El orgullo en exceso, como forma de vida, da paso a la arrogancia, esta es , sin lugar a dudas un elemento contaminante en las relaciones humanas y en las comunicaciones. ...pero además, ¡¡¡ contribuyen a la soledad y generan enajenación social!!!
Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

Que la pandemia no deje ver el bosque

Pedro Vera Castillo

Académico Universidad de Concepción. Ex Presidente Federación Gremial de Académicos UdeC. Ex Presidente Asamblea de la Civilidad Concepción.

Parafraseando nuestra conocida expresión “los árboles no dejan ver el bosque”, formulemos votos para que la gravedad de la pandemia que nos afecta y la necesaria unidad que necesitamos para enfrentarla no nos impidan “ver el bosque”.

Esa necesaria unidad se ha expresado claramente en el respeto al rol rector que corresponde a la Autoridad Sanitaria, cualquiera que ésta sea, para enfrentar y dirigir la lucha contra el COVID 19.

Lo anterior no puede significar, sin embargo, que los especialistas no puedan formular críticas profesionales o hacer aportes que, probablemente, ayudarían a minimizar las trágicas consecuencias que estamos viviendo y no puede tampoco evitar que los ciudadanos seamos críticos de “haber fijado una fecha para el regreso a clases” o de invitar “a una nueva normalidad” o “a un retorno seguro” a diferentes actividades porque las cifras sugerían la ilusión de haber alcanzado una supuesta “meseta”. Requerimos un gobierno con mayor humildad y capacidad de reconocer errores, así como con mayor capacidad de escuchar, cuestiones en que sabemos que este gobierno ha estado permanentemente al debe.

En este esfuerzo por mirar más lejos y anticipar las discusiones de fondo que deberemos enfrentar cuando alcancemos, nadie sabe cuándo, la luz al final del túnel; en estos días, hemos conocido un gesto notable desde el mundo universitario que creemos es justo valorar.

En efecto, no recuerdo desde la década de los sesenta que, en la historia universitaria que nos ha tocado conocer y de la que hemos sido actores, hayamos conocido un documento conjunto firmado por el Rector de la Universidad pública y por el Rector de la Universidad privada, más importantes del país, que en un momento dramático como el que hemos reseñado, nos señalan: “Tenemos que hablar de Chile”.

Indican los Rectores con lucidez: “La pandemia no se despliega en una hoja en blanco, sino sobre una crisis de legitimidad extendida a cuestas y, por lo tanto, resulta fundamental que hoy se escuche a la población. Para eso, tiene que haber claridad en que tenemos que hablar de Chile, en su totalidad, diversidad y también a veces divergencia, y no desde una infinidad de pequeñas parcelas”.

Más allá de las herramientas que se utilicen para hacer viable o facilitar esta conversación, este espacio que invitan a compartir ambos Rectores debe ser ocupado, en particular por el mundo universitario, pero queda dicho sin exclusiones e intentando sinceramente incorporar a toda la población.

Las debilidades e inequidades que han quedado al descubierto, al disponer medidas para enfrentar la pandemia que vastos sectores de nuestra población, que viven en campamentos o emigrantes que viven hacinados, no pueden cumplir, no son circunstanciales ni son de hoy. Más bien son la consecuencia de largos años de desarrollo de un modelo neoliberal que se ha preocupado de debilitar el rol del Estado y que ha hecho del paradigma del mercado un ídolo, mucho más allá que otras experiencias similares.

Tienen razón los Rectores, necesitamos conversar con urgencia del Chile que queremos y de los compromisos que tenemos que tomar, cada uno, para construir un mejor país.

Fuente de figura:
http://politicayeconomia.cl/efectos-politicos-colaterales-de-crisis-del-coronavirus/

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl