«La violencia debe ser desterrada de la vida nacional… esto no se resuelve con respuestas técnicas, burocráticas ni policiales por sí solas, todas las expresiones de violencia que vivimos, tienen un origen político, social, cultural , sociológico y, sus respuestas pasan por propuestas que apunten a  cambios culturales, cambios conductuales y planes integrales de salud mental para la ciudadanía. Los profesionales del área, las universidades, las instituciones todas y el estado deben hacerse cargo del tema, con autocrítica y real compromiso con el tema.»

Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

ASÍ, ¡NO!

Miguel Ángel San Martín

Periodista. Especial para La Ventana Ciudadana, desde Madrid, España.

Las redes sociales están llenas de memes sobre lo que ha ocurrido en Angelmó, con precios desorbitados, esquilmadores, abusivos a los turistas. Y también se están conociendo hechos similares que están ocurriendo en otros puntos turísticos de nuestro bello país.

          Esto no es cosa de ahora sino que viene desde hace tiempo, cuando “los pillos” quieren hacer tonto al turista, extranjero o local, con el fin de conseguir unas monedas más por un producto cuyo precio justo es menor. Es un sistema extraño que nos han inculcado y que nos ha llevado a desarrollar la mentalidad del abuso, de la pillería producto del interés en conseguir el dinero fácil y rápido. Y eso, no le hace bien a nadie, ni siquiera al que abusa.

          El turista “es un amigo que vuelve”, decía una feliz frase promocional de hace unos años puesta en circulación en Chile por los responsables gubernamentales del sector. Y, en efecto, si tratamos bien a los turistas, lo convertiremos en un amigo que volverá a disfrutar de las bellezas de nuestra tierra, del acogimiento generoso y cargado de afecto de nuestra gente. Y volverá con otros amigos suyos, para compartir una buena experiencia.

          Pero si por el contrario es estafado brutalmente, no regresará jamás. Y contará su experiencia negativa a su entorno, con lo cual, crecerá el desprestigio de lo nuestro.

          Chile necesita crecer. Y para hacerlo, debe diversificar su economía. La actividad minera es “la viga maestra” del país, como lo dijeran hace muchos años. Pero tal fuente de ingresos, además de estar mal distribuidos, nos han puesto un techo muy bajito en el crecimiento general del país. De ahí entonces que debamos diversificar las vías que nos lleven a mejorar nuestras condiciones de vida.

El turismo es un terreno poco explotado y de un riquísimo porvenir.

          Para poder abrir las puertas a esta actividad económica tan importante, debemos tomar conciencia de que somos – y debemos demostrarlo permanentemente- un país de gente honrada y transparente. Al turista le importa estar a gusto en los lugares que ha escogido para vacacionar. Pero si debe estar preocupándose de que no le estafen en cuanto da vuelta la cabeza, no querrá regresar nunca más a ese lugar.

          Cuando uno sale a vacacionar, busca siempre estar en un lugar bello, con comodidades y bien atendido. Necesita manejarse en un ambiente de tranquilidad y de buenas costumbres, con buenas comunicaciones por avión, por carreteras seguras y en buen estado, con hoteles de primer nivel, con gastronomía que sorprenda gratamente. El turista ahorra su dinero para recorrer otros lugares, otras culturas, otros ambientes. Y quiere disfrutarlo junto a sus seres queridos. O sea, pasarlo bien.

          Pero si somos incapaces de ofrecer esas buenas costumbres y relumbrar nuestros bellos paisajes, los turistas se van a retraer y perderemos una gran oportunidad para crecer, para mejorar nuestras propias condiciones de vida.

          Por lo mismo, creo que es indispensable que nuestras autoridades de todos los niveles, además de promover con ingenio nuestras bondades para ser visitados, hagan esfuerzos para cambiar la mentalidad a nuestra propia gente.  Y agrego algo que he aprendido en mi larga permanencia de muchos años en España, país cuya principal industria es el turismo, que si quiero comer ostras y caviar mañana, debo conformarme con los ricos porotos de hoy.

          Significa que debemos tener amplitud de miras y pensar en el medio y el largo plazo. No podemos pensar en hacernos ricos ahora mismo, a costa del engaño a otros, porque será un espejismo. El engañado no volverá y su versión la difundirá por todos lados.

          Engañar es corrupción. Y nosotros queremos cambiar esa situación que nos ha llevado a la crisis económica y social que estamos viviendo.  Demostremos que los chilenos somos personas inteligentes y honradas, que sabemos que nuestro esfuerzo constante y conducta intachable nos llevarán a mejores niveles de vida en común y al progreso que nos merecemos.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

1 Comentario en ASÍ, ¡NO!

  1. Muy acertado lo dicho, Miguel Ángel, con respecto a la mala fama que se está echando encima la caleta de Angelmó. Con esto ya he decidido, en caso de viajar a Puerto Montt, no ir a los restaurantes de esa caleta.

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl