¿El mundo que estamos construyendo, el mundo que estamos destruyendo o el mundo que debemos construir?
Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

La educación democrática de México según Massé y Ordóñez

Jonathan Marcial Mendoza

Licenciado en Derecho con Especialidad en Formación Docente

Cuando uno lee Hacia una sociología de la educación democrática. Reflexiones sobre México, de los españoles Carlos Massé y Joaquín Ordóñez, notamos que su objeto de análisis se centra en la Constitución Política de México.

Dicho de otro modo, estos postulantes se concretan específicamente en la idea de educación democrática como nuestra Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos hace mención conforme al artículo 3°. Alegan una incongruencia del ideal constitucional con la realidad educativa; donde la educación, en México, se toma casi desde un aspecto meramente jurídica pero excluyendo los aspectos sociales, psicológicos, pedagógicos y hasta axiológicos, la cual es verdadera. La educación mexicana es una base democrática bajo criterios, como se ha dicho, meramente legal donde solamente se reglamenta (en la perspectiva del positivismo) pero no recae en la realidad como se plantea.

No obstante, los autores españoles hacen mención que la educación tiene finalidades donde es reducir la ignorancia y necedad para sacar lo bien del hombre como una especie de libertad, entendida como dejar a un lado mitos y prejuicios de cosas materiales e inmateriales que enajenan al ser humano. Resalta la cultura y la creatividad como parte del desarrollo social que generen invención e innovación empleando medios, métodos para conseguir mayor capacidad del hombre mediante la escuela formal (institución formadora).

Ahora bien, en México, tomando en cuenta a las ideas en comento, lo democrático es parte de lo político en un sentido de soberanía más nacionalismo que recae en las instituciones sociales, entre ellas la educación. Educación democrática no se imparte de esa manera ya que existen contradicciones donde el derecho no es suficiente para considerarlo como tal, aunque sean ideales de buenos anhelos. La educación rebasa más allá de lo legal, aunque el artículo 3° constitucional federal menciona que debe ser laica, gratuita, obligatoria y nacional; se resulta inoperante porque no se reflejan en los programas de estudio o asignatura especifica.

Es aquí que Massé y Ordóñez hacen énfasis a la sociología educativa como una manera de verificar la realidad de la educación que aporten datos de los conocimientos actuales y reales con el empleo de la metodología acorde a teorías sociológicas tomen de base para resultados aceptables; donde la estructura social debe ser adaptable a la función social educativa. Pero la ideología del Estado es, en nuestro país, la que decide que habilidades y saberes deben transmitirse a las personas como una táctica de instruirlos técnicamente en lo que la Nación requiera para apoyar la democracia. El docente simplemente alfabetiza y selecciona información con ilusiones democráticas a manera de adoctrinarse con la ideología del Estado en un punto de vista mecánico más no construido, pedagógicamente, por el alumno. Todo ello dejando fuera, de manera radical, a la sociología para comprender la educación mexicana.

En síntesis, Massé y Ordóñez consideran que la educación mexicana es democrática bajo los siguientes puntos:

  1. El artículo 3° constitucional menciona que la educación consiste en el amor a la Patria, desarrollar facultades del ser humano, luchas contra la ignorancia, fanatismo y prejuicios. Es laica y se busca resaltar la independencia y justicia.
  2. La democracia es una forma de gobierno con diversos enfoques donde la voluntad del pueblo depende estrictamente del aspecto electoral como visión educativa donde igualdad es sinónimo de respeto.
  3. La realización de la dignidad humana en una comunidad de referencia mutua se comparte con el poder. Donde el acceso a las oportunidades, capacitación latente, seres pensantes y actitudes basan en la libertad e igualdad en los ideales del Estado dentro de la educación.

En conclusión, Hacia una sociología de la educación democrática. Reflexiones sobre México deja bien claro que la educación no debe ser exclusivamente jurídica ni plantear ideales que no puedan, a largo plazo, ser aterrizadas a la realidad cambiante. Debe tomar en cuenta los aspectos de la sociología de la educación para estudiar la realidad actual que aporten información necesaria para implementar soluciones. De igual manera deben apoyarse de la pedagogía, la psicología y hasta lo axiológico para tener una visión amplia del quehacer educativo.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl