Los creadores e impulsores del Neo-liberalismo y sus cómplices activos y pasivos, son responsables del atentado del sistema frente a la humanidad y al Medio Ambiente.
Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

Crisis de confianza en Chile: Sociedad en Estado de decepción

Patricio Schwaner Saldías

Docente de Filosofía Universidad Católica de la Santísima Concepción

Lo que acontece en nuestro país deja en evidencia que estamos frente a una sociedad que ha despertado, en este sentido se entiende lo que muchos han señalado: “No se trata de treinta pesos, sino más bien de treinta años”; refiriéndose a las alzas de los valores en el Metro de Santiago como detonante del conflicto social.

Hay que precisar, que la respuesta de este y los anteriores gobiernos no ha sido favorable para con las demandas sociales. Por una parte, se detecta una desconexión evidente entre la clase política y la ciudadanía, cuestión que fue carcomiendo poco a poco las bases de la confianza y la credibilidad en las instituciones. Y, por otra parte, el estallido de la conciencia de una sociedad que está cansada, agobiada y profundamente herida por los abusos de los cuales ha sido victima permanente en los últimos años.

La hecatombe en curso es la prueba inefable de que el rumbo de las sociedades es siempre sorpresivo, de modo tal, que siempre será posible encontrar descontento ciudadano, aun cuando en la historia reciente, nunca hubiésemos sido testigos en tal magnitud.

Recordemos que hace unos días vivíamos en el “oasis de América latina”, con una suerte de progreso y prosperidad “en la medida de lo posible”, cuestión que era soslayada a modo de saltimbanqui o contorsionista por quienes evadían impuestos, pagaban por las leyes “cual traje de-sastre” o aprobaban “por secretaría” sus intereses personales, estableciendo convenios político- empresariales de dudosa ética profesional. Estábamos pues Ad portas de una catarsis colectiva que debía explotar por algún lado.

Recordemos que el ejercicio político es similar a un juego de ajedrez, en el que nunca, se debe descuidar el tablero. Es así, como saltan a la vista las innumerables tácticas del gobierno para intentar revertir la crisis, sin embargo, el enroque del ejecutivo puede resultar tremendamente más perjudicial que la jugada anterior. Con esto no quiero afirmar que exista una justificación para transgredir los limites impuestos por una sociedad democrática, sino más bien, que siempre es necesario enfrentar a tiempo los desafíos; dialogando, corrigiendo y escuchando atentamente a todos quienes conforman un modelo de sociedad, pudiendo leer adecuadamente las señales de los tiempos, de modo que sea posible enmendar el rumbo, en caso de ser necesario.    

Las legítimas demandas de la ciudadanía han abierto un flanco insospechado en el escenario político, haciendo que las autoridades estén en un constante estado de alerta, por el permanente temor a los daños a la propiedad privada, cuestión que comparto, en la medida en que aceptemos de igual modo , que la dignidad de las personas ha de estar por sobre los intereses económicos, así también como los intereses del Estado han de estar por sobre los intereses empresariales que tiendan a favorecer a unos pocos.

Por tal razón comparto el desánimo de muchos que condenan el pillaje y la depredación de la que hemos sido testigos, pero sin olvidar que debemos aprender a mirarnos con perspectiva amplia, para que la crisis (del griego krísis “decisión”) aparezca como una oportunidad de cambio social.

Finalmente les invito a reflexionar, sobre lo terribles que han sido los saqueos en Chile, a saber: El confort, las farmacias, los pollos, el impuesto específico a los combustibles, el excesivo valor del agua, las cuentas de luz, la depredación de los bosques, la salud, la vivienda, la educación y los sistemas de pensión, que afectan seriamente a personas que se encuentran hoy en permanente Estado de decepción.  

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

3 Comentarios en Crisis de confianza en Chile: Sociedad en Estado de decepción

  1. Sólida argumentación para sostener un muy buen artículo, lo que nos orienta y da luces.
    Sólo opinar que las confianzas se perdieron a poco andar en democracia, la frustración se trato de tapar, haciéndonos creer que eramos todos «Clase Media aspiracional», un invento mas para tenernos confundidos y obnubilados

  2. Me gusto la perspectiva y análisis. Felicitaciones. Sólo falto instar a las masas a dejar de realizar convocatorias porque se pegan a ellas el pillaje y la destrucción; para que los que deben trabajar en nuestras demandas (gobierno, políticos, diputados y senadores), se concentren y lo hagan, ahora sabiendo que la ciudadanía los observa juiciosamente. Reitero mis congratulaciones. Pero solicito encarecidamente hacer a través de todos los medios posibles, la deposición de marchas. Por el bien de nuestra provincia y nuestro país. Que Dios les bendiga

  3. Sus comentarios me aportan, los leo y los reenvío a un par de personas,
    Deseo felicitarlo, lo merece

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl