quedan marginados y no tienen posibilidad de afectar los puntos de vista generalmente aceptados. Que es un fenómeno general en la ciencia se puede ver fácilmente en un artículo reciente publicado en Nature. Estos son los principales resultados. 

Como puede ver, el contenido innovador de los nuevos artículos, medido en términos del índice «CD» (conservador/disruptivo), ha ido disminuyendo durante los últimos 60 años más o menos. Aún más preocupante es que, a pesar de estos resultados, nadie, en ninguna parte, parece haber expresado públicamente la idea de que se necesitan algunos cambios en la ciencia para mejorar la situación. Nadie quiere sacudir el bote, temiendo que sean ellos los arrojados por la borda. 

A lo largo de los años, la ciencia parece haber sufrido un proceso de «jerarquización». Las estructuras jerárquicas son rígidas. Cambian solo si cambia el vértice central. Y si el vértice central se resiste al cambio (como suele ocurrir), la red sigue siendo tan ágil como una ballena varada, hasta que se pudre. En cierto sentido, era inevitable. La mayoría de las organizaciones humanas tienden a evolucionar convirtiéndose en jerarquías rígidas que se resisten al cambio. 

En el caso de la ciencia, fue el resultado de la clásica combinación del palo y la zanahoria. La zanahoria es el financiamiento de la investigación: en este momento, puede obtener fondos para su investigación solo si sigue reglas extremadamente detalladas proporcionadas por los financiadores: industrias privadas o agencias estatales. Esta es la razón por la que se dedican inmensos esfuerzos a buscar soluciones para los problemas equivocados (por ejemplo, creando una «economía del hidrógeno»). La búsqueda de fondos es competitiva y si no cumple con las reglas será cerrado y marginado. 

La otra causa de la jerarquización de la ciencia tiene que ver con el palo. Es aquí donde las editoriales de ciencia juegan un papel fundamental. Este es un punto sutil: los editores no seleccionan lo que se va a publicar o no [2]. Solo seleccionan precios y es bien sabido que los consumidores confían en los precios para determinar la calidad de los productos. Entonces, al hacer que ciertas revistas sean muy caras, los editores las hacen deseables y codiciadas. El resultado es la aparición de una jerarquía rígida. Debido a que la publicación es tan costosa, solo aquellos científicos que pueden controlar grandes subvenciones para investigación pueden publicar en las mejores (es decir, las más caras) revistas científicas. Eso, a su vez, asegura que ganen más prestigio y puedan acceder a más subvenciones. Con más subvenciones, pueden publicar más artículos en revistas de alto rango. Los científicos que no pertenecen al círculo interno de financiación se ven obligados a publicar en revistas de segundo o tercer rango y son marginados e ignorados [3, 4]. El trabajo innovador simplemente no tiene posibilidad de salir del pantano donde está confinado, por lo que no puede influir en la capa superior de la investigación científica. 

Entonces, ¿qué queda de la ciencia si no puede producir innovación? Poco más que una máquina gigante dedicada a moler aire puro (o, como decimos en Italia, «freír con agua«). Es poco lo que se puede hacer para reformar esta estructura fosilizada desde el interior. Cada intento de cambiar algo se encuentra con una reorganización de la red de tal manera que mantenga su estructura anterior. Es lo que sucedió con «Economía biofísica y sustentabilidad», un buen intento pero que no pudo haber funcionado. Entonces, la única forma de deshacerse de una estructura jerárquica obsoleta es dejar que se derrumbe y luego reemplazarla por una nueva. Es el mecanismo que genera el Colapso de Séneca. 

Ocurre, normalmente, como resultado de una perturbación externa que imposibilita que toda la red mantenga los vínculos que la mantienen unida. Por lo tanto, los poderes fácticos podrían simplemente decidir que ya no necesitan la ciencia y simplemente cortarle la financiación.  Un holobionte hambriento, por lo general, es un holobionte muerto, por lo que sería el fin de la ciencia tal como la conocemos. Es difícil decir qué puede surgir en su lugar, pero en principio, podría ser algo mucho mejor que la ciencia tal como la conocemos hoy.  

Durante un tiempo, muchos de nosotros pensamos que podíamos encontrar la verdad en una forma casi deificada de «ciencia», solo para descubrir que científicos demasiado humanos habían corrompido la idea, convirtiéndola en un circo gigante donde corren bestias de aspecto extraño. Y corren en círculo, pero no llegan a ninguna parte. Quedamos ante la pregunta de Pilatos: Τί ἐστιν ἀλήθεια? ¿Qué es la verdad? Quizás algún día lo sepamos. 

[*] Fuente: 29.01.2023, desde el blog de Ugo Bardi “The Seneca Effect” (“El Efecto Séneca”), autorizado por el autor.

[**] N. del E:

https://www.investopedia.com/terms/e/energy-return-on-investment.asp#:~:text=Energy%20Return%20on%20Investment%20(EROI)%20is%20a%20ratio%20for%20describing,much%20useable%20energy%20is%20created.

_______________________________________________________________

[1] Si va al sitio Web de «Economía Biofísica y Sostenibilidad», todavía encuentra mi nombre entre los editores. A veces, Springer es tan reactivo como un hipopótamo dormido.

[2] Recientemente, se ha desarrollado una nueva tendencia en la ciencia. Es la censura clásica, en este caso, tomando la forma del mecanismo de «retracción del paper«. Hasta ahora, rara vez se ha utilizado, pero se está volviendo popular, como puede ver en el sitio «reloj de retracción».  (“retraction watch”). Como un subconjunto de los «verificadores de hechos» ordinarios que censuran las redes sociales, ha aparecido un grupo de verificadores de hechos científicos especializados, posiblemente pagados por los poderes fácticos. Se dedican a encontrar errores en los artículos publicados y luego presionar a los editores para que los retracten. En principio, hacer desaparecer esos malos artículos que sobreviven al mecanismo de revisión a menudo descuidado de las revistas científicas no es una mala idea. Sin embargo, en la práctica, tiene un gran potencial para la censura directa de resultados ‘políticamente incorrectos’. Por ejemplo, durante la crisis del COVID se retractaron cientos de papers sobre el tema. No hay duda de que muchos eran artículos malos que merecían retractación, pero podría contarles historias sobre algunos que fueron retractados simplemente por razones ideológicas. 

[3] He aquí un ejemplo de cuán impermeable puede ser la jerarquía de la ciencia. En 2015, dos físicos turcos, Ibrahim Semiz y Salim Ogur, publicaron  un artículo que  exploraba la posibilidad de una esfera de Dyson construida alrededor de una estrella enana blanca. En 2022, B. Zuckerman, de la Universidad de California en Los Ángeles, publicó  un artículo sobre el mismo tema : Dyson Spheres around white dwarves. No fue plagio porque los dos artículos abordaron el tema de manera diferente. Aun así, es notable cómo Zuckerman no citó a los dos físicos turcos, a pesar de que lo había publicado en el mismo repositorio de artículos. También puede ver la diferente resonancia de los dos estudios: el artículo de California fue discutido en  la prensa convencional , mientras que el turco fue ignorado. Es la estructura jerárquica de la ciencia en acción. Los ‘científicos provincianos’ están marginados. 

[4] Otro caso reciente de censura de ideas innovadoras es el de un grupo de científicos italianos, Loredana Frasca, Giuseppe Ocone y Raffaella Palazzo, quienes  publicaron un artículo donde evaluaban la relación costo/beneficio de las vacunas contra el COVID-19. Llegaron a la conclusión de que la vacunación masiva no estaba justificada en muchos casos, particularmente en vista del efecto adverso en las personas con problemas cardíacos. Generó una fuerte reacción de su empleador .: ISS (Istituto Superiore di Sanità), que oficial y públicamente los castigó por haber dicho cosas que los líderes del instituto no aprobaban (hubo una vez algo llamado «libertad académica», ay…). El punto interesante es que en el debate que siguió, algunos científicos se pusieron del lado de la ISS al argumentar que dado que el artículo se publicó en una revista de segundo nivel (MDPI’s «Pathogens»), entonces simplemente no merecía ninguna atención. Ahora, puedo decirles que MDPI puede no tener el mismo prestigio que «Nature» o «Science», pero es una editorial científica perfectamente válida que sigue concienzudamente todas las reglas de la ciencia. Es una buena manera de publicar artículos de acceso abierto para personas que no pueden pagar los costos siderales de revistas de alto prestigio. Despreciar un trabajo perfectamente válido solo en función de la revista en la que apareció es una buena ilustración de cómo se ha vuelto elitista la ciencia

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

1 Comentario en El fracaso de las revistas científicas: el fracaso de la ciencia [*]

  1. El fenómeno de decadencia de ciertas publicaciones científicas, y los poderes que la provocan, muy bien explicado y analizado en este artículo, no es el «fracaso de la ciencia» sino exactamente de esos poderes fácticos.
    Es la «nueva Inquisición», con los «dioses» mercado y dinero mandando en el cielo y la tierra, y haciéndolos fracasar junto con la publicaciones científicas.

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl