La Solidaridad no es "flor de un día", tampoco un "remedio" de pandemia... La SOLIDARIDAD verdadera nace de lo más profundo de la inteligencia y bondad humana y, es una conducta permanente.
Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

Elicura Chihuailaf Nahuelpán, un contrasueño indispensable

Equipo laventanaciudadana.cl

Periodismo ciudadano.

El pasado martes 1 de septiembre, el Jurado establecido por la ley otorgó el Premio Nacional de Literatura al poeta Elicura Chihuailaf Nahuelpán. Se rompió así una vieja y fea tradición que por ocho décadas excluyó casi siempre de este galardón a las mujeres y siempre a quienes versificaron en la lengua de nuestros pueblos originarios.

Chihuailaf nació en Quechurehue, Cunco, en el corazón de La Araucanía en 1952. Su obra recoge con bríos la cosmovisión del mundo mapuche mantenida con pertinacia en sus ricas tradiciones orales a pesar de los esfuerzos de los grupos dominantes de la cultura nacional por desconocer nuestros ancestros y nuestro mestizaje y por rendirse sumisos al espanglish y al arribismo.

 “La poesía es el canto de mis antepasados”, dice el poeta.

El fogón y el humo de la vieja casa de campo fueron su cuna. El modesto Liceo de Cunco; el Pablo Neruda, de Temuco; la Escuela de Obstetricia de la Universidad de Concepción, formaron las alas que le sirvieron para volar por el mundo con el mensaje arrancado de los ríos y selvas, de las nubes y piedras transparentes, transportando por muchos países y en muchas lenguas, el compromiso con la vida y naturaleza de la “gente de la tierra”. En las líneas suyas, no se encuentran ni odio ni resentimiento sino el clamor de un pueblo que reclama los derechos de su tradición y de su cultura, su derecho a los espacios, la dignidad y el respeto, que otros les quitaron. “Si pasas por la vida / y no cultivas el jardín / de la amistad / Pasas en vano” 

El mundo de Elicura Huichalaf es de color. “La vida es una nube azul”, “Suelos de luna azul”, “De sueños azules y contrasueños”, recogen su poesía. Pero su mundo, que conjuga el amor incondicional para con la naturaleza y el imaginario onírico de su pueblo, no le hace olvidar sus responsabilidades y compromisos. “Historias y luchas del pueblo mapuche” (en colaboración con Rosamel Millanao, Alain Devalpo, Jaime Massardo y Carlos Ruiz) y “Recado confidencial a los chilenos” así lo atestiguan. En este último libro se pregunta: “Me digo ¿cuánto conoce usted de nosotros? ¿Cuánto reconoce usted en nosotros? ¿Qué ha escuchado del pensamiento de nuestra gente?”

¿Seremos capaces de romper nuestros petrificados esquemas mentales para salir al encuentro de un universo distinto pero que es parte de nuestro mundo? ¿Será el verso el que abrirá nuestras ventanas?

“La poesía no sirve para nada

me dicen

y en el bosque los árboles

se acarician con sus raíces azules

y agitan sus ramas al aire

saludando con pájaros

 el rastro del avestruz.

La poesía es el hondo susurro

de los asesinados,

el rumor de las hojas en el otoño,

la tristeza por el muchacho

que conserva la lengua

pero ha perdido el alma”.

En la boca y guitarra de Violeta Parra encontramos lo que debiera hacernos meditar:

“Arauco tiene una pena

más negra que su chamal.

Ya no son los españoles

los que les hacen llorar.

Hoy son los propios chilenos

los que les quitan el pan”.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl