«La violencia debe ser desterrada de la vida nacional… esto no se resuelve con respuestas técnicas, burocráticas ni policiales por sí solas, todas las expresiones de violencia que vivimos, tienen un origen político, social, cultural , sociológico y, sus respuestas pasan por propuestas que apunten a  cambios culturales, cambios conductuales y planes integrales de salud mental para la ciudadanía. Los profesionales del área, las universidades, las instituciones todas y el estado deben hacerse cargo del tema, con autocrítica y real compromiso con el tema.»

Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

MODERADO – PONDERADO

Miguel Ángel San Martín

Periodista. Especial para La Ventana Ciudadana, desde Madrid, España.

El Presidente electo de Chile, Gabriel Boric Font, respondió a la periodista: “¿Moderado?…prefiero Ponderado”, aludiendo a la calificación que hemos hecho muchos periodistas y comentaristas políticos, sobre las nuevas declaraciones y decisiones adoptadas por él mismo, incluyendo la conformación de su Gabinete Ministerial.

El matiz es importante. En realidad, en política, los matices siempre son importantes, porque permiten abrir de par en par las puertas que estaban tímidamente entreabiertas, o cerrar las otras que se veían falsamente diáfanas.  Para que capten el matiz que nos presenta Gabriel Boric, recurramos al Diccionario de la Real Academia de la Lengua: “Moderado: Que guarda el medio entre los extremos. Que no es extremista”.  Y “Ponderado: Dicho de una persona, que procede con tacto y prudencia”.

En el momento actual de nuestra política, ambos calificativos le valen a Boric. Porque ha sido moderado en bajar el tono de sus palabras. Y ha sido ponderado al adoptar decisiones concretas. Y me explico.

Gabriel Boric es un dirigente que destacó por sus férreas palabras y decidido accionar, que le otorgaron un carisma especial. Consiguió liderar el movimiento estudiantil cuando se alzó en protestas contundentes y masivas por los desaguisados y tropelías que se estaban cometiendo a todo nivel en nuestro país. Encauzó esa energía juvenil en la dirección que la real situación social necesitaba. Con certezas recogidas del seno mismo de la sociedad, comenzó a orientar esa protesta hacia el conjunto de la ciudadanía, cargado de las razones que hervían subterráneamente. Con su liderazgo,  ese movimiento se transformó en una gran ola que lo llevó al Parlamento, junto a otros jóvenes dirigentes que le acompañaban.

Ahora, cuando Chile ha vivido en los últimos años un estallido social que reclama cambios profundos que signifiquen el término de los abusos, las inequidades y corrupciones, el mensaje asumido por Gabriel Boric lo ha llevado hasta el sillón presidencial. El joven dirigente se ha transformado en un verdadero líder popular que alimenta esperanzas en su pueblo y que es mirado internacionalmente con curiosidad e interés.

Para avanzar y asumir con responsabilidad aquellos cambios prometidos, el discurso ahora es más moderado, con equilibrio en su estrategia y con posibilismo en su ejecución. Ponderación en la elección de sus colaboradores más cercanos y aglutinamiento de los partidos y organizaciones sociales que profesan diversas ideas de progreso que destacan en el panorama actual.

La mano del joven Presidente se ha mostrado firme, envuelta en seda. Se trata de no asustar. Se trata de no amedrentar a quienes, desde el frente de la oposición, puedan aportar con una crítica constructiva. Y tampoco se trata de abrir flancos a una oposición dura e implacable, que se prepara agazapada para defender los privilegios que les ha permitido hundir al país en la injusticia y en las desigualdades que ofenden.

Gabriel Boric Font ha alcanzado un liderazgo importante, unificando al extenso espectro de la centro izquierda chilena. Ha demostrado que se puede avanzar en los cambios profundos por los caminos de una democracia fuerte, consolidada y tolerante. Y se aprecia, además, que ha comprendido que debe gobernar para todos y con todos. Porque la Casa Común nos necesita a todos para eliminar las diferencias y para cultivar en paz el jardín de la esperanza de un mañana mejor.     

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl