La defensa del Medio Ambiente... Es compromiso con la vida!
Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

Escuchas telefónicas.

(Grave situación sin una aclaración oficial).

El Matutino La Tercera, hizo público el hecho de que se había detectado que la Dirección de Inteligencia del Ejército de Chile   había interceptado en el último tiempo  cinco líneas telefónicas lo que,  naturalmente, habría generado un escándalo al interior de cualquier sociedad democrática.

Ante esta sorprendente revelación, el Ministro de Defensa Nacional, Alberto Espina”, enfrentado a las consultas periodísticas se apresuró en aclarar “que la operación era completamente legal”. Ante la insistencia de los medios de comunicación agregó: “Es lo que me dijo el Comandante en Jefe del Ejército”.

En este país, en que los dineros fiscales destinados a gastos reservados y de inteligencia de las Fuerzas Armadas han sido gastados (o más bien despilfarrados) en chocolates, flores, relojes, lapiceros de lujo, autos, inversiones inmobiliarias particulares, turismo y muchas exquisiteces variadas, resulta preocupante, por decir lo menos, que un Ministro de Estado pretenda cerrar de una plumada, con frases como las transcritas, un asunto que objetivamente es de la mayor gravedad. No puede dejar de recordarse que el propio actual Presidente de la República fue víctima hace algunos años de ilegales “escuchas telefónicas” en el histórico incidente con Evelyn Matthei conocido como el “kiotazo” que, en 1992, develó la intromisión del mismo Ejército en asuntos propios de la contingencia política nacional.

Por supuesto, antes de entrar al tema de fondo, la primera pregunta que debemos hacernos es: ¿Desde cuándo los Ministros de Estado se guían por lo que les cuentan sus subalternos, aceptando, sin confirmar, la información que estos les entregan? Porque esa es la figura legal. Constitucionalmente el Ministro de Defensa representa el poder civil que está sobre los mandos militares, en cada una de sus ramas.

Pero, lamentablemente, el problema tiene otras aristas.

La primera que llama la atención es que los fonos interceptados corresponden a cuatro uniformados y a un civil, el periodista Mauricio Weibel, y todos los espiados están, directa o indirectamente, relacionados con la investigación que permitió determinar la corrupción al interior de esta rama de las Fuerzas Armadas.

De acuerdo a la ley, estas interceptaciones están permitidas en los casos en sea  necesario “resguardar la seguridad nacional” o cuando se busca proteger a la población frente a “amenazas de terrorismo, crimen organizado o narcotráfico”. ¿Corresponde el caso informado a algunas de estas situaciones? ¿O lo que se buscaba era amedrentar a los eventuales informantes o recabar antecedentes para proteger a los hechores de los delitos? No hace falta mucha imaginación para determinar cuál es la respuesta correcta.

Por otra parte, la ley, previendo que el recurso a las interceptaciones pudiera afectar gravemente los derechos de la ciudadanía, dispuso un método de control preventivo el que fue asignado a un Ministro de Corte de Apelaciones, al cual deben presentarse “las motivaciones y necesidades reales con los antecedentes del caso”. De acuerdo al Ministro Espina, este procedimiento se habría cumplido debidamente y, por lo tanto, no habría nada que objetar. Como se ha señalado que el caso que nos ocupa no se ajusta a ninguno de los supuestos previstos en la ley, la duda alternativa es la siguiente: O el Ejército (DINE) engañó al Ministro de Corte poniendo a su disposición elementos de juicio que no se ajustaban a la verdad o el Ministro de Corte respectivo fue absolutamente negligente en la consideración de tales elementos.

Sin perjuicio de insistir en que los recursos que el Estado ha puesto a disposición de las Fuerzas Armadas, deben ser usados precisa y exclusivamente para los fines específicos previstos en la ley (ya que toda otra destinación o es un delito o es un intolerable abuso de confianza) el caso presenta un perfil de Estado ineludible que vale la pena destacar.

Es imperativo que la ciudadanía conozca la visión de nuestro Presidente de la República frente a estos condenables actos que atentan contra el sistema y la institucionalidad democráticos, ya claramente afectados por estos procederes de un mundo militar que persiste en creer que su esfera de acción es autónoma y se encuentra fuera del control de las autoridades civiles. Aunque la prensa-papel busque bajarle el perfil a estos graves hechos, los poderes del Estado (Ejecutivo, Congreso Nacional y Poder Judicial) están obligados a investigar lo sucedido llegando hasta las últimas consecuencias que se traducen en la sanción a los responsables. Permitir estos abusos o  el hecho de mostrarse casi indiferente ante ellos  por parte de las autoridades, puede derivar en que estas fisuras al orden democrático deriven paulatinamente en un boquerón incontrolable.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

6 Comentarios en Escuchas telefónicas.

  1. Gracias por decir lo que no dicen ni parlamentarios ni partidos…
    ¿No les importa la institucionalidad del país?

  2. QUE DOLOROSO ES COMPROBAR EL DESPRECIO POR LA DEMOCRACIA, LAS LBERTADES DEL ACCIONAR DEL HOMRE Y SU PENSAMIENTO,DE LA JUSTICIA PUESTA AL SERVICIO DE NOBLES IDEALES NO DE SITUACIONES VANALES QUE HABLAN CLARAMENTE DE LAS MISERIAS HUMANAS.
    LA AMBICIÓN POR SOBRE TODO Y EL HOMBRE CADA VEZ MAS SOJUZGADO POR ESA AMBICIÓN QUE GENERALMENTE SE MAL DISIMULA…PUES DIJERA MI ABUELA…»LA MENTIRA TIENE PATAS CORTAS»
    GLADYS

  3. Yo me pregunto amigos y, los señores políticos, la «rancia Clase política» y sus «grupos de poder» , perdón y sus partidos, han intentado siquiera levantar la voz frente a este delicado tema.
    O acaso, no entiende lo que leen… ¿ ni lo que escuchan?
    Buien comentario, me sumo a las felicitaciones.

  4. Es una delicada situación que debiera ser repudiada por toda la institucionalidad y de la ciudadanía, grave, delicado y muy peligroso.
    Piñera, mira pal techo y calla.

  5. El parcito.
    buena, muy buena dupla, la que genera un excelente análisis sobre un tema delicadísimo en el cual una vez mas el gobierno cae en una confusión profunda y , esto le puede traer serias y graves consecuencias.

  6. Y, cuantas cosas se dejan pasar en este gobierno, amparado en una realidad social manipulada por la prensa tradicional comparsa de un Neo Liberalismo a ultranza que nos controla las vidas y ampara a gobiernos que trabajan para sustentar dicho sistema enajenando personas.

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl