La ciudadanía debe estar altamente participativa y comprometida con el proceso constituyente.

Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

Las Cifras Desnudan la Crisis

El resultado de la elección de constituyentes es, obviamente, una derrota para la derecha en toda la línea, es decir, una escualida votación que no alcanza para conseguir los dos tercios que le hubieran permitido bloquear el proceso de elaboración de la nueva constitución, además, de las pérdidas de gobernaciones, alcaldes y concejales.

Por su parte, Unidad Consttituyente no lo tiene mejor, sus resultados son los peores de esta coalición, heredera de la Concertación y de Nueva Mayoría (aunque algunos prefieran olvidarlo), desde el restablecimiento de la democracia.

Escualidas cifras que no logran ser disimuladas por el mejor desempeño en gobernadores, alcaldes y concejales, en cuanto en estas elecciones tienden a manifestarse realidades locales y candidatos de mayor cercanía con la gente, en cambio, en el caso de los  constituyentes viene a ser esta la elección de más marcado carácter político nacional.

Todavía más, la derecha tiene el atenuante de tener que cargar con el pesado fardo de la incompetencia de su gobierno, cuyo manejo de la pandemía ha suscitado serias controversias y discrepencias en el seno de la derecha y en su relación con el gobierno. El Mercurio lo expresa de este modo :”ya había anoche múltiples explicaciones para lo ocurrido, partiendo por el evidente costo que supone ser la coalición que da sustento a un gobierno impopular y sin manejo político”. (17-5).

En el caso de Unidad Constituyente la responsabilidad de su magro resultado obedece a su conducción política que no ha sabido encarar su tarea de conducir a su coalición tras los objetivos democráticos y progresistas. Esto ya había quedado en evidencia en la pasada elección presidencial, cuyos fraccionamientos terminan por darle el triunfo a Piñera.

Como se señala en La Mirada Semanal (del 13 de mayo) : “no es verdad que las derrotas sean huérfanas o no tengan responsables”. En practicamente todos los eventos donde hay enfrentamientos, las derrotas por lo general son responsabilidad de quienes conducen y el hecho es que estamos frente a una coalición que carece de una justa y eficiente dirección.

No está para nada claro como se desarrollarán los acontecimientos al próximo futuro, desde el punto de vista político tenemos en los hechos una suerte de reproducción de los 3 tercios electorales y no hay indicios de la posibilidad de un entendimiento entre la centro-izquierda y la izquierda. 

Para Unidad Constituyente, el cuadro se complejiza aún más cuando está programada una primaria en la cual hay más obscuridades que certezas. Además, hasta aquí ninguna(o) de las pre-candidatas(o) ofrece un desempeño que permita vislumbrar una remontada respecto de los resultados del fin de semana pasada…Todavía más, parecen sobrar candidaturas y escasear las ideas.

Los partidos de Unidad Constituyente deben poner a un lado intereses secundarios, quizás legítimos, y dar un vuelco sustantivo en el cuadro político. Asumir el compromiso de dar por finiquitada la primaria  y nominar una candidatura presidencial que tenga menos cuestionamientos a su desempeño político y una mejor sintonía con la gente, de tal modo que el giro tanga un impacto más favorable en la sensibilidad del electorado.

Al mismo tiempo, es imprescindible la urgente formulación de contenidos programáticos que enfrenten los intereses minoritarios que defiende la derecha y también a otras posturas demagógicas y oportunistas. Se deben formular contenidos precisos, que la gente perciba que se corresponden con sus necesidades y que se pueden concretar, y dejar de lado generalidades que sólo confunden y obscurecen las tareas que un gobierno democrático popular debiera emprender.

Ciertamente que hay un considerable número de medidas y decisiones que se deberán adoptar y que están desde hace tiempo en el tapete como una carga tributaria más equitativa; la reforma o término de las AFP; fortalecer la salud pública; elevar los niveles de empleo, entre otras.

Ello implica encarar significativas y sustantivas reformas al sistema capitalista imperante. Y en función de ello es imprescindible recuperar los grande yacimientos de cobre en manos de capitales foráneos; constituir una empresa estatal del litio; restablecer el carácter público de las aguas; utilizar el Bancoestado como instrumento del desarrollo de  las micro y pequeñas empresas; desplegar un vasto plan de obras públicas; terminar con el déficit de viviendas y con las condiciones infrahumanas en que viven miles de compatriotas, ampliando la cobertura e incrementando los montos del subsidio habitacional; constituir una red de farmacias públicas, en virtud de los abusivos precios del sistema privado; implementar la creación de parques populares en los sectores de menores ingresos.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

4 Comentarios en Las Cifras Desnudan la Crisis

  1. «Gracias por vuestros conceptos. A los partidos hay que exigirles que se pongan de acuerdo en un programa nítido y concreto y en una candidatura que derrote a la derecha, aunque sea en segunda vuelta. Esta exigencia se debe plantear en todos los niveles e instancias, incluso en conversaciones entre amigos y/o conocidos».

  2. Me sumo a la pregunta de Roberto.
    También lo felicito por su entrega, valentía y claridad.

  3. Impecable análisis, pero lo mejor de su artículos . son las bases que deben sustentar un programa de desarrollo, lo que no creo es que los ex concertación, tengan luces ni ganas de ir tan lejos.
    Gracias

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl