La Pandemia mata, el individualismo y la perversidad humana matan mucho más... sólo se sanan con Solidaridad, Bondad,Humanismo y Misericordia con los que más sufren !
Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

LA HORA DE LA SOLIDARIDAD

Desde Madrid

Voy a ser repetitivo en mi clamor de esta semana. Debemos quedarnos en casa, encerraditos y buscando la mejor manera de aprender de la nueva situación. Es la única manera de evitar el contagio o de contagiar a otros, si es que somos portadores del corona-virus que azota al mundo.

Reiterar que no se ha conseguido todavía una vacuna que controle y elimine los peligros del Covid 19, lo cual significa que el virus está ahí, en la calle, entre la gente.

También es necesario repetir que debemos mantener y aumentar hasta la exageración nuestras medidas de precaución, como lo son el lavado constante de manos, el uso de las mascarillas, de las antiparras y de los guantes.

En Chile está entrando la pandemia y lo hace con fuerza, sorprendiendo a los incrédulos y a quienes han priorizado las cuestiones económicas por sobre las sanitarias. Lo dijimos en su día y hoy lo repetimos: es la hora de la sanidad, de preservar la vida por sobre cualquier otra consideración.

Sabemos que nuestro país cuenta con un enorme ejército de trabajadores informales, que no tienen contratos, que no cotizan en ninguna aseguradora y que viven al día o al debe. Para esa gente es muy complicado mantenerse encerrados en casa, porque si no salen, no tendrían con qué comer.

Ante esta dramática situación, las autoridades gubernamentales deben asumir esta nueva dificultad vital y buscar las fórmulas para ayudar a este amplio rango social. Si es un verdadero ejército de pobres, se deberá entonces priorizar estas necesidades por sobre otras para conseguir los recursos. Si el país se debe endeudar por esta razón, habrá que hacerlo. Es una urgencia social, una urgencia de vida.

Mientras tanto, los demás debemos aguzar el ingenio para ayudar. Porque también estamos en la hora de la solidaridad social. Debemos ayudar a los vecinos empobrecidos, a los que no tienen ninguna previsión ni ningún ingreso.

Hemos conocido muchas iniciativas ingeniosas que podemos empujar. Compartir alimentos, ropa, elementos de necesidad urgente. Hay instituciones que están abiertas a recibir esos aportes, como las iglesias, los jóvenes, los rotarios, las entidades agrupadas como ONGs, en fin, muchas organizaciones que están realizando un trabajo en esa línea.

Además, la economía, que ya está sufriendo un desgaste descomunal, también va a necesitar apoyos. Ahora, cuando la supervivencia de las Pymes está en juego y se producen despidos obligados, las autoridades deberían acudir en su ayuda. Es un rango de la economía que es necesario preservar. En España se apoya mediante la absorción de aquellos trabajadores despedidos, mediante el sistema de ERTE (Expediente de Regulación Temporal de Empleo), que consiste en que el Estado paga durante un tiempo adecuado, un dinero básico a los trabajadores. Las empresas acogidas a este sistema deben mantener durante seis meses su puesto de trabajo. Y a las grandes empresas, también se las apoya mediante créditos bancarios a bajísimo interés, con avales del Estado.   Por otra parte, se postergan los pagos de alquileres, de la luz, del gas y del agua, cuya deuda se diluirá en un plazo suficiente a contar del momento en que se termine el período de restricciones.             Son ideas y ejemplos que debemos aplicar. Que debemos copiar, si es que han dado buenos resultados. Aprendamos de otras experiencias para no cometer errores, porque eso sería mucho más dramático.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

1 Comentario en LA HORA DE LA SOLIDARIDAD

  1. Sí claro, pero ojalá entendamos, loa solidaridad es indispensable en la vida de quienes viven para servir, para vivir inspirados en el bien, en este y en todod tiempo.
    Gracias Miguel Angel.

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl