Sabiduría, un estado superior de conciencia, implica habilidades para poner en práctica los conocimientos adquiridos por los seres humanos.
Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

La crisis de legitimidad o el maltrato a la soberanía popular

Rodrigo Pulgar Castro

Doctor en Filosofía. Académico U. De Concepción.

Una de las causas que explicarían la desaprobación de la política por parte de gran parte de la población hay que buscarla en la tozudez de los actores políticos institucionalizados, es decir, de quienes participan de los poderes del Estado; en particular, de aquellas y aquellos que tienen la facultad de legislar y que gobiernan a sus anchas en los pasillos del Congreso Nacional.

Es cierto que al elegirlos hay un reconocimiento de su capacidad de hacerlo. Por tanto, somos responsables de darle legitimidad a sus actos legislativos, al menos en su origen al votarlos. Pero esto no significa que la legitimidad sea inalterable. De suyo, el riesgo de perder legitimidad no es un absurdo, es una posibilidad que se vuelve real cuando se legisla en contra de bienes sociales. Estos bienes sociales o bienes comunes son factores existenciales, puesto que ayudan al bien vivir personal como social. Si se olvida aquello, ya no hay legitimidad en el ejercicio del legislador. Perfectamente se puede entender que caminamos por esta vía cuando existe una negación a aceptar –por parte de una mayoría de los congresistas- igualdad de trato a los independientes para ser elegibles a fin de formar parte de la “Convención Constituyente”. El problema es la rigidez del legislador; inflexibilidad derivada de su ceguera al no ver –menos reconocer y aceptar- que los tiempos actuales exigen de ellos generosidad para renunciar a sus privilegios. Lo paradójico de todo este fenómeno es que llegado el tiempo apelan –a fin de mantenerse en el papel de legislador- a la voluntad soberana del pueblo. Mas, ya elegidos, con mucha facilidad se les olvida la condición por la cual están ahí en el parlamento, y se resisten a reconocer derechos de mayoría. Por tanto, no los debe sorprender (espero que así sea) el comportamiento de un movimiento que los siente cada día más distantes a pesar  de ciertos gestos de apoyo a necesidades urgentes como es la posibilidad de realizar el retiro del 10% (a estas alturas ya vamos en el 20%) de los fondos de pensiones. Pero, a la hora de lo substancial, a la hora en donde deben aceptar derechos y validarlos legalmente, plena negación: los independientes, no valen, y si por algún motivo tienen algo de valor, lo tendrán sólo en la medida que acepten el predominio de los Partidos Políticos en la escena política.

¿No hay conciencia del riesgo de seguir construyendo mecanismo de participación dejando en la práctica fuera a los que de verdad realizaron todo el esfuerzo con su movilización para cambiar los marcos de referencia actuales a unos marcos más justos? Instalada la demanda desde la ciudadanía, no desde el legislador, éste solo se ve presionado para aceptarlo. El asunto radica en que la aceptación no es plena. Por el contrario, –aquí otro punto de conflicto que acentúa su deslegitimidad- está llena de trampas traducidas en la construcción de un argumento jurídico que los mantiene en posición de privilegio; lo cual, de un modo u otro traiciona la voluntad popular. Decir esto no solo implica error, sino el observar un signo de comportamiento parlamentario que tiene por efecto una pérdida de autoridad al dejar de lado el factor que da legitimidad a sus actos, ya que la legitimidad que da autoridad se pierde cuando se olvida lo común y se privilegia el interés de clase o casta. La calle habló, el pueblo se pronunció; y ante esto ¿cuál es la respuesta institucional? Actuar en bloque.

Decir lo contrario es impudor.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

1 Comentario en La crisis de legitimidad o el maltrato a la soberanía popular

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl