«Nuestro país requiere sumar voluntades tras el logro de cambios significativos en la sociedad. Todos los estamentos públicos y sociales, deben cambiar: egoísmo por solidaridad,  crecimiento por desarrollo, Compromiso por la displicencia y la apatía,…  Sumando a ello una visión integral de ciudadanía , la sabiduría por la ignorancia,  unidad por sobre dispersión«

Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

SOBRE LA “LIMPIEZA” DE LAS PINTURAS

Claudio Cortés López

Restaurador y conservador de obras de arte. Académico del Magíster en Intervención Patrimonial MIPA y del Departamento de Diseño Escuela de Postgrado, Facultad de Arquitectura y Urbanismo, Universidad de Chile.

La mal llamada “limpieza” de las pinturas corresponde a una las tareas más delicadas de la restauración especializada. Digo “delicadas” dado que cuando esta  operación se realiza el restaurador trabaja directamente sobre la cara pintada del cuadro o mural. La investigación preliminar para realizar este trabajo corresponde a un testeo de solubilidad previa una reflectografía ultravioleta para determinar el grado de oxidación  y otros componentes de la capa de barniz amarillento que cubre la cara pintada de la obra.

Una vez confirmados los componentes y la solubilidad de lo que hay que retirar, se procede a la operación de limpieza con el solvente seleccionado según los resultados de los exámenes de diagnóstico realizados con antelación.

Esta operación corresponde a un trabajo muy cuidadoso en la restauración de pintura mural o de caballete. La investigación de diagnóstico determinará el procedimiento más seguro para la obra. La pericia del restaurador y los cuidados en la aplicación del solvente y su respectivo neutralizante son aspectos básicos en la limpieza de pinturas. Muchos errores se han cometido por no respetar los pasos de estos procedimientos, en la pintura mural tradicional (el fresco por ejemplo). Las condiciones cambian  lo mismo que el tratamiento. Bastará con consultar el trabajo realizado en los murales que Miguel Angel pintó en la Capilla Sixtina en Roma lo que puede hacerse vía internet.Años atrás tuve el privilegio de asistir a la  Capilla durante y después de su restauración:.el cambio de colores fue notable pues años de polución y hollín de las velas, habían creado una capa que ocultaba los colores que Miguel Angel Buonarrotti dispuso en el cinquecentto. Este trabajo no estuvo ajeno  a los comentarios infundados de historiadores y críticos de arte. La razón es que las historias escritas sobre  Miguel Angel pintor de murales estaban equivocadas con respecto  a los colores usados por este artista (composición de paleta) Después de la limpieza, los colores señalados  y opiniones sobre los frescos de Miguel Angel estaban errados dado que dichas opiniones fueron emitidas sobre la base de observar las formas y colores de la Capilla Sixtina a través de la capa de mugre que los cubría- Al limpiarse esta obra apareció un nuevo Miguel Angel, pintor  de pintura al fresco con colores intensos y esfumados extraordinarios, difíciles de realizar en los frescos. Todo ello cambió la percepción que se tenía de este artista como pintor. Las opiniones vertidas sobre el uso de sus colores en la pintura al fresco hubo que modificarlas y retirar aquellas equivocadas de la historia del arte. Ello significó que varios historiadores y críticos de arte reconocieran sus errores y cambiaran sus argumentos frente a esta nueva composición de paleta que apareció después de la limpieza de estos murales que cubren la bóveda de cañón de la Capilla Sixtina. La operación fue  financiada por la Nippon Televisión y estuvo a cargo del distinguido  colega restaurador de los museos Vaticano  Sig. Miguel Angel Colalucci. Los financistas pidieron a cambio tener los derechos de publicaciones, lo cual enfureció a autores como. James Beck y Michael Daley, los cuales publicaron un libro con el título. “La restauración de obras de arte: Negocio, cultura, controversia y escándalo”, (ed. El Serbal 2001) obra en la cual realizaron críticas y opiniones negativas sobre dicha  restauración. Muchas de las opiniones vertidas en este libro son erráticas e infundadas. Las fotografías que ilustran este artículo corresponden a un trabajo de levantamiento de la capa de barniz  amarillento y sucio  que estaba en la pintura de Santa María Gracia ubicada  sobre el altar principal de la iglesia de San Agustín en Santiago. Esta obra fue pintada `por Pietro Gagliardi a fines del siglo XIX y me demandó varias semanas de trabajo durante el primer semestre de1994.-

Finalmente apliqué sobre la superficie limpia de barniz amarillento y poluciones varias de color gris, una capa de barniz (Lefranc-Bourgeois) semi mate aerografiado a·30º de temperatura. Hoy se puede apreciar en la magnitud que el artista otorgó a esta valiosa obra pictórica una   academia rigurosa de este notable artista italiano.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl