«La violencia debe ser desterrada de la vida nacional… esto no se resuelve con respuestas técnicas, burocráticas ni policiales por sí solas, todas las expresiones de violencia que vivimos, tienen un origen político, social, cultural , sociológico y, sus respuestas pasan por propuestas que apunten a  cambios culturales, cambios conductuales y planes integrales de salud mental para la ciudadanía. Los profesionales del área, las universidades, las instituciones todas y el estado deben hacerse cargo del tema, con autocrítica y real compromiso con el tema.»

Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

El holobionte más grande de la Tierra: bosques primarios [*] (Parte III)

Pensando como un árbol. Comprendiendo el rol de los bosques en el ecosistema

Un «holobionte» es una criatura viviente formada por organismos independientes, pero que cooperan. Es un concepto amplio que puede explicar muchas cosas no solo sobre el ecosistema de nuestro planeta, sino también sobre la sociedad humana, e incluso más que eso.

Foto cortesía de Chuck Pezeshky. Esta publicación fue modificada y mejorada gracias a las sugerencias recibidas de Anastassia Makarieva.

(La Parte II de este artículo se publicó en la edición de 20.02.2022)

Dawkins es un pensador agudo, pero a veces toma el camino equivocado. Aquí razona como un primate, en realidad un primate macho (lo que no sorprende, porque es lo que es). La idea de que los árboles “compiten con árboles rivales -de la misma y otra especie”- simplemente no funciona. Los árboles pueden ser machos y hembras, aunque en formas que los primates encontrarían raras, por ejemplo, con órganos masculinos y femeninos en la misma planta. Pero los árboles machos no luchan por los árboles hembras, como hacen los primates machos por las primates hembras. Un árbol no tendría ninguna ventaja en matar a sus vecinos al seguirlos, eso no le proporcionaría a «él» o «ella» más comida o más parejas sexuales. Matar a los vecinos quizás permitiría que un árbol creciera un poco más, pero, a cambio, estaría más expuesto a la ráfaga de viento que podría derribarlo. En el mundo real, los árboles se protegen entre sí permaneciendo juntos y evitando el impacto total de las ráfagas de viento.

No siempre funciona y si el viento logra derribar algunos árboles, puede producirse un efecto dominó y todo un bosque puede ser derribado. En 2018, unos 14 millones de árboles fueron destruidos en el norte de Italia por fuertes vendavales. El desastre probablemente fue el resultado de más de una sola causa: el calentamiento global ha creado vientos de una fuerza desconocida en épocas anteriores. Pero también es cierto que la mayor parte de los bosques destruidos eran monocultivos de abetos, plantaciones destinadas a la producción de madera. En el mundo natural, los bosques no están hechos de árboles idénticos, separados unos de otros como soldados en un desfile. Son una mezcla de diferentes especies, algunas más altas, otras menos altas. La interacción entre diferentes especies de árboles depende de varios factores diferentes y hay evidencia de complementariedad entre diferentes especies de árboles en un bosque mixto [9], [10]. La disponibilidad de luz solar directa no es el único parámetro que afecta el crecimiento de los árboles y las copas mixtas parecen adaptarse mejor a condiciones variables.

Como ventaja adicional de ser alto, un dosel grueso que se eleva en lo alto protege el suelo de la luz solar y evita la evaporación de la humedad del suelo, conservando agua para los árboles. Cuando el sol hace que el dosel esté más caliente que el suelo, el resultado es que el aire se vuelve más caliente más arriba, técnicamente se llama «tasa de caída negativa» [11]. Dado que el aire frío está debajo del aire caliente, la convección se reduce mucho, el aire permanece quieto y el agua permanece en el suelo. Si eso no está completamente claro para usted, intente este experimento: en un día caluroso, abrasador si es posible, párese al sol con un gorro de invierno de lana gruesa durante varios minutos. Luego cámbielo por un sombrero. Compare los efectos.

Por tanto, se nota que tener una copa bien separada del suelo es otro efecto colectivo que generan los árboles formando un bosque. No ayuda tanto a los árboles individuales, pero ayuda al bosque como un todo a conservar el agua al generar algo que podríamos llamar un «holobionte de sombras». Cada árbol ayuda a los demás haciendo sombra a una fracción del suelo, debajo. Y eso crea, de paso, el “efecto catedral” que experimentamos cuando caminamos por un bosque. Nuevamente, vemos que Dawkins pasó por alto este punto cuando dijo que «Ese largo tronco podría acortarse hasta que la copa del árbol se extendiera sobre el suelo, sin pérdida de fotones y con enormes ahorros en costos». Otra confirmación de lo difícil que es para los primates pensar como árboles.

Eso no significa que los árboles no compitan con otros árboles u otro tipo de plantas. Lo hacen, por todos los medios. Es típico de un bosque, especialmente después de que un área ha sido dañada, por ejemplo, por un incendio. En esa área, ves crecer primero las plantas que crecen más rápido, generalmente hierbas. Luego, son reemplazados por arbustos y finalmente por árboles. El mecanismo es generado por el sombreado de las especies más bajas creado por las más altas. Es un proceso llamado «recolonización» que puede tomar décadas, o incluso siglos, antes de que el parche quemado se vuelva indistinguible del resto del bosque.

Estos son procesos dinámicos: los incendios son parte integral del ecosistema, no los desastres. Algunos árboles, como el eucalipto australiano y la palma africana, parecen haber evolucionado con el propósito específico de arder lo más rápido posible y esparcir llamas y chispas. ¿Has notado cómo las palmas son «peludas»? Están diseñados de tal manera que se incendian fácilmente. Tanto, que puede ser peligroso podar una palma con una motosierra mientras se sube. Una chispa del motor puede incendiar los filamentos de madera seca y eso puede ser muy malo para la persona atada al maletero. No es que las palmeras puedan haber desarrollado esta característica para defenderse de los monos que producen motosierras, pero son plantas de rápido crecimiento que pueden beneficiarse de cómo un fuego limpia un trozo de tierra, lo que les permite volver a colonizarlo más rápido que otras especies. Note cómo las palmas actúan como kamikazes: las plantas individuales se sacrifican por la supervivencia de su semilla. Es otra característica de los holobiontes. Algunos primates hacen lo mismo, pero es raro.

Otros tipos de árboles adoptan el enfoque opuesto. Optimizan sus posibilidades de supervivencia cuando se exponen al fuego por medio de una corteza gruesa. El pino ponderosa (Pinus ponderosa)  es un ejemplo de una planta que adopta esta estrategia. Luego hay más trucos: ¿alguna vez te has preguntado por qué algunas piñas son tan pegajosas y resinosas? La idea es que la resina pegue el cono a una rama o a la corteza del árbol y guarde las semillas dentro. Si un incendio quema el árbol, la resina se derrite y las semillas del interior quedan libres para germinar. Más evidencia de que los incendios no son un error sino una característica del sistema.

Al final, un bosque, como vimos, es un holobionte típico. Los holobiontes no evolucionan por la lucha por la supervivencia que algunas interpretaciones de la teoría de Darwin habían imaginado como la regla en el ecosistema. Los holobiontes pueden ser despiadados cuando es necesario eliminar a los no aptos, pero apuntan a una convivencia amistosa de las criaturas que son lo suficientemente aptas.

La característica «holobióntica» de los bosques se evidencia mejor con el concepto de «bomba biótica», un ejemplo de cómo los organismos benefician al holobionte del que forman parte sin necesidad de jerarquías ni planificación. El concepto de bomba biótica [11] fue propuesto por Viktor Gorshkov, Anastassia Makarieva y otros, como parte del concepto más amplio de regulación biótica [12]. Es una síntesis profunda de cómo funciona la ecosfera: enfatiza su poder regulador que evita que el ecosistema se desvíe de las condiciones que hacen posible que exista la vida biológica. De este trabajo surge la idea de que el desequilibrio ecosistémico que llamamos “cambio climático” es causado solo en parte por las emisiones de CO2. Otro factor importante es la deforestación en curso.

Esta es, por supuesto, una posición controvertida. La opinión general entre los climatólogos en Occidente es que cultivar un bosque tiene un efecto refrescante porque elimina algo de CO2 de la atmósfera. Pero, una vez que un bosque ha alcanzado su estado estable, tiene un efecto de calentamiento en el clima de la Tierra porque su albedo (la luz reflejada hacia el espacio) es más bajo que el del suelo desnudo. Pero existen estudios [13] que muestran cómo los bosques enfrían la Tierra no solo secuestrando carbono en forma de biomasa sino por un efecto biofísico relacionado con la evapotranspiración. Es decir, el agua se evapora de las hojas a baja altura, provocando el enfriamiento. Y devuelve el calor cuando se condensa en forma de nubes, pero las emisiones de calor a gran altura se dispersan más fácilmente hacia el espacio porque el principal gas de efecto invernadero, el agua, existe en concentraciones muy pequeñas. Puede que sea un efecto menor comparado con el del albedo, pero es un punto no muy bien cuantificado.

Fuente: [*] 02.02.2022, del  blog  de Ugo Bardi «The Proud Holobionts», autorizado por el autor.

REFERENCIAS

[9] LJ Williams, A. Paquette, J. Cavender-Bares, C. Messier y PB Reich, “Spatial complementary in tree crowns Explains overyielding in mezclas de especies”, Nat Ecol Evol, vol. 1, no. 4, págs. 1–7, marzo de 2017, doi: 10.1038/s41559-016-0063.

[10] S. Kothari, RA Montgomery y J. Cavender-Bares, «Las respuestas fisiológicas a la luz explican la competencia y la facilitación en un experimento de diversidad de árboles», Journal of Ecology, vol. 109, núm. 5, págs. 2000–2018, 2021, doi: 10.1111/1365-2745.13637.

[11] Gorshkov, VG y Makarieva, AM, “Bomba biótica de la humedad atmosférica como impulsor del ciclo hidrológico en la tierra”, Discusiones sobre hidrología y ciencias del sistema terrestre, vol. 3, págs. 2621–2673, 2006.

[12] VG Gorshkov, A. Mikhaĭlovna. Makarʹeva y VV Gorshkov, Regulación biótica del medio ambiente: cuestión clave del cambio global. Springer-Verlag, 2000. Acceso: 24 de septiembre de 2017. [En línea].

Disponible: http://www.springer.com/it/book/9781852331818

[13] R. Alkama y A. Cescatti, “Biophysical climate impacts of recent changes in global forest cover,” Science, vol. 351, núm. 6273, págs. 600–604, febrero de 2016, doi: 10.1126/science.aac8083.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl