Sabiduría, un estado superior de conciencia, implica habilidades para poner en práctica los conocimientos adquiridos por los seres humanos.
Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

Topología de una Crisis Perfecta (Parte I)

Equipo laventanaciudadana.cl

Periodismo ciudadano.

Dada la importancia del tema en la actualidad política reproducimos en esta edición una conversación con Rafael Kries.

Reseña biográfica Rafael Kries, 74 años, doctor en Economía y Cs. Sociales de la Uni-Kassel Alemania. Intelectual chileno vinculado a la corriente consejista. Profesor universitario en diversos países, en temas de Filosofía Política, Macro-economía Internacional, Historia de la C&T, y Gobernanza. Dirigente sindical en el Gobierno de Salvador Allende, y miembro del PS de esa época. Militó en el sector que apoyó a los Cordones Industriales. Ha escrito múltiples libros y artículos sobre Poder Popular, Filosofía Política profana, y Ekopoiesis. Coordina actualmente el Centro de Reflexión Herbert Marcuse.  <rakries@yahoo.com>    

Conversación con Rafael Kries, Octubre 2020

Conversamos con este intelectual, difícil de clasificar en el actual panorama filosófico. Su teoría de la Ekopoiesis se alimenta tanto del marxismo consejista como de la lectura crítica de Nietzsche o Heidegger que realizan Foucault y Derrida. Su propia identidad se reparte entre una raíz judía y mapuche, europea e indoamericana. De lectura y conversación grata que rescata al Marx joven de Marcuse y Dussuel, Moshe Postone y Robert Kurz, se afinca sin embargo en el estudio de los nuevos procesos en desarrollo de economía digital y control. Constructor de ideas en Filosofía Política profana y macro – economía internacional; militante en diversos esfuerzos de renovación en América Latina, que se iniciaron con su participación en los Cordones Industriales en el Chile de Allende de 1972.

Buenas tardes profesor Kries. Gracias por recibirnos esta tarde, en este lugar que sus amigos denominan el Jardín de Epicuro.

RK: Sí, es un nombre grato que le pusieron a este pequeño lugar unos estudiantes, a quienes se les ocurrió grabarme y con ese material editar un pequeño libro con el nombre de “Conversaciones en el Jardín de Epicuro”. Es una historia simpática, pues yo ignoraba de su intento…

Pregunta: En una de sus últimas entrevistas “La Humanidad como Rehén”, Ud. señala que la crisis mundial no sería una simple coincidencia de procesos, sino expresión inminente e inevitable del derrumbe de la síntesis social que ha servido de base a la modernidad. Si no es al cuadro de estructuras políticas ¿a qué se refiere con síntesis social y en qué sentido ella es o ha sido eje o base de la modernidad?

RK: Con la noción de síntesis social me refiero a una articulación de actividades sostenidas por el fetichismo mercantil y el poder de fuerzas sociales favorables a su reproducción, que habitualmente denominamos Capitalismo. Una forma de reproducción de la vida social en torno a la realización y expansión del valor social, que se auto-valora, en un ciclo y procesos de producción del capital. Karl Korsch y Alfred Sohn-Rethel la rescatan en su crítica a Kant, y yo simplemente la amplío al ámbito de la acción y no sólo de la tekhne.

Es la reproducción de esa Síntesis Social, la que ha estado encontrando cada vez más dificultades como eje rector, arrastrando a la humanidad a un período, no sólo de cambio paradigmático, sino epistémico y social. La evidencia de esa situación de decadencia, me permitió afirmar hace años el carácter ilusorio de las propuestas de sostenibilidad que se ofrecían a nivel internacional.

No se trata de ser catastrofista, sino de constatar la evidencia de que las mercancías han venido perdiendo progresivamente su referencia al valor y trabajo social contenido en ellas y, en consecuencia, aquello que fue una relación central ordenadora y síntesis directora no logra progresivamente imponer su ilusión epistémica, basada en la forma del valor y del capital como despliegues del intercambio humano.

La precariedad del pensamiento, la difuminación de la Episteme., el debilitamiento de la aspiración a la verdad y a los interrogantes que su historia comporta, son evidencias de que no sólo los grupos dominantes la abandonan como preocupación central, sino que la vida social misma se oscurece y limita, anunciando el derrumbe de una era.

La forma del valor como manera de entender la realidad, el despliegue de la contrastación y el análisis, de la lógica y la comparación, así como toda suerte de artilugios con los que este sistema superó a la semejanza, la simpatía o la similitud, del Episteme anterior, se muestran solo como herramientas conceptuales de una relación sujeto – objeto que será superada.

La creación masiva de valor ficticio, así como la transformación de gran parte del capital social en virtualidades del mundo de internet, anuncian que la sobre-acumulación que se constata no es un problema económico o financiero, sino una expansión de esta relación de abstracción y universalidad, más allá de los mercados, en su desesperado intento de subsumir no sólo la socialidad sino la vida misma.

Crisis económica-financiera, recesión y desempleo estructural, contaminación y epidemias, destrucción del medio ambiente, descomposición político-social y de los estados-naciones, sobrepoblación y su control en campos de concentración, con su eventual exterminio, se han venido denunciando desde el S. XX sin que las amenazas de derrumbe climático, del sistema monetario, de la robotización militar o del cyber control sean detenidas.

El derrumbe de diversos estados nacionales, declarados como no viables por las potencias imperiales, incapaces de asegurar una norma de relacionamiento de sus mercados internos con la acumulación a escala global se hace evidente, en tanto 70 millones de desplazados viven en verdaderos campos de concentracionarios.

Pregunta: Ud. habla de una Crisis de la Síntesis Social, como eje de la acumulación de valor y expresión del capital, pero su descripción parece abarcar más planos que los de la propia modernidad y la economía ¿De qué crisis se trata, en definitiva? pues una generalidad no permite construir nada como respuesta.

RK: El proceso de Crisis abarca niveles estructurales de las sociedades del planeta, con antecedentes concomitantes previos y efectos y mecanismos multiplicadores, que desequilibran al centro económico y de poder mundial. Pero no estamos ante una simple confrontación por la hegemonía, ni de niveles estructurales del sistema, tal como las confrontaciones del Capital Corporativo vs el financiero, aunque ellos aparezcan como sus aristas.

Así mismo enfrentamos una convergencia de presiones sobre el entorno, cuyo efecto combinado parece moverse hacia un espacio fuera de control. ¿Podemos olvidar los inmigrantes y desplazados, a los empobrecidos o afectados por la actual epidemia, o el asalto a los niveles de relación o creencias que pensábamos definitivamente establecidas, tales como el laicismo, los derechos humanos o del Ciudadano?

Sin embargo, la crisis a la que me refiero es aún más profunda, por lo cual la denomino “Crisis Perfecta”. Ella afecta a la Síntesis de los procesos estructurantes y estructurales de este modo de producción, de reproducción y de vida. Abarca, desde luego, los elementos de una Crisis Cíclica Sistémica, pero así mismo el agotamiento de formas de dominio y metabolismos que exigirán e impondrán nuevas formas de reproducción de la vida.

La crisis actual no está reducida a los planos de la economía, sino que muestra de inmediato, el derrumbe y paralización progresiva de elementos precursores o concomitantes al ciclo del capital social. Crisis en estructuras y procesos, geopolíticos, ambientales o ya directamente sociales, que no son sostenibles en sus anteriores límites, y que le impiden al Estado-Nación, al Yo-Cartesiano, así como a los mercados, funcionar como lo hicieron durante 500 años.

Todo ello junto a una crisis epistémica paralela al agravamiento de los desequilibrios de nuestras sociedades con el entorno y afectada por la debilidad de la propia categorización de los fenómenos para manipular, manejar o controlar los aspectos de la realidad que nos surgen como centrales.

Asimismo, las epidemias que nos amenazan no sólo son generadas por el cambio climático que generamos en el entorno, el que favorece sus transmisores, produce sequías y episodios climáticos extremos, incluso en el centro del sistema mundial, sino que expresan el propio carácter enajenado y expoliador de esta relación de intercambio con la naturaleza, lo que permite que se expandan enfermedades científicamente controlables en áreas de pobreza, polución y procesos productivos desequilibrantes del entorno, con un efecto de rebote global.

Existe un malestar y una descomposición desarrollada en el más exitoso, prolongado y vigoroso período de expansión continuada de las fuerzas y posibilidades productivas, así como de la comunicación, intercambio e industria que conoce la humanidad desde la revolución industrial.

(En la próxima edición publicaremos la Parte II).

Fuente de figura: https://www.convergenciamedios.cl/2017/07/entrevista-a-rafael-kries/

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl