«La falta de humanidad, misericordia y solidaridad presente en las conductas de autoridades y las ciudadanías, en Chile y el mundo,frente a los migrantes,permite observar cierto nivel en la pérdida de humanidad e inteligencia colectiva en la sociedad contemporánea«

Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

TURISMO ELECTORAL EN VEZ DE DESCENTRALIZACIÓN

Daniela Dresdner Vicencio

Socióloga - Mg en Sociología UdeC- UCh

Hace unas semanas se tuvo conocimiento de la campaña política que está realizando un diputado de otra región que es candidato en la región del Biobío, que derivó incluso en denuncias ante el SERVEL. Si bien, no existe ninguna normativa que prohíba el uso de recursos del congreso en un distrito distinto del suyo para hacer publicidad, algo que no debe ser casual o un olvido de quienes escribieron la normativa del congreso, sí viola las normativas electorales porque es hacer campaña fuera de los plazos establecidos.

Pero en un tema más profundo aún ¿Por qué hay candidatos que no conociendo la realidad de una región se sienten con la capacidad de representarla? ¿Por qué algunos partidos políticos nos envían sus rostros emblemáticos/famosos para que nos representen en la creación de leyes?

Resulta difícil encontrar a políticos que se manifiesten en contra de la descentralización del país, sin embargo, en la práctica vemos a esos mismos políticos demostrándonos que no es así. Quienes vivimos en regiones sabemos que muchas veces es necesario viajar a Santiago a realizar trámites simples o encontrar un lugar de trabajo mejor remunerado y esto es mucho más marcado si se quiere hacer política. De esta manera, experimentamos centralismo en aspectos políticos, fiscales y administrativos.

Una reciente publicación de la Universidad de Concepción indica que el lento avance en regionalización democrática se basa en actores políticos de derecha y centroizquierda que ven amenazadas cuotas de poder y defienden una supuesta eficacia del tradicional centralismo institucional chileno. Los efectos de estas prácticas políticas son graves. Por ejemplo, esta publicación reporta que los recursos asignados a regiones alcanzan apenas al 2,8% del total de gastos del Gobierno Central y que los ingresos propios de las regiones son insignificantes a tal nivel que en un informe de Contraloría para la Región del Biobío durante los años 2017-2018 fueron inexistentes.

Otra publicación de Cambridge del año 2010 indicaba que Chile y Surinam eran los dos únicos países de América del Sur que todavía nombraban a los funcionarios del nivel intermedio de gobierno, lo que ha sido recientemente salvado -en parte- tras la elección de Gobernadores Regionales que hubo hace escasos meses atrás.

Mantener esta práctica de presentar candidaturas de otras regiones, ahonda en las desigualdades territoriales que enfrentamos quienes vivimos fuera de Santiago, porque ahora Santiaguinos podrían ocupar los pocos lugares de poder que son de las regiones. Sabemos que los procesos de descentralización son complejos y que implican que algunos pierdan poder, lo que quizás explica la postura acomodaticia de la clase política que ha gobernado en estas últimas 3 décadas. Pero esa complejidad ya no nos puede detener, requerimos enfrentarla con valentía, con soporte científico, con protección de nuestros ecosistemas y con una mirada que tenga arraigo en las realidades locales. Lo bueno de este desafío, es que de esto hay de sobra en nuestras regiones.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl