Existir es fácil, vivir un tanto más complejo. ...Pero vivir comprometido con un cambio de las injusticias sociales, humanas, económicas y medioambientales, eso sí es difícil, pero realmente valioso, eso es vivir de verdad!!!
Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

LAS MUJERES EN PANDEMIA

Especial para La Ventana Ciudadana
Desde Madrid

Se hace imprescindible analizar en profundidad lo que ocurre con las mujeres durante la época de pandemia. Si en otras situaciones de la vida cotidiana, la mujer resulta seriamente discriminada, en los momentos de graves contagios globales, mundiales, esto representa una discriminación que debiera avergonzar al conjunto de la sociedad.

En estas trágicas épocas, a las mujeres se les asigna el peso del riesgoso cuidado de quienes sufren las pandemias. Durante el lamentable contagio del Zika, en América, o del ébola, en África, el papel de la “mujer cuidadora” se hizo muy evidente. Y ahora, con el Covid-19 que arrasa a los habitantes de casi 180 países, nuevamente se le asigna a la mujer el peso del riesgo a través del cuidado de los contagiados. 

En sectores como enfermería han representado un 85%. En farmacia, un 72%. En residencias y centros de dependencia, un 84%. En limpieza, un 90%. Las mujeres han tenido que hacer frente a una sobrecarga de trabajo, exponerse al virus y seguir cuidando de las personas dependientes. Esta es una realidad demasiado evidente, demasiado injusta, demasiado abusiva.

Sabemos que la mujer es más detallista e imaginativa que el hombre, en general. Pero eso no implica que deba asumir los mayores riesgos. Porque, desde siempre, se le ha asignado otros deberes de índole familiar y corre el riesgo de contagiar a sus más cercanos, llevar los virus a su entorno vital y, por esa cercanía, correr el riesgo de contagiar a los más pequeños. Y todo ello, con un tratamiento económico y previsional notablemente inferior al de los hombres.

Las medidas destinadas a la recuperación post pandemia, casi nunca contemplan beneficios igualitarios. Por el contrario, se mantienen aquellas discriminaciones o se ignoran en las nuevas legislaciones.

Ocurrió en África, donde dos tercios de los contagiados con ébola fueron mujeres. Y ocurrió exactamente lo mismo en América con el Zika. Es de esperar que ahora, con el Corona Virus azotando a la población mundial, este aspecto vergonzoso sea corregido y se le dé a la mujer un trato igualitario, tanto en oportunidades, en remuneraciones, en responsabilidades y en previsiones sociales.

Y hay otro tipo de discriminación, mucho más sutil pero igualmente peligroso e injusto: Menos del 1% de los estudios académicos posteriores a las crisis sanitarias ya citadas,  se han centrado en temas relacionados con el impacto de género. Este tipo de impactos ha estado ausente de las decisiones de las autoridades. No ha habido medidas dirigidas a proteger a las mujeres que estaban en la primera línea de la atención sanitaria y, menos aún, a las que trabajan en sectores precarizados y de alto riesgo, como es el caso de las empleadas domésticas.

Se hace imprescindible que estas desigualdades sean corregidas a la brevedad posible. Estamos en una sociedad cada vez más desarrollada que no admite discriminaciones de ningún tipo. Aprovechemos, entonces, la nueva realidad que nos va a tocar vivir en la post pandemia, para hacer desaparecer estas inequidades que ofenden.

Fuente de figura: http://ciencia.unam.mx/leer/990/coronavirus-pandemia-covid-19-evidencia-injusticias-del-modelo-patriarcal

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

1 Comentario en LAS MUJERES EN PANDEMIA

  1. Su análisi y comentarios, revelan una gran injusticia, pone el acento en una reivindicación humana, social y filosófica.
    Igualdad, fraternidad, Justicia…
    Gracias Miguel Angel, ojalá muchos hombres se adhieran a su posición.

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl