«La falta de humanidad, misericordia y solidaridad presente en las conductas de autoridades y las ciudadanías, en Chile y el mundo,frente a los migrantes,permite observar cierto nivel en la pérdida de humanidad e inteligencia colectiva en la sociedad contemporánea«

Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

Las Feministas Anglosajonas Blancas Quieren Invadir

Guilmo Barrio Salazar

Desde Georgia, E.U.A.

Debido a la situación actual en Afganistán, después de 20 años de mantener permanentemente miles de soldados estadounidenses en ese país, pagados en trillones de dólares, por los ciudadanos de los EE.UU. con sus impuestos, el presidente Joseph Biden ha retirado, finalmente, al ejército de ese territorio.

Pero eso no cambia la mentalidad de mucha gente de los EE.UU., porque las feministas blancas ahora piensan en modificar la mentalidad de las mujeres en Afganistán.  Debo señalar que esto no es algo que se ha iniciado recientemente, porque en Marzo de 1999, una millonaria de Hollywood llamada Mavis Leno (esposa del famoso comediante Jay Leno que mantenía un programa televisivo por muchos años) inició una organización para reunir fondos, invitando a sus amistades, también millonarias y famosas, a través de una organización creada por ella llamada «Fundación de la Mayoría Feminista», la cual inició una campaña para «Terminar con la Segregación de Género en Afganistán», destacando las condiciones bárbaras en que viven las mujeres bajo las reglas del Talibán. Claro que nadie señalaba que el Talibán fue creado por los EE.UU. para sacar a los rusos del territorio de Afganistán.

Entonces, llegó el 11 de Septiembre del 2001, con el ataque a los edificios en la ciudad de Nueva York, y la administración del republicano George W. Bush culpó a Al Qaeda de Afganistán como el causante del ataque, para justificar una guerra en su contra.  Incluso la primera dama Laura Bush declaró a la ciudadanía, que la razón de la guerra era para «liberar a las mujeres de Afganistán».  En la primavera del año 2002 se presentó en la prensa estadounidense, que la invasión norteamericana era una «coalición de esperanza», agregando bombas al feminismo.

Este movimiento que empezó a llamarse un «feminismo blanco», y por supuesto no todas las personas feministas son blancas, y no importa el color de la piel ni el género, que también luchan contra el racismo y el anticapitalismo femenino, lo cual es un temor para el feminismo blanco.  Un ejemplo bastante notable incluyó a la que entonces era una senadora, Hillay Clinton, que con mucho entusiasmo indicó que esa lucha era una «esperanza de restablecimiento», y ella siempre dijo, que si la intervención militar era buena, entonces la mujer de Afganistán también lo era.

Pero grupos como la Asociación de las Mujeres Revolucionarias de Afganistán, que es una organización política que ha denunciado un fundamentalismo religioso desde su origen en 1977, se ha opuesto a los ataques norteamericanos apoyados por el gobierno.  El movimiento feminista de Afganistán nunca ha solicitado la ayuda de las Feministas Blancas, como tampoco lo ha hecho con los ataques aéreos de los EE.UU.

La creencia de que las mujeres blancas saben lo que es mejor para las mujeres de Afganistán va más allá de lo que el movimiento de Hollywood y su posición política muestran.  Los cientos de millones de dólares en el desarrollo de una ayuda, es asumir una liberación femenina.  Uno de los programas de desarrollo más caros que las Feministas Blancas han llevado a Afganistán fue “PROMOCION”, el que costó $418 millones de dólares, el cual intentaba  proveer entrenamientos, trabajos, e internados educacionales para 75.000 mujeres de Afganistán.  Cuando se realizó una auditoría en el año 2016, fue imposible saber dónde había sido invertido ese dinero.  Se sabe que ese capital no solamente se perdió sino que también ayudó a asesinar indígenas feministas que habían estado trabajando en obtener unas metas culturales relevantes.

Las Feministas Blancas rehúsan sacar a testigos y colonialistas con asociaciones opresivas.  El resultado fue que aquellos que se oponían a la presencia estadounidense vieron una autenticidad en rechazar todo lo que iba a través del feminismo blanco. Lo que se vio fue realmente desacreditar todas las ideas feministas. Las mujeres de Afganistán no son las únicas en establecerlo, porque las mujeres negras, las mujeres latinas, las mujeres asiáticas, y otras mujeres que también tienen problemas en pertenecer a círculos que hacen sus decisiones propias, debido a que sus experiencias de ser feministas sobreviviendo como madres solteras, trabajando en una fábrica, o durante años sufriendo una discriminación racial, ellas son consideradas como personas irrelevantes.

Muchas de esas que se creen salvadoras de la mujer de Afganistán están insistiendo, con la ceguera que les permite apoyar el imperialismo norteamericano y mantenerlo en primer lugar.  Pero un proyecto mal concebido no puede arreglarse, sino que mantendrá decisiones desastrosas.  Lo mejor que pudieran hacer las Feministas Blancas que han asistido a la destrucción de un país, es alejarse de esas medidas letales y dejar que las mujeres de Afganistán realicen sus propios programas de desarrollo de acuerdo con su cultura y sus tradiciones, que son muy diferentes a las nuestras.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl