Urgente, la humanidad merece y necesita vivir mejor!
Indispensable y, tambien urgente, cambiar el modelo de desarrollo ultra capitalista por una más integralmente humano y solidario!!!
Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

¿Dónde está el tesoro?

Uno de los entretenimientos preferidos de los niños chilenos es el juego que invita a estos pergenios a buscar un tesoro escondido en el jardín. Implementado por los padres con el objeto de dar más vida a los cumpleaños, alcanza su cumbre máxima con ocasión de la “pascua de los conejos”, tradición importada desde Europa que desconcierta a los más grandecitos que no atinan a comprender como estos pequeños mamíferos, vivíparos según se enseña en el colegio, de orejas largas (pero también de colmillos muy largos), se transforman sorpresivamente en “ovíparos” que aovan huevos… de chocolate.

Durante la última semana, la Contraloría General, permitió conocer la declaración rectificada y actualizada “de intereses y patrimonio” entregada por el Presidente de la República, quien la entregó al organismo siguiendo su tradición de fiel cumplidor de las leyes, con el detalle de sus bienes y su valor comercial. No debe olvidarse que el mandatario, para evitar críticas injustificadas e invectivas de mala fe, constituyó, a pocos meses de asumir su cargo, diversos “fideicomisos ciegos” por medio de los cuales entregaba a terceros la administración de sus fondos y se comprometía a no mantener relación alguna con los gestores. Todo un buen ejemplo.

La cuenta financiera es amplia: 205 páginas informan acerca de lo sucedido en el período 2020 – 2021 con estos “contratos de mandato especial de administración de cartera de valores”.

Según informa la sección “Economía y Negocios” de “El Mercurio” los gestores de bienes de S.E. son cuatro: BTG 1; BTG 2; Altis; y Moneda.

BTG 1, al año 2020 le administraba valores por 1.046 millones de pesos, los que un año después se habían reducido a 922 millones, es decir bajaron 123 millones, lo que corresponde a un menos 11,82%

BTG 2, al año 2020 le administraba 122.190 millones los que al 2021 se redujeron a 113.861 millones, una desvalorización de $8.329 millones ( 6,82%)

Moneda le gestionaba valores por 118.986 millones que se redujeron a 115.340, es decir en 3.556 millones (3,06%).

Esta caída por la suma de $11.828 millones derivada de inversiones en Chile y América Latina, felizmente pudo ser compensada  por la gestora Altis que invirtió las platas  presidenciales en Estados Unidos, logrando subir su estimación comercial de 173.688 millones a 195.412 millones, un incremento de 21.724 millones (porcentual de 12,51 %).

En suma, la primera autoridad logró una rentabilidad de 2,3% en el año a pesar de no haberse involucrado personalmente en la gestión de sus negocios.

Estos datos, que bien pudieran ser reflejo de las fluctuaciones de las economías, sin embargo, esconden algo en lo que es indispensable poner el foco.

Al tiempo que en el país se conocía la información anterior, la Revista FORBES, especializada en el mundo de los negocios y de las finanzas daba a conocer como, en tiempos de pandemia, se había incrementado la fortuna de los milmillonarios (en dólares) chilenos. Entre los nombres ya conocidos, aparecen Iris Fontbona (Luksic), Ponce Lerou, Angellini, Paulman, Álvaro Saieh, todos los cuales vieron incrementados sus respectivos patrimonios en varios cientos de millones de la moneda estadounidense. Uno de los integrantes de este grupo de hombres de trabajo es nuestro presidente Sebastián Piñera Echenique cuyo patrimonio se acrecentó en el período en 300 millones de dólares, subiendo de 2.600 a 2.900 millones.

La interrogante que surge naturalmente de la simple comparación entre la suma de 340 millones del billete verde confiados al fideicomiso ciego según se reseñó anteriormente y los 2.900 millones que detecta FORBES sin cuestionamiento ni desmentido alguno. En buenas cuentas, nuestro buen Sebastián tiene solo un 11,7 % de su patrimonio bajo tal fideicomiso y hay, por tanto, nada menos que 2.560 milloncejos en el aire.

Entonces ¿Dónde efectivamente está el tesoro? En Chile, por lo visto no. Según todos los antecedentes disponibles, la cuantiosa suma se encontraría asilada en diversos paraísos fiscales y particularmente en Islas Vírgenes. Estas cuentas en general se manejan bajo anonimato, con los datos de sus propietarios en clave, y encubren fortunas bajo el nombre de una maraña de sociedades de papel constituidas, como ha quedado demostrado tras la denuncia de los famosos “Panamá Papers”, en el país señalado.

Se trata de un tema que nunca se ha investigado a fondo y nadie ha emplazado a la autoridad a que haga públicos los antecedentes del caso. Por lo demás, no es gracioso que un contribuyente haga figuras con su fortuna, creando sociedades con cónyuge, hijos y hasta nietos, lo que se presta para que los malhablados comenten que nos encontramos ante casos de evasión o de elusión tributaria. Bueno sería que la declaración de impuestos de todos quienes ejercen funciones públicas, fuera también “pública” para saber a qué atenernos.

En EE.UU. los milmillonarios crean fundaciones con fines benéficos. En Chile, para nada. Ni siquiera hemos visto la tan anunciada renuncia a los privilegios indebidos anunciada por la Primera Dama.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl