La dignificación de la ciudadanía,construyendo su constitución es un buen camino a la libertad y justicia que necesitamos.
Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

EL MENSAJE DE UN SUEÑO

Gladys Semillán Villanueva

Embajadora por la Paz de las Naciones Unidas por la Letras UNILETRAS. Ave viajera de Semillas para la Juventud

Desde Castelar, Argentina

No puedo precisar en qué lugar la vi, sí que había penumbra y era una calle, y allí estaba ubicada sobre algo.

Color gris muy claro, limpia, cerrada, solo ella se destacaba casi como iluminada, centro de la escena.
Pasé y la vi, me sorprendió pero seguí.
Supuse que era una de esas cosas que la  gente saca para ser recogidas por la empresa de residuos.

Pero no, volví a pasar era evidente que  estaba dentro de mi trayecto de ida y vuelta.
Nadie la había tocado, exactamente en el mismo lugar y la misma luz sobre su estructura.
Comenzó a sorprenderme.
De pronto estuve ante ella como si algo me empujara a abrirla.
En ningún momento veía gente que pasara o se desplazara cerca, siempre yo sola en la escena.

Me decidí empujada no sé por qué voluntad.
La abrí despacito, sin dificultad.
La valija no se resistía, levanté la tapa con cuidado y allí lo inesperado.
El contenido era sorprendente sobre el supuesto fondo una suerte de pergamino con dibujos antiguos, de arabescos bellísimos como si fueran la representación de un escudo.

En el medio como formando centro una pequeña cajita de metal con forma de vieira, igual a esas que llevan los peregrinos para beber.
Idéntica a la que tengo en mi joyero en la que guardo aritos de perlas esos que me regaló
Solcito, mi sobrina nieta y con sus ahorros los compró en Cartagena, Colombia.

A esta altura ya era bien grande mi desconcierto, la tomé con suavidad, no estaba deteriorada, al contrario tenía un hermoso brillo, casi como si fuera nueva.
Decidí abrirla pues algo sonaba dentro.
Escribo y siento lo mismo que en el sueño, una avasallante emoción, presión en el pecho.

Dentro de esa cajita casi como si fuera una cuna una pequeña cruz supuestamente de plata y en ella reposando un niñito con la cabeza apoyada en el cruce de ambos maderos.
La cerré despacio casi con temor, me quedé pensando tratando de entender ese hallazgo.
En esa observación vi que había otra tapa de tela, más abajo.

Entonces, ya no sabiendo que hacer y ante la visión de un poco de tierra diseminada por
El fondo junto a unas guías secas de lo que fuera alguna vez una suave y tierna enredadera, trenzadas como corona. me puse a llorar pensando en quien trajera de su tierra esos recuerdos para sentirla cerca.

Imaginé el dolor, esas cosas profundas que el alma siente y no se pueden describir ni contar.
Podía entender lo de la tierra y las hojas, yo también he traído flores que saqué, del jardín de la casa de Rosalía, la poetisa gallega,
lo mismo que de las parras de la casa que fuera de mi abuela y debajo de las cuales jugaba mamá, allá en Pontevedra, Galicia, cuando era chiquita.

¿Pero esa cajita con la pequeña cruz adentro?
¿Y ese pergamino?
¿Por qué me esperaba a mí esa valija?
Me desperté sofocada, recuerdo que permanecía frente a ella quieta, llorosa y desconcertada.

Aún sigo preguntándome muchas cosas, por eso decidí escribir este sueño y tratar de entender o solo dejarlo en ese mundo sutil que muchas veces me mueve y al que por desconocido, respeto.

Confieso que mi mañana es diferente, trato de poner serenidad, pero la imagen de esa valija parece perseguirme, en el sueño quedó abierta mostrando sobre todo la tierra y esa corona de hierbas secas.
¿Cómo me siento?,  triste,…cansada,…solitaria,…debo salir pero no es mi deseo,…busco una respuesta,…¿dónde la encontraré, acá o allá en Galicia?

Me preocupa esa tierra y esa corona seca.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

2 Comentarios en EL MENSAJE DE UN SUEÑO

  1. APRECIADO HÉCTOR…
    CUANTO DE MISTERIO NOS RODEA!!!!
    GRACIAS POR ADENTRARTE EN MI SUEÑO Y COMO BIEN DICES EN LA FE Y LA ESPERANZA
    ABRACITO
    GLADYS

  2. La fé, los sueños y la esperanza permanecen y perduran hasta el infinito.
    Gracias por tus escritos.

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl