«La ciudadanía tiene el deber y el derecho de cuidar la democracia, salir al paso de cualquier posibilidad de extremos que pongan en peligro las libertades públicas. Digamos nó a la amenaza de fascismo en Chile , votar y votar bien, es nuestra responsabilidad.«

Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

MANIPULACIÓN SIN LÍMITES

Miguel Ángel San Martín

Periodista. Especial para La Ventana Ciudadana, desde Madrid, España.

Estoy muy impresionado con lo que está ocurriendo con la política en Chile. La enorme manipulación existente y que se refleja en los medios de comunicación, en las redes sociales, en la calle, obedeciendo directrices minoritarias,  me tiene sorprendido. Y les aseguro que no es grata la sorpresa.

Estamos en una campaña electoral rara, fea, incluso me atrevo a decir, mediocre. Tenemos candidatos a diversos cargos de la administración, comenzando por los Consejeros Regionales, los Diputados, los Senadores y hasta a la Presidencia de la República. Son muchos los candidatos y pocas las ideas que transmiten. Como que el tiempo que tienen para masificar sus mensajes, lo utilizan para denostar al que está enfrente. Y los medios de comunicación “avivan la cueca”, con titulares llamativos, con voces altisonantes, con interpretaciones muchas veces alarmistas.

Miro ese panorama y pienso que nuestros ciudadanos deben estar cansados de tanto alboroto de gallinero. Debe ser así, porque el llamado “estallido social” se produjo como una respuesta a que se haya entronizado en nuestra vida cotidiana la desigualdad, el abuso, la corrupción…una inequidad que avergüenza, una desfachatez sin límites.

Entonces, me parece que será la propia ciudadanía la que adoptará las decisiones del cambio profundo que se necesita. Y que lo hará con lo que la propia democracia les otorga, el derecho al voto. Con un lápiz y un papel depositado en las urnas, los ciudadanos van a corregir este mal que corroe nuestra maltrecha democracia y van a impulsar la bases de un nuevo sistema de convivencia social.

Ya no nos valen aquellas entidades que realizan encuestas falsamente científicas. Ya no se les cree, porque es evidente que las “fotos” que muestran del momento social, no reflejan la realidad, sino que inventan otra que resulta favorable a los intereses de personas o grupos, ignorando al conjunto de la sociedad.

Ya no nos valen los oradores de catástrofes, los profetas de tremendismos comparativos con realidades ajenas. No queremos más cantos al viento, pregonando las bondades de un pasado que ultrajó nuestra convivencia y priorizó la violencia. Ese pasado que abrió las compuertas a la corrupción que hoy nos ofende y cuyos protagonistas luchan por mantener vivas tales aberraciones. 

Creo que el pueblo chileno aprendió a guardar silencio mientras va construyendo su propio futuro. Es como si aquí hubiera una intensa actividad subterránea, muy alejada de estos corruptos que quieren continuar con sus granjerías y privilegios.

Es evidente que aquí hay un pueblo que va perfilando las decisiones del cambio urgente que necesitamos.

 Ojalá que ese nuevo futuro sea hecho con sensatez, con ideas, con liderazgos claros, transversales y transparentes. Porque esa es la única forma de avanzar con sentido común. Nos permite ir construyendo los elementos necesarios para que tengamos un estado del bienestar con equidad, acorde con los intereses generales de los ciudadanos. Y de esa forma, se abrirán las compuertas del crecimiento, del desarrollo, que nos permitirá crecer, desarrollarnos y avanzar…pero, en paz!

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl